Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 11:00

HRW denuncia la falta de protección en Francia a menores migrantes

HRW denuncia la falta de protección en Francia a menores migrantes

Human Rights Watch (HRW) denuncia la actitud de las autoridades francesas hacia los menores migrantes no acompañados que llegan procedentes de Italia, por considerar que les niegan la protección que habría que ofrecerles, con controles de edad inadecuados y devoluciones sumarias.


En un informe publicado este jueves, HRW subraya que esos controles, que se han constatado no únicamente junto a la frontera italiana sino también en París, "no cumplen con los estándares internacionales" y "recurren a varias justificaciones" para denegarles la condición de menores y la protección que eso supone.

En concreto, utilizan para rechazar su condición de menores "pequeños errores" que esos inmigrantes pueden cometer cuando les preguntan sobre las fechas, su "desconfianza" para hablar de las experiencias traumáticas que han vivido, el trabajo que hacían en sus países de origen o proyectos de vida que consideran poco realistas.

La ONG hace hincapié en que las normas internacionales exigen que la evaluación de la edad se use "como último recurso y solo cuando hay serias dudas" sobre lo que la persona ha declarado y faltan pruebas documentales.

Es decir, que hay que "otorgar el beneficio de la duda cuando existe una posibilidad razonable de que la edad declarada sea correcta".

HRW señala que la consecuencia para aquellos a los que la evaluación da al menos 18 años es que se les desaloja de los refugios de emergencia para niños no acompañados.

Más allá de las "evaluaciones defectuosas" de la edad, también se queja de que la policía fronteriza del departamento de los Altos Alpes, limítrofe con Italia, ha devuelto "sumariamente a numerosos niños migrantes" que intentaban entrar en Francia, en lugar de enviarlos a los servicios de protección.

De hecho, ha constatado un incumplimiento de las protecciones. En su opinión, en lugar de eso deberían asignarles tutores.

Y recuerda que muchos de ellos cuentan que si decidieron irse de Italia es por la falta de acceso a la educación y a la atención médica, y algunos citan también "actitudes discriminatorias" por parte de los funcionarios del Gobierno y de la población en general.

Para intentar evitar esos controles en la frontera, los niños tratan de entrar en Francia por senderos en la montaña, lo que entraña "riesgos significativos".

En esas zonas montañosas actúan trabajadores humanitarios, voluntarios y activistas que se implican en operaciones de búsqueda y rescate, que aseguran que las fuerzas del orden francesas les verifican sistemáticamente sus papeles, inspeccionan sus vehículos y les citan por infracciones menores.

Para HRW, es una prueba del "acoso" a esas personas que ayudan a los migrantes, que no se limita a los Altos Alpes sino que también se da en el puerto de Calais -desde donde muchos migrantes intentan pasar clandestinamente al Reino Unido- y en sus alrededores.