Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 25 de noviembre de 2020
  • Actualizado 20:20

Logran nueva metodología permite monitorizar la floración de algas nocivas

EFE
EFE
Logran nueva metodología permite monitorizar la floración de algas nocivas

Una nueva metodología desarrollada por investigadores y tecnólogos españoles permitirá monitorizar la floración de algas nocivas, cuyas toxinas afectan de forma muy negativa al turismo, a la pesca o la acuicultura.

Las nuevas herramientas que han conseguido desarrollar utilizan las imágenes facilitadas por los satélites Sentinel-2 y Sentinel-3 de la Agencia Espacial Europea (ESA), ha informado este martes el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Los investigadores, pertenecientes al Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN) del CSIC, han publicado los resultados en la revista Scientific Reports.

Los dos satélites de la ESA tienen sensores ópticos a bordo que permiten detectar un tipo muy específico de microalgas, el "dinoflagelado Lingulodinium polyedra".

Los investigadores pudieron identificar el pasado verano en el Golfo de Cádiz gracias a esas imágenes de los satélites las floraciones de esa microalga.

"El método para detectar este tipo de floraciones de algas nocivas se ha basado tradicionalmente en la obtención de muestras in situ recogidas en campañas de campo, que conllevan gastos logísticos, de tiempo y de personal, además de su posterior análisis en el laboratorio", ha señalado Isabel Caballero, investigadora Instituto de Ciencias Marinas y coautora del trabajo.

Esos métodos, que son necesarios para la evaluación de las floraciones, se complementan con las herramientas que ha desarrollado este equipo.

"La importancia de este estudio radica en la puesta a punto de una metodología para monitorizar de forma remota y en tiempo casi real las floraciones de algas nocivas que debido a la liberación de sus toxinas producen tanto daño a sectores como el turístico y recreacional, la pesca comercial, la acuicultura, y que incluso afectan a la salud humana y animal", ha puntualizado Gabriel Navarro, científico del CSIC en el mismo Instituto.

La investigación también ha buscado implementar algoritmos de calidad del agua en las regiones costeras de Cádiz y Huelva, proporcionando información para la Directiva Marco de la Estrategia Marina de la Unión Europea.

El estudio, en el que también han participado el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria (IFAPA) de Agua del Pino y el Laboratorio de Control de Calidad de los Recursos Pesqueros (AGAPA), se enmarca en el programa europeo Copernicus, liderado por la Comisión Europea en colaboración con la Agencia Espacial Europea.