Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de octubre de 2021
  • Actualizado 04:29

DE ACUERDO A INFORMACIÓN DEL INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA, EN COCHABAMBA ERAN 348 LAS CHOFERES REGISTRADAS EN 2015. LOS DIRIGENTES DE LAS ASOCIACIONES, FEDERACIONES Y LA CÁMARA DEL TRANSPORTE DICEN QUE ESTE NÚMERO SE HA I

Madres que lidian entre las carreteras y el cuidado de los hijos

Madres que lidian entre las carreteras y el cuidado de los hijos



La necesidad de mantener a sus familias, la herencia familiar y la pasión por el volante son las principales razones que han llevado a estas mujeres a asumir un rol tradicionalmente masculino, el transporte.

Las conductoras se desempeñan en diferentes ámbitos, como choferes de taxis, de radiotaxis, de volquetas y tráilers. Otras se desenvuelven como empresarias del transporte internacional y tienen bajo su mando a cuadrillas de choferes, la mayoría varones.

De acuerdo al Censo 2012, el 2 por ciento de conductores es mujer. De los 101.211 choferes registrados en el ámbito nacional, 1.849 son del sexo femenino. En Cochabamba la relación es similar índice, hay un 2 por ciento de conductoras mujeres de motocicletas, automóviles, taxis, minibuses, vagonetas, góndolas, camiones pesados y autobuses.

Los dirigentes del autotransporte aseguran que en los últimos cinco años ese porcentaje se incrementó y sus “compañeras” se desenvuelven en diferentes federaciones. Las choferes manejan desde taxis hasta volquetas y tráilers de alto tonelaje y realizan viajes internacionales venciendo los mismos riesgos que los varones.

OPINIÓN recoge testimonios de madres dedicadas al volante, de taxistas, trufistas y camioneras. Todas coinciden en que la necesidad de mantener a sus hijos las llevó a “invadir” un espacio de hombres. No fue fácil, pero lo lograron. Kilómetro a kilómetro dominaron cada curva, subida o bajada, hacia los puertos vecinos. Viaje tras viaje identificaron las zonas más riesgosas, aquellas que solo se atraviesa en convoys.

También conocieron el sabor amargo de la discriminación por su condición de mujer.

Hoy no solo son las conductoras, muchas son empresarias y han llegado a ocupar cargos ejecutivos en las diferentes asociaciones, federaciones y la Cámara del Transporte. Para estas mujeres, los conocimientos mínimos que se deben tener son auxilio mecánico y electricidad automotriz.

Además de lidiar con el aceite del motor, asumen el cuidado de sus hogares. Las conductoras viajan a los países vecinos, se “pierden” una semana y las choferes del transporte público, están fuera de sus casas por 18 horas.

Es sacrificado, pero dicen que se gana bien, lo suficiente para mantener a sus hijos. Las asalariadas cuentan que reciben mejor remuneración que en cualquier otro empleo. Se organizan de tal manera que pueden almorzar con su familia.

El presidente del Directorio de la Cámara Departamental del Transporte, Gonzalo Valdivieso, dice que la presencia femenina en su sector crece y es cada vez más reconocida.

Para el dirigente de la línea de transporte 101, las mujeres que trabajan en el sindicato son los pilares de sus hogares y realizan un trabajo esforzado.

El dirigente de la Asociación de Radiomóviles de Cochabamba (Aramco), Mauricio Leoni, las califica como “responsables”.

Aporte

OPINIÓN dedica el Especial de las Madres a las mujeres que trabajan en el volante, a las taxistas, trufistas, volqueteras. micreras y camioneras.

Madres que, en muchos casos, son los pilares de sus familias.