Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 03 de diciembre de 2020
  • Actualizado 18:17

Argentina espera "alta" adhesión al canje tras acuerdo con grandes acreedores

FONDO MONETARIO INTERNACIONAL.
FONDO MONETARIO INTERNACIONAL.
Argentina espera "alta" adhesión al canje tras acuerdo con grandes acreedores

El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, dijo este martes que espera una "muy alta" adhesión a la oferta para reestructurar bonos de ley extranjera por 66.238 millones de dólares tras el acuerdo alcanzado hoy con los tres grupos mayoritarios de acreedores privados del país.

"Nuestra expectativa, en función del acuerdo que logramos esta madrugada, es que vamos a tener una participación muy alta", dijo Guzmán en rueda de prensa.

Argentina anunció este martes un principio de acuerdo con los tres mayores comités de acreedores privados, liderados por grandes fondos de inversión, con los que acordó ciertas mejoras respecto a la última oferta, formalizada hace un mes.

Estos grupos, que dicen tener un tercio de los bonos a reestructurar pero aseguran contar con el respaldo de más del 50 % de los acreedores, llamaron hoy a todos los inversores a aceptar la propuesta argentina, cuyo plazo de adhesión vence el 24 de agosto.

"Ya había habido una participación alta del conjunto de acreedores que no era parte de este grupo mayoritario y ahora estamos sumando el grupo más grande", resaltó Guzmán.

El ministro dijo que espera que se activen así las denominadas cláusulas de acción colectiva que marcan los umbrales mínimos de adhesión para poder proceder al canje de deuda.

DURAS NEGOCIACIONES

Guzmán sostuvo que las negociaciones, que se prolongaron por algo más de cien días, fueron "duras" porque todas las partes defendieron sus intereses "a ultranza".

Reconoció que tanto el Gobierno como los acreedores han hecho "esfuerzos importantes" para llegar a un "punto de encuentro que termina siendo positivo para todas las partes".

"Llegamos a un acuerdo con un grupo mayoritario. Esto no se terminó, pero sí que es un paso decisivo que nos pone en una situación ventajosa a efectos de poder terminar esta reestructuración de una manera ordenada", destacó.

"Es una noticia muy positiva. También hay que mantener cierta cautela y entender que aquí no se acaban los problemas, sino que esto es un paso importante. La reestructuración sigue abierta. Todos los acreedores tendrán tiempo de decidir hasta el 24 de agosto. Procuramos tener la mayor participación posible", añadió.

CAMBIOS EN LA OFERTA

Guzmán explicó que el acuerdo alcanzado con los grandes grupos de acreedores implica un adelantamiento en el plazo de gracia, ya que Argentina, en vez de empezar a pagar interés en marzo y septiembre de 2021, comience a hacerlo en enero y julio del próximo año.

Ese cambio mejora el valor de la oferta para los acreedores, pero no implica cambios en las tasas de interés que pagará Argentina.

Dijo por otra parte que Argentina y los acreedores están trabajando conjuntamente para poder incluir en la reestructuración ciertas "innovaciones" en los términos legales de emisión de los nuevos bonos que sean aceptadas por la comunidad internacional.

UN ACUERDO NECESARIO

Guzmán sostuvo que solucionar los problemas de deuda que tiene Argentina es un "paso" para "tranquilizar" la economía y "resolver la crisis" que vive Argentina, cuya economía lleva dos años en recesión y este año podría caer al menos un 12 %, según pronósticos privados.

Según subrayó, el acuerdo implica un "alivio" para las finanzas públicas que le va a dar a Argentina una "plataforma para poder despegar cuando la pandemia le de tregua" al país.

El ministro afirmó que el acuerdo va a dar un "marco de mayor certidumbre", otorgará al Estado "condiciones de finanzas públicas más sanas", fortalecerá los créditos en moneda local a tasas más accesibles, mejorará la estabilidad cambiaria y beneficiará a las empresas argentinas para acceder a financiación en moneda extranjera a un coste menor.

"Era necesario para darle un horizonte a la economía argentina el poder resolver el problema de la deuda externa, pero esto no resuelve todos los problemas de la economía, es tan solo una condición necesaria y hay que seguir trabajando en generar un sendero de desarrollo", apuntó.

PRÓXIMO PASO: EL FMI

Por otra parte, Guzmán afirmó que es "necesario" negociar un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI) porque Argentina "no tiene capacidad de pagarle" al organismo "en los tiempos establecidos".

El pacto que el FMI firmó con Argentina en 2018, con duras metas fiscales, preveía préstamos totales por un récord de 56.300 millones de dólares, de los cuales llegaron a desembolsarse 44.220 millones.

Guzmán advirtió que Argentina "no puede hacer frente" a la carga de deuda con el FMI que debe afrontar entre 2021 y 2023.

"Así que nosotros vamos a ir, luego del acuerdo con los acreedores privados, a transitar el camino de buscar un programa con el FMI que sea un programa bien distinto al anterior, que esté basado en premisas más sensatas".