Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:41

JEANNETTE VARGAS HANSSEN.

“Soy una paceña con corazón cochabambino”

“Soy una paceña con corazón cochabambino”

Educar niños de entre uno a seis años, tanto en el área fiscal como en el particular, es uno de los principales méritos de la maestra Jeannette Vargas Hanssen, quien radica en Cochabamba desde 1992.

Nació en La Paz el 14 de septiembre de 1961 y "por motivos de trabajo", se trasladó junto con su esposo (Lalo Rodríguez Rivera) y sus dos hijas (Liang y Daniela) a la ciudad del valle donde, confiesa, se sintió cautivada por la tranquilidad y “el clima q’ochala”.

"Cochabamba es el paraíso de Bolivia y nosotros habíamos soñado con hacer de ésta, nuestra ciudad", afirma la maestra.

Vargas Hanssen considera que tuvo mucha y muy buena suerte en Cochabamba porque desde que llegó ocupó importantes cargos en el área de su especialidad, primero como maestra, luego como coordinadora en el colegio “Federico Froebel” (1992-1997), donde tuvo la oportunidad de educar a más de seiscientos niños.

Luego se desempeñó como directora (por concurso de méritos) en la Unidad Educativa “Club de Leones B”- Nivel Inicial.

“Seis años de entrega a los niños y a la institución cuyos resultados fueron en realidad gratas satisfacciones compartidas con padres de familia y personal docente en beneficio de más de 2.000 niñas y niños de la zona del Temporal”, afirma.

Añade que al inicio te-nían cuatro aulas deterioradas, despintadas, sin vidrios, sin baños, sin agua, sin cocina ni áreas de recreación; y en seis años lograron “construir un lugar digno para educar a los niños y, consecuentemente mejorar la calidad de vida de sus familias y todo el entorno escolar”, revela.

La pasión por su profesión y el gran cariño a la llajta, en especial a los niños y niñas, hicieron que esta maestra apostara más por Cochabamba, embarcándose en un emprendimiento propio, el Jardín de Niños “Tía Kika”, que presta servicios de educación desde 1998, bajo el lema de “Un paso adelante en Educación Inicial”.

SATISFACCIÓN Vargas Hanssen afirma que en Cochabamba está logrando realizarse profesionalmente, por lo que es agradecida con esta tierra.

"Cochabamba no sólo es una ciudad muy noble y encantadora, sino que por su clima, además de ser saludable y llenar de alegría las vidas de quienes llegan a este terruño, es también una tierra de muchas oportunidades", señala.

"Considero que no me he equivocado al decidir mi residencia en la llajta porque esta ciudad nos ha brindado mucho espacio laboral y hemos ganado buenos amigos", asegura.

Otra satisfacción de esta maestra de kínder es el nacimiento de sus dos nietos, ambos cochabambinos.

Vargas Hanssen manifiesta que La Paz ha cambiado mucho “y cada vez es más complicado vivir en esta ciudad porque hay mucha convulsión, congestión y manifestaciones... pero, a pesar de todo La Paz sigue adelante”.

“Para los paceños y no paceños más linda sería La Paz con un poco de paz y nada más”, concluye.