Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 25 de noviembre de 2020
  • Actualizado 21:55

El alcance del vertido en el círculo polar ártico visto por satélite

Imagen capturada por la misión Sentinel-2 de Copernicus en la que se aprecia el recorrido tras la fuga de unas 20.000 toneladas de diésel por el río Ambárnaya durante los días 31 de mayo y 1 de junio, en Norilsk, Rusia. De acuerdo con fuentes periodísticas, este se produjo el viernes, 29 de mayo, al derrumbarse un tanque de diésel de una central termoeléctrica operada por una subsidiaria de Norilsk Nickel cerca de la ciudad de Norilsk. El combustible derramado se habría extendido unos 12 km desde el lugar del accidente. EFE
Imagen capturada por la misión Sentinel-2 de Copernicus en la que se aprecia el recorrido tras la fuga de unas 20.000 toneladas de diésel por el río Ambárnaya durante los días 31 de mayo y 1 de junio, en Norilsk, Rusia. De acuerdo con fuentes periodísticas, este se produjo el viernes, 29 de mayo, al derrumbarse un tanque de diésel de una central termoeléctrica operada por una subsidiaria de Norilsk Nickel cerca de la ciudad de Norilsk. El combustible derramado se habría extendido unos 12 km desde el lugar del accidente. EFE
El alcance del vertido en el círculo polar ártico visto por satélite

El satélite europeo Sentinel-2 del programa Copérnico ha capturado imágenes que muestran el alcance del vertido de hidrocarburos que tuvo lugar el pasado 29 de mayo en una central termoeléctrica de Norilsk, en el círculo polar ártico.

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha hecho pública una animación en la que se puede apreciar el recorrido del diésel, muy fácil de identificar por su color carmesí, por el río Ambárnaya los días 31 de mayo y 1 de junio.

Este río desemboca en el lago Pyásino, una masa de agua importante y lugar de nacimiento del río Pyásina, recuerda la ESA.

Sentinel-2 es una misión de dos satélites que ofrece cobertura y datos al programa europeo Copérnico.

Su frecuencia de repetición sobre la misma área y su alta resolución espacial permiten vigilar de cerca los cambios en la cobertura del suelo y los cuerpos de agua, según las mismas fuentes.

Unas 21.000 toneladas de combustible diésel contaminaron las tierras y ríos aledaños del lugar del accidente y, según Greenpeace, es el primer accidente de tal magnitud en el Ártico.

Es equiparable, según la misma organización, al derrame del buque cisterna "Exxon Valdez" ocurrido hace tres décadas frente a las costas de Alaska.