Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 06:40

Normalidad en la votación con un notorio ausentismo de electores

Normalidad en la votación con un notorio ausentismo de electores

La jornada electoral de la Alcaldía de Quillacollo se desarrolló con normalidad aunque en algunos recintos hubo ausentismo de los votantes y jurados.

La presidenta del Tribunal Electoral Departamental (TED), Consuelo Grigoriú, admitió, en una primera evaluación a la jornada electoral, que las elecciones iniciaron con dificultad en cuatro mesas.

Estas dificultades se debieron al ausentismo de los jurados electorales, pero después de media hora de espera los primeros votantes ocuparon las acefalías para garantizar el funcionamiento de los recintos.

PROPAGANDA Grigoriú mencionó que en algunas unidades educativas persistían las propagandas de las agrupaciones ciudadanas pese a la prohibición.

Sin embargo, las agrupaciones no serán multadas por esta infracción.

Los funcionarios del TED procedieron a retirar la propaganda aunque en algunos casos no se llegó a todas las unidades educativas.

Fue el caso de la unidad educativa El Paso, de la localidad de El Paso, que a menos de 50 metros había propaganda de los tres candidatos, del Movimiento Sin Miedo (MSM), el Movimiento Al Socialismo (MAS) y Unidad Nueva Esperanza (UNE).

Algunos funcionarios del TED se quejaron de que los delegados de las agrupaciones ciudadanas llevaban más de un distintivo de su partido sin tomar en cuenta que lo permitido es sólo uno.

Por ejemplo, el delegado de la agrupación podía llevar sólo una gorra, polera o cintillo del color de su partido: Pero, esta disposición no fue cumplida.

CANDIDATOS La jornada de los candidatos a la Alcaldía de Quillacollo inició desde muy temprano.

Los candidatos del MAS y el MSM asistieron a misa y luego ofrecieron desayunaron a la prensa.

Luego de sufragar se dedicaron a realizar caminatas por los diferentes recintos electorales.

El candidato del MAS Miguel Guzmán participó de una misa matinal y después caminó, junto a sus militantes, hasta la escuela Franz Tamayo para sufragar: René Fernández del MSM votó en la unidad educativa Liceo América, por último, Charles Becerra de UNE, ofreció un desayuno a los periodistas y después emitió su voto en la escuela Cristina Prada.

En la mañana y parte de la tarde los candidatos inspeccionaron los recintos electorales.

Control parcial  de la Policía en las elecciones

El Auto de Buen Gobierno dispuesto en el municipio de Quillacollo fue parcialmente cumplido por los ciudadanos y conductores. La Policía se vio rebasada e imposibilitada de realizar un control óptimo en las calles, avenidas y recintos electorales.

Según la apreciación de algunas personas respecto al cumplimiento parcial de la disposición, es que el Comando Departamental de la Policía no destinó suficientes agentes para controlar que los conductores no circulen por las calles y avenidas.

Además, en horas de la mañana, existió falta de coordinación en el Organismo Operativo de Tránsito ya que los policías indicaban a los conductores, desde el kilómetro 10 de la avenida Blanco Galindo, que se desvíen hacia la avenida Capitán Ustáriz.

Pero, una vez que los conductores llegaban hasta la avenida Capitán Ustáriz los policías que estaban en el lugar retenían a los vehículos hasta que paguen una multa de Bs 100 en el Tribunal Electoral Departamental (TED).

“Los policías nos han dicho que vayamos por la Capitán Ustáriz y allí nos detienen. ¿Por qué no se ponen de acuerdo? Ahora debemos pagar de nada Bs 100”, protestó Delfina Condori.

El comandante Regional de la Policía de Quillacollo, coronel Gualberto Albornoz, admitió que en la mañana hubo “cierta confusión” sobre las avenidas en que los conductores podían circular, pero después el problema se solucionó.

El director del Organismo Operativo de Transito de Quillacollo, Freddy Almaraz, indicó que se desplazaron 400 policías en todo el municipio y 100 en las intersecciones de calles adyacentes a la avenida Blanco Galindo.

Algunos ciudadanos reclamaron la poca presencia policial que influyó para que el movimiento vehicular sea normal en varias zonas.

En la tranca del kilómetro 10 los vehículos públicos tenían que girar en “U” porque estaba prohibido hacer paradas hasta el kilómetro 5 en cumplimiento al Auto de Buen Gobierno que prohibía la circulación de motorizados.

Sin embargo, los vehículos particulares, el transporte pesado e interdepartamental podían ingresar por el kilómetro 10 hasta el 15 siempre y cuando no hagan paradas en ese trayecto.

Las principales calles y avenidas de Quillacollo estaban precintadas para que no circulen vehículos pero la mayoría de los conductores ignoró la instrucción.