Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 10:12

Andrea rompe barreras y se consolida en empresa eléctrica en Francia

La valluna es la responsable del área del equipo de proximidad en una compañía trasportadora de electricidad de alta y muy alta tensión que nutre de energía a varios de Europa. Asegura que el boliviano es capaz de “grandes cosas” con dedicación y esfuerzo.
Andrea rompe barreras y se consolida en empresa eléctrica en Francia

La cochabambina Andrea Andia Montes es la única boliviana, en la historia de la empresa RTE Réseau de Transport d’electricité (trasportadora de electricidad) en Francia. Además, es la responsable del equipo de proximidad de un grupo compuesto de 12 personas que trabajan con líneas de alta y muy alta tensión.

MIGRANTE-2

La qhochala (d) en el puesto eléctrico durante una visita de seguridad. FOTO: GENTILEZA ANDREA ANDIA

Como muchos bolivianos en el exterior, la valluna se fue a Europa (2009) con el propósito de buscar mejores horizontes y sin saber el idioma, tuvo que doblar esfuerzos para dominar el francés y con el pasar del tiempo también fue hablando de forma fluida el portugués y el inglés.

Hace una década que ella trabaja en la empresa eléctrica con la misión de brindar un servicio público a los usuarios con una energía limpia y con un el equilibrio entre la oferta y la demanda.

“Yo trabajo con electricidad de alta y muy alta tensión, es decir, con energía que van desde los 63.000, 225.000 y 400.000 voltios, alimentamos a todas las centrales nucleares, hospitales, industrias automovilísticas, metalúrgicas, estadios deportivos y fábricas de diferentes especialidades, entre otros”, manifestó la valluna.

Explicó que con la pandemia de la COVID-19 en Europa la empresa francesa produjo mayor energía para cubrir la demanda de la población porque todos apelaron al teletrabajo, clases virtuales y el uso mayor de electrodomésticos en los hogares, entre otras actividades.

“También estamos en la capacidad de exportar a diferentes países europeos. Hoy trasladamos electricidad a Italia, España, Suiza, Inglaterra, Escocia y Alemania, entre otros. Tenemos más 100 mil kilómetros de líneas subterráneas y aéreas. Además, de 300 puestos eléctricos repartidos por toda Francia”, detalló Andrea.

MIGRANTE-3

Una imagen panorámica de la central nuclear de producción de electricidad en Toulouse. FOTO: GENTILEZA ANDREA ANDIA

La central de la empresa RTE Réseau de Transport d’electricité se encuentra en la ciudad de París y está dividido en tres áreas: mantenimiento de electricidad, dirección de desarrollo e ingeniería y dirección de explotación.

Asimismo, cuentan con sub sedes en diferentes ciudades de Francia, pero la cochabambina trabaja en Lyon conde se registra el centro de mantenimiento y un puesto eléctrico donde se transporta energía de 225 mil voltios.

“Soy la responsable del grupo de proximidad, es el equipo de apoyo a la dirección a clientes. Nosotros atendemos a las empresas que quieren construir líneas de tren, buses, el agro o riegos y consultan si es posible el paso de las líneas de alta tensión por algunas zonas”, explicó.

Explicó que la responsabilidad que tiene en la empresa es “muy grande” lo que obliga a dejar cada día al 100% de su capacidad y conocimientos para cumplir con las políticas que tiene la empresa eléctrica.

“Nunca dejemos de soñar. El hecho de que seamos de un país tercermundista no quiere decir que no seamos capaces, con esfuerzo podemos lograr cosas increíbles. En Bolivia aún existe algo de machismo es lo que pasaba en la refinería de Cochabamba y en Europa también esa tendencia, pero los hombres y mujeres sabemos hacer de todo”, reflexionó Andrea motivando a los jóvenes emprendedores de Bolivia.

Sus primeras armas en este trabajo las hizo en la refinería Gualberto Villarroel en Cochabamba, donde realizó su proyecto de grado durante seis meses, luego fue contratada y cuatro meses después se le presentó la posibilidad de irse a Francia, donde se consolidó como profesional y decidió formar su familia.

“La visión de un europeo no será la misma que la de un latino, pero con eso no queremos decir que seamos menos capaces y un boliviano es más capaz que un europeo cuando se prepara. Se necesita mucho esfuerzo y dedicación y ganas para salir adelante, sobre todo, cuando una es mujer”, dijo.

MIGRANTE-4

La valluna junto a su esposo en su visita a la Torre Eiffel, en Paris. FOTO: GENTILEZA ANDREA ANDIA

Andia se tituló como ingeniera química (2008), posteriormente realizó una maestría en procesos químicos (2012) y tres años después (2015) hizo la maestría en gestión de riesgos. La cochabambina se casó con el francés Matthieu Chastel, quien tiene un gusto especial por los tradicionales rellenos de papa.

Antes de su viaje a Francia, Andrea era una karateca y llegó hasta cinta azul (2004-2008), participó en diferentes torneos departamentales y nacionales. Ahora practica bádminton y  natación. Su platillo preferido es la chanka de pollo que prepara su mamá Juana.