Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de octubre de 2021
  • Actualizado 04:20

LAS TRANSPORTISTAS DESPIERTAN CINCO DE LA MAÑANA PORQUE A LAS SEIS DEBEN ESTAR EN SUS PARADAS PARA COMENZAR LA JORNADA. EL TRABAJO SE EXTIENDE HASTA LAS 11 DE LA NOCHE.

Trufistas pasan 17 horas al volante

Trufistas pasan 17 horas al volante



El trabajo comienza a las 5:00 de la mañana y termina a las 23:00. Son un promedio de 17 horas laborales lo que realizan las transportistas. Este número de horas es el mismo en las diferentes líneas de trufis, micros, taxis y taxi trufis del transporte público.

A pesar de lo demandante y sacrificado que es el trabajo del transporte, cada vez hay más mujeres en el oficio. Algunas son asociadas que delegan el manejo de sus vehículos a choferes, otras son conductoras que ganan diariamente una renta variable y otras son las socias que conducen sus coches.

La participación femenina en el transporte público se hace más visible. En la línea 101, por ejemplo, hay 535 asociados de los cuales 40 son mujeres. Roxana García, es una de la cuarentena de afiliadas, lleva conduciendo su propio Ipsum hace cuatro años. Antes de llegar a Cochabamba, hacía el mismo trabajo en Santa Cruz. Tiene dos hijos a su cargo y asegura que lo que gana le alcanza para hacerlos estudiar y mantenerlos sin carencias. Es la realidad generalizada de las trabajadoras que duplican las horas de trabajo establecidas en las leyes laborales.

Las conductoras han optado por hacer un intervalo al mediodía para almorzar con sus hijos, pues los dejan dormidos y al retorno de la jornada los encuentran descansando. Ese es un espacio valioso donde pueden conversar en familia. También aprovechan los domingos para organizar sus hogares.

Los dirigentes del volante dicen que cada año más mujeres se dedican a esta actividad. No se tiene una cifra exacta de la cantidad de mujeres dedicadas a este rubro, pero según información del Instituto Nacional de Estadística (INE), eran como 348 hasta 2012.

El secretario ejecutivo de la Federación Departamental del Autotransporte, José Orellana, dice que las “compañeras” realizan un trabajo esforzado para mantener sus hogares. Algunas son madres de familia que ayudan a sus esposos, otras están separadas o son madres solteras, quedaron viudas, trabajan por iniciativa propia o tenían “choferes asalariados incumplidos”.

Apoyo

Las madres han logrado organizar sus hogares con el apoyo de sus hijos.

Algunas cuentan con el respaldo de las abuelas o tías.