Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 17:56

Una aimara busca ser concejal en EEUU y ser la voz de inmigrantes

Claudia Barragán, de 42 años, se acercó, también, a la comunidad afroamericana. Reconoce que la discriminación en Washington es notoria.
Claudia Barragán, la paceña que pelea un cargo como concejal en Washington. Gentileza Claudia Barragán
Claudia Barragán, la paceña que pelea un cargo como concejal en Washington. Gentileza Claudia Barragán
Una aimara busca ser concejal en EEUU y ser la voz de inmigrantes

Claudia Barragán se cansó de que la justicia social y la visibilización de los inmigrantes que viven en Estados Unidos no pasen de ser un clamor sostenido en el tiempo, dos asignaturas pendientes con nulos efectos que incidan en un cambio real en la comunidad, siempre pospuesta.

La boliviana, de 42 años, llegó a Washington DC cuando era solo una niña y tenía 12. Proveniente de La Paz, llevó consigo su cultura y su fuerte sentido de pertenencia, que ha ido alimentando mucho más conforme valoró la riqueza y diversidad que descansan detrás de la tricolor y la wiphala, banderas que ella recoge y abraza a la distancia.

Tres décadas después, esta paceña, que se describe y concibe como una mujer aimara con rasgos pluralistas, aspira a ser concejal demócrata en la ciudad de Washington. Integrar el legislativo local, que reparte solo dos puestos, podrá ser el canal mediante el que Claudia tendrá la posibilidad de concretar beneficios en favor de la comunidad inmigrante, a la que ella orgullosamente le da voz.

“Me cansé de ver que nunca tenemos representación. Siempre nos piden nuestro apoyo, pero no quieren que seamos nosotros los que lideremos”, lanza, en una suerte de queja y desazón que se transforma, de pronto, en aliento esperanzado.

Queda claro a quién le entrega su voto en las Elecciones Presidenciales 2020 de esa nación. Ese no puede ser otro que Joe Biden. Sin embargo, ello no implica que su adhesión al partido se haya dado por el personaje que embandera circunstancialmente la agrupación que le hace frente a Donald Trump. Claudia viene apoyando al partido desde el mandato de Barack Obama.

Su alcance no se limita a la colectividad. Claudia lleva ya 20 años afianzando sus lazos con la comunidad afroamericana. Supo insertar su discurso y explicar que la discriminación es un mal que los afecta de igual modo. “Eso ha sido intencional. Fue para demostrar que, como latinos y bolivianos, debemos combatir el racismo y establecer el apoyo real”.

Aquí, un encuentro con una latina demócrata que flamea la wiphala con la esperanza de un mejor mañana. Promete diversidad, acción y equidad.

P: ¿Cómo se dio tu apertura en el espacio político?

R: Estuve trabajando ya en la comunidad. Un 10% de nosotros somos latinos y un 20%, inmigrantes. Es decir, africanos y gente del oriente. Yo represento a ese grupo que nunca tuvo representación. Por 10 años estuve trabajando en el Gobierno, tratando de hacer leyes que nos beneficien y nos incluyan. Este año decidí entrar. Me cansé de ver que nunca contamos con representación. Siempre nos piden nuestro apoyo, pero no quieren que seamos nosotros los que lideremos. Como inmigrante, resulta muy difícil porque debo explicarle a mucha gente que cuento con doble ciudadanía y dos responsabilidades. Lo bueno fue que pude levantar el nombre de los bolivianos, especialmente, como mujer boliviana. Aunque hay dos partidos grandes en Estados Unidos, muchos votamos con la idea de tres opciones: republicana, demócrata y progresista. En este último grupo participan candidatos como Bernnie Sanders, a quien apoyé. Biden tiene mi voto por un día. Luego de ganar, deberá escuchar nuestras necesidades.

P: Si sales electa, asumirás un reto enorme…

R: Otra razón por la que quería postularme es porque es importante demostrarles a los jóvenes de la comunidad que también podemos liderar aquí, que podemos tener una voz en conexión con nuestro país. Eso es lo que voy creando. A muchos padres les hablo acerca de eso.

P: ¿Fue complicado ser aceptada dentro de estos grupos políticos?

R: No puedo decir que fue sencillo. Hay mucho racismo. Así como hablamos de demócratas y republicanos, también hay gente negra y blanca. La predisposición para incluir a una tercera diversidad, que es la que represento, es muy difícil para los dos grupos porque, entre ellos, existen fricciones y, a veces, se ayudan, ¿pero cómo ingresamos nosotros? Ellos quieren, pero no nos suman. Lo interesante en Washington es que he trabajado por más de 20 años con la comunidad afroamericana. Eso ha sido intencional. Fue para demostrar que, como latinos y bolivianos, debemos combatir el racismo y establecer el apoyo real. Mucha de la gente que me sigue en la candidatura es latina y afroamericana.

P: Has sabido insertar tu discurso entre los afroamericanos…

R: Exacto, con mucha humildad y demostrándoles que también sufrimos mucha discriminación y queremos apoyar.

P: ¿Apenas supiste de la candidatura de Biden dijiste “es momento”?

R: En realidad, estoy con Biden no porque sea él, sino por Obama. Ayudé en la campaña del expresidente. Tocamos puertas de bolivianos y latinos en Virginia para que cambiaran su voto, que usualmente era para republicanos. Desde ese tiempo hemos trabajado en esto. Ahí es cuando comenzó nuestra labor política dura, creando leyes locales para las injusticias raciales y discriminatorias. Kamala Harris (vicepresidenciable de Joe Biden) es afroamericana e hija de inmigrantes. Entonces, estamos votando no solo por una persona, sino por las que están detrás. 

P: Podemos estar hablando con una futura concejal de Washington, ¿cuáles serán tus prioridades, en caso de ser así?

R: Planteo vivienda y trabajo. El coronavirus nos ha impactado mucho. En la comunidad boliviana hemos tenido bastantes muertes. Mucho de ello tiene que ver con la falta de trabajo, de acceso a la salud, carencia de información y servicios. También pensamos en la región. Mi presencia va a ser pro-bolivianos. Sufrimos problemas de vivienda. El costo de vida es demasiado caro. Ya tengo leyes que escribí y están esperando. Si gano, habrá luz verde.

P: ¿Qué les dices a los bolivianos que te siguen a lo lejos y también a aquellos que están cerca?

R: En primer lugar, necesitamos apoyarnos. Segundo, tenemos que educarnos políticamente. Como tercer punto, debemos pensar siempre en soluciones. Contamos con una voz, un voto, sea en Bolivia o en Estados Unidos. Necesitamos hacer que los políticos nos escuchen y que haya cambios positivos para nosotros.