Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 11 de abril de 2021
  • Actualizado 06:59

GUIDO VLADIMIR TORRES VACA, ECONOMISTA

“Creo que lo más importante es saber de dónde venimos”

Se fue a España a cursar una maestría. Allí conoció a su esposa María, maestra catalana. Escribió un libro.
“Creo que lo más importante es saber de dónde venimos”



Se llama Guido Vladimir Torres Vaca, es egresado de la carrera de Economía de la Universidad Privada de Bolivia, UPB, nacido en la Llajta en 1976.

Actualmente radica en Cataluña con su esposa española María Mónica Centelles Gazcón y su hija Ariana Torres Centelles.

Se fue a España para cursar una maestría en Economía y allí, manifiesta Guido, le esperaba un ensueño que dio un giro total a su vida.

Se enamoró de su esposa, María, y se quedó para jugar un papel muy importante, según él, para el desarrollo mismo de la sociedad española y boliviana.

Trabajó por muchos años en Farga Group, para después dedicarse al proceso catalán, que es un tanto difícil explicarlo, argumenta Torres Vaca.

Comenta que cuando hay ganas de sobresalir, no importan para nada las incomodidades y que si uno sabe lo que vale se abre campo en lo que más le gusta, que es el trabajo productivo.

Aplaude a quienes buscan el progreso personal y familiar, y toman decisiones muy delicadas y acertadas para que no se conviertan en frustraciones, lo cual les lleva a desempeñarse en cualquier trabajo con pasión, con esmero y de ahí nace toda una gama de bienestar, porque, a no dudarlo, en España se pagaban buenos sueldos, pero últimamente el mercado laboral fue decreciendo con el consiguiente retorno de una mayoría de paisanos que prestaron buenos servicios en un país ajeno.

“Sé que algunos, por no decir la mayoría, trabajó para comprarse una vivienda o establecer una industria propia, y esa pujanza del boliviano hace que marche una pequeña industria que por lo menos sirva de sostén familiar”, manifiesta Guido Torres.

Dice que en Cataluña es donde mayor cantidad de industrias existe y por lo cual el mercado laboral es muy amplio, pero no deja de llamar la atención esas perturbaciones sociales y políticas que no dejan desempeñarse eficientemente por las muchas trabas que se arguyen o se manifiestan.

Aquí no importa si hace frío o calor; lo que sí pesa es la laboriosidad innata de los migrantes, sobre todo bolivianos, que son muy duros ante, por ejemplo, los cambios climáticos, y que trabajan responsablemente, dijo.

Es en esas condiciones que Guido Torres, es objetivamente partícipe del trabajo que desarrolla, valora y pone muy en alto el tesón boliviano, mostrado en la laboriosidad de sus coterráneos.

“Entre 2006 y 2007 llegan a España muchos bolivianos a trabajar y la verdad en un país ajeno las cosas se ponen una tanto incómodas para los migrantes, y es en estas lides que mi persona trata de ayudarlos y estabilizarlos, tal vez con un poco de organización”.

Y fruto de esas experiencias es que Guido Torres escribe y publica un libro titulado “Diario de un inmigrante y el proceso catalán”, que, según el autor, trata de mostrar a la sociedad la transformación de la cual ha sido partícipe.

Y al transmitir sus experiencias busca una manera de canalizar y encontrar una solución a la transformación de la sociedad catalana.

“Antes un 15 por ciento plasmaba lo que estaba ocurriendo y ahora lo hace un 50 por ciento sobre el proceso catalán”, dice Torres.

La idea es resumir la historia de Cataluña, con entrevistas a la gente donde se conoce su sentir, su verdad. De los políticos sabemos de sobra sus intenciones y sus discursos, de la gente no porque ella te muestra y te dice la verdad, sobre todo del proceso catalán, añade Guido Torres.

Son más de catorce años que Guido Torres trata de que se entienda el proceso y llegar a una solución. Dice estar muy comprometido con esta labor porque su hija nacida en Cataluña puede algún día reclamarle su accionar.

“Por mi experiencia democracia no es lo que uno piensa, sino tratar de entender lo que piensa un contrario y tender puentes que lleven a un solo camino”, dijo Torres.

Sobre el titulo de su obra manifiesta que refleja el proceso catalán a través de sus vivencias, se pronuncia lo que ve y ha vivido.

“Escribo este libro con mucha ilusión, deseando que el lector pueda viajar junto a mí a través de mis recuerdos, experiencias, vivencias y que estas sirvan para explicar o entender la transformación de la sociedad catalana de estos últimos años. Personalmente es un reto, no he encontrado la mejor manera para aportar un granito de arena y que sea de utilidad para que seamos todos capaces de llegar a la mejor solución para el problema territorial que tiene Cataluña con el resto de España. Honestamente, creo que lo más importante es saber de dónde venimos, leer qué es lo que piensan los verdaderos protagonistas de la sociedad, gente sin relevancia política, personas de la calle como tú o como yo, quienes puedan expresar su sentir, su verdad acerca del proceso catalán, deseando que se llegue a una solución sin vencedores ni vencidos, donde todos podamos ganar y aprender de los errores cometidos”, dice en su presentación de su obra.

Ya está en camino su segundo libro, del cual todavía no quiere adelantar nada, pero afirma que también tiene como fondo el proceso catalán entendido, según Wikipedia, como el proceso soberanista de Cataluña de 2012 a 2018, conocido coloquialmente como el procés, que es un conjunto de hechos que se han ido desarrollando desde el año 2012 en la comunidad autónoma de Cataluña con el objetivo de lograr el derecho de autodeterminación y la independencia de Cataluña de España.

Agradece al entorno familiar que lo sigue apoyando. Extraña a la Llajta, donde afirma “no se valora lo que tenemos, nuestro clima, nuestra comida, nuestro empuje laboral, que a la larga nos muestra buenos frutos del trabajo emprendido”.

Añora volver al país para degustar de su comida y de sus sabores y olores muy especiales que emanan de cuanto lugar culinario se trate.

Aconseja a sus paisanos sopesar cada acción y no darse por vencidos ante nada, ya que el trabajo de los bolivianos es reconocido en todo el mundo, “porque no tenemos miedo a nada”, concluye.

Obra

Escribió y publicó

”Diario de un inmigrante y el proceso catalán”, donde se hace eco de las vivencias de la gente de la calle, de sus experiencias innatas.

Ayudó a muchos bolivianos que llegaron a trabajar y que estaban desorientados.