Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de enero de 2022
  • Actualizado 00:13

Nelio triunfa como violinista y director de orquesta en EEUU

Nelio triunfa como violinista y director de orquesta en EEUU

El cochabambino Nelio Zamorano es violinista y director de coros y orquesta. Actualmente reside en Arkansas, Estados Unidos, donde, además, es maestro de violín y piano de la escuela Young Musicians of America, con sede en Little Rock, Arkansas.
Los primeros acordes de la música los aprendió en la Academia Man Césped de Cochabamba, desde los ocho años. En principio, su intención era tocar piano, pero como su hermano mayor Alejandro ya interpretaba ese instrumento, se decidió por el violín.
Nelio asegura que tuvo varios buenos maestros. Recuerda especialmente a dos que dejaron huella en su formación. Uno de ellos es Armando Vera, quien fue su mentor en la música y en la vida. El otro, encomiable para él, es Freddy Terrazas, director de orquesta. Fue la primera persona que le dio la oportunidad de dirigir un ensamble.
El violinista qhochala estudia actualmente violín bajo la tutela del Dr. Linda Hsu.
El apoyo de su familia, especialmente de su madre, fue determinante para su formación como músico, quien es, además, su fuente de inspiración y su más exigente público, tanto así que todavía siente nervios cuando toca frente a ella.
Además de violín, interpreta el piano, pero lo hace para analizar este instrumento cuando tiene que dirigir una obra como director. 
Y tiene en la batuta un aliado para, como todo director, dirigir una orquesta, en Estados Unidos.
Actualmente, el músico se desempeña como director asistente de la Conway Symphony Orchestra, además es guía de sección, manager y bibliotecario.
Tuvo también la oportunidad de tocar en la sección de violines de la Arkansas Symphony Orchestra y en la South Arkansas Symphony.
Nelio tiene presentaciones periódicas con estas orquestas y participa también en festivales o viaja a otros estados de Estados Unidos para trabajar con directores de orquesta.
Estuvo, por ejemplo, en el festival de Interlochen, en el estado de Michigan.
El joven violinista participó en clases de dirección bajo la tutela de Miguel Harth-Bedoya, junto a miembros de la orquesta Fort Worth Symphony Orchestra.
En Tokio, Japón, tuvo en los últimos días una presentación como violinista en el salón Pilia Hall con “un gran maestro”, el Dr. Kazuo Murakami.

MEMORABLE

El artista recuerda que en una oportunidad se preparaba para un concierto en el Collegium Musicum, con el Adagietto (de la 5a sinfonía) de Gustav Mahler, y durante ese ensayo sintió que había una gran conexión entre todos los que tocaban, que la energía subía a un nivel indescriptible, y en ese momento se dio cuenta de que “valía la pena” lo que estaba haciendo, interpretar música.
Recuerda otro concierto, importante para él, porque tuvo la oportunidad de dirigir el Requiem de Mozart, junto al emsamble coral “Canto Cuore”. “La obra significaba mucho para mí, por la belleza de la música”.
Otro concierto que para él significa mucho es en el que debutó como director en Estados Unidos, dirigiendo la Conway Symphony Orchestra, con la obra “Cascanueces” de Tchaikovsky, junto con un cuerpo de ballet. El repertorio tuvo una hora de duración y “es una de las obras que guardo muy bien en mi memoria”.
Otro momento que conserva fue cuando fue a ver un ensayo y posterior concierto de la London Symphony Orchestra y tuvo la oportunidad de conversar con el director Sir Simon Rattle, a quien destaca por su humildad y genio.
Recuerda que se acercó a él en un descanso y el director, sin conocerlo, le brindó consejos, “que docentes míos jamás me los dieron”.
Nelio se siente orgulloso de haber interpretado música con eximios violinistas como Joshua Bell y Jaime Laredo (boliviano), con este último en Bolivia.

DESTACADOS

Nelio, como casi todos los violinistas, admira la obra de Paganini, quien para él sigue siendo una incógnita porque en su tiempo se animó a escribir música que actualmente sigue siendo difícil de interpretar.
Admira también a violinistas como Itzhak Perlman, Pinchas Zukerman, Leónidas Kavakos, Gil Shahan, Ray Chen, Hilary Hann, entre otros, quienes tienen “estilos únicos y diferentes”. Siente admiración  también por los directores de orquesta Sir Simon Rattle, Paavo Jarvi, Ricardo Mutti, Gustavo Dudamel, Seiji Ozawa y Andrés Orozco Estrada.

PROYECTOS

Nelio tiene en mente varios proyectos. Entre ellos están interpretar su música en diferentes estados de Estados Unidos, aplicar a otras orquestas, como violinista y director, y no descarta la posibilidad de ir a Europa.
Planea dedicarse a la dirección de orquesta y su sueño es dirigir la Berlin Philarmonic, New York Philarmonic, pero está consciente que debe trabajar duro para lograrlo.
Tiene también el sueño de retornar al país, para que en una alianza con instituciones pueda apoyar a nuevos talentos en música.
En sus tiempos libres, Nelio escucha música, no solo clásica, y desarrolló un gusto por la cocina. Se entretiene con documentales sobre historia.
Cuando era niño solía practicar fútbol. Es más, confiesa que asistía a la Academia Man Césped más para jugar este deporte con sus amigos y hermanos que para estudiar.
Por lo pronto, Nelio ha cambiado los regates del fútbol por las notas musicales, el violín, la batuta y los escenarios donde interpreta música que compusieron Mozart, Paganini y Tchaikovsky.