Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:18

?QUILLACOLLO ES UNA CIUDAD INTERMEDIA ENTRE LA CAPITAL Y EL VALLE BAJO. LA BASURA, EL CAOS VEHICULAR, EL INCREMENTO DE COMERCIANTES Y EL ALCOHOLISMO SON PROBLEMAS PENDIENTES.

Población pide orden, servicios básicos y seguridad

Población pide orden, servicios básicos y seguridad



Economistas, maestros, amas de casa, estudiantes, niños entre otras personas que habitan el municipio de Quillacollo expresaron las necesidades urgentes que el nuevo Alcalde debe resolver.

Orden ante un crecimiento caótico de la población, cobertura de servicios básicos, seguridad ciudadana y obras de gran envergadura, son temas recurrentes en el pedido de los vecinos. “Los problemas son más fuertes en Quillacollo, porque es una ciudad de migrantes, pero también es una ciudad intermedia, entre la capital y el Valle Bajo; con tanta gente y encima con 7 años de crisis municipal, la población está realmente desatendida”, resalta Sabino Navia, transportista.

SERVICIOS La falta de cobertura en los servicios de agua potable es la principal demanda, este municipio no tiene una planta de tratamiento, el aprovisionamiento es de pozos de agua, y tampoco cuenta con una planta de tratamiento de aguas residuales. “Un cisterna nos cuesta Bs 100 y eso no alcanza ni un mes, es un presupuesto alto”, reprocha el profesor, José Félix Vargas. Las inundaciones son la principal preocupación de muchos ante la cercanía de la temporada de lluvias.

La nieta del profesor Daira Espinoza, reprocha por la cantidad de basura que se ve en las calles.

“No hay basureros en las calles y la gente que es maleducada bota su basura por todo lado, deberían limpiar y poner más basureros”, expresa la niña de 7 años.

CORRUPCIÓN Víctor Choque, administrador de empresas, ve que la causa de todos los males es la corrupción reflejada en la mala ejecución de obras. “Las obras están mal ejecutadas, y pareciera que no hay Concejo que fiscalice”, dijo.

INSEGURIDAD En el tema de inseguridad ciudadana, las cifras son una muestra de la problemática. En el último mes un promedio de 4.3 hechos delictivos al día fueron atendidos por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), de un total de 132 al mes, según informó el comandante regional de Policía de Quillacollo, Gualberto Albornoz.

La autoridad policial explicó que, más que pandillas o crimen organizado, en los últimos años los grupos de amigos, jóvenes cuyos padres migraron al exterior, son protagonistas de actos vandálicos, peleas callejeras, robos y violaciones.

Asimismo, la Brigada de Protección a la Familia atiende un promedio de 15 a 20 casos de violencia intrafamiliar al día, la mayoría a consecuencia del consumo excesivo del alcohol, según el informe proporcionado por la directora de esta unidad policial, Nidia Gutiérrez.

RELIGIOSIDAD El economista Jaime Encinas está convencido que el alejamiento de las autoridades, de la fe que profesa el pueblo les impide dar soluciones de fondo a la delincuencia. “Debería haber conciencia espiritual, el nuevo Alcalde tiene que acercarse a Dios”, expresó Encinas.

“Quillacollo es un pueblo donde la religiosidad popular y la devoción a la Virgen de Urkupiña es muy sentida”, señala el párroco de la iglesia de San Ildefonso, Víctor Benavente. En este sentido, el párroco considera que las autoridades deben trabajar junto a la Iglesia y la feligresía para fortalecer la unidad familiar y la fe cristiana, como respuestas de fondo a la problemática que sitúa a Quillacollo entre los tres municipios con mayor índice delincuencial.



Hubo abandono en obras de envergadura

La construcción de una universidad, desvíos para el tráfico pesado, un mercado modelo, hospitales y plantas para tratamiento de agua potable y alcantarillado son las obras que destacan entre los pedidos de la población que ayer acudió a las urnas a elegir a la nueva autoridad.

“Que el futuro Alcalde no se olvide de construir hospitales, y una universidad, porque Quillacollo ya es una ciudad muy grande”, señala la ama de casa, Felicidad Ontiveros.

Bertha Padilla, refuerza este pedido, advirtiendo el peligro al que se exponen los jóvenes al retornar a sus casas y el perjucio que sufren con el permanente bloqueo de caminos.

El presidente del Comité Cívico, Williams Brun, hace énfasis en la incorporación de un plan de desagüe pluvial al actual plan maestro de agua potable y alcantarillado. “Todos los desagües pluviales están conectados al alcantarillado, y con las lluvias colapsan el sistema, no sólo en la zona Sur, también en el centro”, dijo Brun.

Señala que el Alcalde debe insistir y gestionar, ante las instancias del Gobierno Central y de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), la en-trega de un proyecto a diseño final para la construcción de una circunvalación Norte que bordea la zona de El Playón, así como consolidar la circunvalación Sur en la zona del Calva-rio.

El ingeniero en sistemas Oliver Torres espera que se dé continuidad a la recuperación de aceras ocupadas por comerciantes y se construya un mercado modelo en la zona central y la zona Norte.