Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de septiembre de 2020
  • Actualizado 22:51

La rana gigante del Titicaca ya cuenta con equipo y respaldo para su conservación y estudio

Entre sus principales amenazas se encuentra la sobreexplotación, ya que esta especie es usada para la elaboración extractos de jugo de rana en ferias y mercados o de platos exóticos.
 
La rana gigante del Titicaca. Stephane Knoll
La rana gigante del Titicaca. Stephane Knoll
La rana gigante del Titicaca ya cuenta con equipo y respaldo para su conservación y estudio

Un equipo transfronterizo por la conservación y conocimiento de la emblemática Rana Gigante del Titicaca (Telmatobius culeus) ha sido conformado, con la visión de que la especie tenga un futuro a largo plazo.

El mismo está compuesto por instituciones de varios países como el Museo de Historia Natural Alcide d´Orbigny, la Universidad Peruana Cayetano Heredia, el Zoológico de Denver, Natural Way-Perú y el Museo de Zoología de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador a la cabeza de la Fundación para las Ciencias que trabajarán unidos para completar los vacíos de información que presenta el conocimiento de esta emblemática rana.

Las investigaciones pretenden caracterizar los principales hábitats usados por la Rana Gigante del Titicaca y diagnosticar las amenazas a dichos hábitats para priorizar las zonas de conservación, de la misma manera buscan evaluar el estado poblacional por medio del método de transectos con snorkel, para finalmente establecer  la identidad taxonómica de la especie por medio de análisis genéticos.  Todos los resultados serán empleados en la toma de decisiones por los actores claves para garantizar su conservación futura.
    
Como se sabe, la Rana Gigante del Lago Titicaca (Telmatobius culeus) es considerada la rana completamente acuática más grande del mundo, solo el cuerpo puede medir 145 mm de longitud, aunque existen datos como el de Jacques-Yve Cousteau (1970) que afirma que su tamaño puede llegar a los 500 mm de longitud total, además puede estar presente hasta profundidades de 100 metros. 

Otra de sus principales características es la piel suave y holgada dispuesta en forma de saco con pliegues desprendidos, la cual le permite respirar en aguas que están a una altura de más de 3800 metros sobre el nivel del mar en el Lago Titicaca y lagunas circundantes del departamento de La Paz en Bolivia y Puno en Perú a más de 3800 metros sobre el nivel del mar.

La rana gigante del Titicaca está considerada como en Peligro Crítico (CR) tanto en Bolivia como en Perú y como En Peligro (EN) por la Unión Internacional para Conservación de la Naturaleza (UICN). 

Entre sus principales amenazas se encuentran la sobreexplotación, ya que esta especie es usada para la elaboración extractos de jugo de rana en ferias y mercados, de platos exóticos (ancas de rana), es usada como amuleto en rituales y la piel es curtida para productos de peletería. Otras amenazas preocupantes es la contaminación de las aguas del Lago Titicaca, la utilización de pesticidas organoclorados, organofosforados en los alrededores y el vertido de aguas servidas directamente al lago son preocupantes. Además, de la presencia de enfermedades como quitridiomicosis, la enfermedad infecciosa emergente que más especies de anfibios ha infectado y extinguido, y la presencia de parásitos nemátodos y helmintos pueden estar afectando negativamente a las poblaciones.

En un esfuerzo coordinado los Gobiernos de Bolivia y Perú, a través del proyecto GIRH-TDPS, con el apoyo de Programa de las Naciones Unidas Para El Desarrollo (PNUD) y el financiamiento del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF),  han formado un equipo transfronterizo por la conservación y conocimiento de la emblemática Rana Gigante del Titicaca (Telmatobius culeus) con la visión de que la especie tenga un futuro a largo plazo.