Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 28 de enero de 2023
  • Actualizado 13:38

JHONNY SAAVEDRA.

“Todo paceño sueña con venirse a vivir a Cochabamba”

“Todo paceño sueña con venirse a vivir a Cochabamba”

“Vine muy contento porque todo paceño sueña con venir a Cochabamba”, expresa Jhonny Saavedra, actual gerente del Banco de Crédito, BCP en Cochabamba. Su primera visita a la llaqta, el año 1998, fue por mandato de su empresa.

Aunque no conocía Cochabamba, la fama del clima agradable en el valle calaba en los proyectos de vida de muchos paceños, y llegó también con fuerza al suyo.

Los primeros cuatro años en el ámbito laboral fueron determinantes para el crecimiento del Banco.

“El primer año se realizó la compra del Banco de La Paz y el segundo realizamos la compra de importantes acciones en el Banco Boliviano Americano, y crecimos”, destaca orgulloso.

Con el mismo propósito tuvo que viajar a Santa Cruz, donde también gerentó el Banco durante nueve años, y hace dos meses volvió nuevamente a Cochabamba.

El crecimiento profesional fue complementado con importantes lazos de amistad fraternos con cochabambinos, quienes, según Saavedra, permitieron superar todo avistamiento de nostalgia a su natal La Paz.

Para triunfar en los ámbitos profesional y social destaca que es importante cultivar las cualidades del paceño. “El paceño es metódico, formal, tiene constancia, el corazón abierto y es alegre”, señala.

Estas cualidades son corroboradas en el trabajo diario que realiza desde la gerencia del Banco, y con la alegría y cariño que impregna en las reuniones familiares y de amigos, siempre acompañado de su guitarra.

“Me encanta la marraqueta y el fricasé paceño, pero disfruto mucho de la variedad de la comida qhochala”.

Estando lejos de La Paz por varios años, él considera que su ciudad, y el país en general, atraviesa un buen momento económico, con un sistema financiero sólido.

“Estoy agradecido con la vida, me ha ido muy bien en lo profesional, personal y familiar. Tengo la oportunidad de dar créditos a quienes deseen emprender” dice.

Acogido en las costumbres y ritmo de vida qhochala, reconoce que La Paz guarda en su seno a las personas lo más cercano a su ser, como su familia y amigos.

Son 19 años, que por motivos de trabajo está fuera de La Paz.

Parte de su felicidad son los tres hijos que tuvo con su esposa, Teresa Peña.

Otra parte importante de su vida son los amigos que lo acompañan y a quienes manda un abrazo fraterno en este día de regocijo para todos los paceños.