Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:33

UN INFORME DE LA FUNDACIÓN MILENIO SEÑALA QUE EL CRECIMIENTO ECONÓMICO DE LA CIUDAD SEDE DE GOBIERNO SE ESTÁ DESACELERANDO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

La Paz mantiene liderazgo pero baja sus índices

La Paz mantiene liderazgo pero baja sus índices



Entre los años 2000 y 2010, el Producto Interno Bruto (PIB) de La Paz creció en promedio 3.5 por ciento, nivel inferior en comparación al crecimiento nacional que fue de 3.7 por ciento.

Si bien este crecimiento estuvo por encima del correspondiente a Santa Cruz, 3.3 por ciento, fue considerablemente inferior en comparación al de Tarija que alcanzó el 10.2 por ciento.

“En el 203 aniversario del levantamiento paceño contra el dominio colonial de España, es oportuno examinar el comportamiento de algunos indicadores económicos, con la finalidad de conocer la situación económica de La Paz”, señala un informe económico elaborado por la Fundación Milenio.

APORTE Una mirada de largo plazo de la participación del PIB paceño en relación al PIB nacional, permite advertir una contracción marcada desde 1996, complementa el informe de la Fundación Milenio.

En 1995 La Paz aportó con el 27.9 por ciento al PIB nacional, en 2008 con 23.3 por ciento y en 2010, no obstante de registrarse una ligera recuperación, el PIB paceño representó el 23.8 por ciento, mientras que en 2010 Santa Cruz aportó con el 28.6 por ciento y Tarija con el 10.3 por ciento.

SERVICIOS La mayor parte del producto paceño se concentra en sectores destinados al área de servicios. Esta situación no cambió significativamente en los últimos 20 años, señala una de las conclusiones del informe.

Las cinco principales actividades económicas representan cerca de 2/3 del PIB paceño. El sector de mayor dinamismo fue el de establecimientos financieros. El comercio se mantuvo estable aunque desde el año 1997 a 2002 perdió terreno. Tanto la industria manufacturera como los servicios de la administración pública, y transporte, almacenamiento y comunicaciones no sufrieron cambios significativos en su participación.

En cuanto al ingreso per cápita de La Paz, medido en dólares corrientes, en casi todos los años ha estado por debajo del promedio nacional. Se advierte que luego de la caída entre 1998 y 2003 se registró una recuperación. En 2010, el ingreso per cápita del departamento creció en 11.5 por ciento comparado con el año 2009, lo que significó llegar a los 1,726 dólares, añade la Fundación Milenio.

EXPORTACIONES En 2011 las exportaciones del departamento totalizaron 539.3 millones de dólares, lo que significó un incremento de 19 por ciento respecto a 2010. Los minerales llegaron a 318.8 millones de dólares con un crecimiento de 121.2 por ciento, y los productos no tradicionales 220.4 millones de dólares cayeron en 28.7 por ciento.

La evolución del valor y del volumen de exportación de minerales en los últimos 3 años evidencia que el estaño y el oro son los principales productos, según otra de las conclusiones del informe.

“No obstante que aumentaron el volumen y el valor de las exportaciones paceñas en los últimos dos años, se advierte que a principios de los años 2000 La Paz aportaba alrededor del 12 por ciento de las exportaciones de Bolivia y a partir de 2004 perdió peso hasta llegar a su nivel más bajo en 2008 y 2011 con solamente el 5.9 por ciento”, complementa.

CONCLUSIONES La Fundación Milenio señala que aunque La Paz sigue siendo el segundo departamento en importancia por el tamaño de su producto, desde el año 1997 fue disminuyendo su participación en el total nacional sin lograr recuperarse.

En los últimos 20 años la composición del PIB paceño no se modificó considerablemente, manteniéndose concentrado en los sectores de servicios. El cambio más notorio fue en la actividad de los establecimientos financieros que aumentó su participación.

Finalmente, el comportamiento de los principales indicadores económicos de La Paz, permiten concluir que la economía paceña no solamente ha perdido el liderazgo de la economía nacional, sino que también se encuentra estancada. El crecimiento de otros departamentos en los últimos años, por ejemplo Tarija, y la predominancia de los sectores de servicios, evidencian el retroceso productivo paceño.

Apuntes.



Ubicación

El departamento de La Paz se encuentra ubicado al noroeste de Bolivia. Tiene una población estimada (2005) de 2,8 millones de habitantes. Su capital es la ciudad de Nuestra Señora de La Paz, sede del Gobierno Central y del Poder Legislativo.

Zonas

En forma minoritaria se encuentra en la zona andina, su mayor parte corresponde a la parte subandina y a las llanuras cálidas y húmedas en su parte norte y este hacia el límite Pando y Beni; forma parte de la cuenca lacustre del Titicaca y por el oeste con el Amazonas.

La Paz se encuentra a 3.640 metros sobre el nivel del mar.

Exporta madera y produce una variedad de alimentos

La economía del departamento se basa en la exportación de maderas del norte paceño, la confección de prendas de vestir (para el mercado interno y exportación) en las ciudades de La Paz y El Alto y el comercio intensivo, según información obtenida de la página web de la Gobernación de La Paz.

Asimismo, se destaca que en esta región se han iniciado trabajos de prospección de reservas de hidrocarburos, "lo que podrá resultar en el ingreso de La Paz al grupo de los departamentos productores de gas y petróleo".

AGRICULTURA La Paz cuenta con diferentes pisos de suelos y por tal motivo tiene una variada producción de alimentos.

En el altiplano, por ejemplo, se produce papa, quinua, oca, habas, cañahui, arveja, cebada, pastos cultivados y avena, entre los principales alimentos; mientras que en las zonas de los valles se cultiva una variedad de frutas como uva, durazno, ciruelo, así también toda clase de hortalizas y legumbres.

La zona de los Yungas provee de cítricos, café, maní, yuca, maíz, coca y otras frutas típicas de la región.

En la región de los llanos tropicales del norte del departamento prosperan pastos de alta calidad y especies arbóreas de finas maderas como mara o caoba, sangre de toro, moradillo, laurel.

GANADERÍA El altiplano es apto para la cría de camélidos, en la puna brava y montaña: llamas, alpacas y vicuñas en gran cantidad. Tanto la lana como la carne son absorbidas para el consumo industrial y alimentario. El altiplano es poblado por grandes rebaños de ganado ovino.

La región de Apolo por sus condiciones de clima y excelentes pastos naturales es apta para la cría y engorde de ganado bovino, ovino y caballar.

Las praderas del norte de La Paz cobijan grandes hatos de ganado bovino y equino.

Generación de empleos en El Alto disminuye

Periódico Digital PIEB

La ciudad de El Alto está finalizando un ciclo de crecimiento económico sustentado en el negocio por cuenta propia. A la larga ese tipo de economía no podrá brindar oportunidades de empleo de calidad ni de una economía estable, plantean dos investigadores que trabajan sobre “Ciudadanías efectivas y políticas públicas”.

La economista Elizabeth Jiménez y el sociólogo Carlos Hugo Laruta han iniciado una investigación sobre la hipótesis de que el tipo de crecimiento económico basado en un emprendedurismo y sustentado en las habilidades de las personas está llegando a un límite, a un punto de inflexión, al punto en que en el largo plazo no va a poder brindar oportunidades económicas de empleo, de organización económica estables y sostenibles.

La investigación se desarrolla bajo el paraguas del Instituto Prisma, que ha abierto un proceso de reflexión colectiva alrededor del estudio sobre “Ciudadanías efectivas y políticas públicas”, analizando los aspectos de empoderamiento, vulnerabilidad y oportunidades económicas.

El trayecto sobre “oportunidades económicas” está a cargo de Jiménez y Laruta, investigadores que han optado por aterrizar en el estudio de caso de la ciudad de El Alto en términos de oportunidades, emprendimientos económicos, fuerza laboral, mercado de trabajo y desarrollo industrial.

“Parece ser que la información nos da la razón (sobre la hipótesis): si hay crecimiento económico asociado, oportunidades económicas, etcétera, eso parece ser que están llegando a su fin”, dice Jiménez.

El estudio analiza la estructura del empleo, el capital social (aún no desarrollado), las políticas públicas destinadas al empleo y la institucionalidad, y por último los procesos de industrialización real en la ciudad de El Alto.

Los investigadores plantean que “ha terminado un ciclo de modelo de generación de empleo y que no tiene suficiente capacidad para seguir generando empleos de calidad con salarios dignos en El Alto”. El estudio está en proceso.

El comercio en calles mueve la economía

El mercado paceño es una de las áreas más interesantes de la ciudad, abarca 150 manzanas del sector que antes se denominaba zona de “indios” y que hoy contiene la mayor concentración de comerciantes de la ciudad, según el sitio web www.conpehtbolivia.net.

Un mercado al estilo “Persa” que está regado por todas sus calles. El comercio informal ha tomado las aceras y cuanto espacio puede poseer, complicando el tráfico. Funciona todos los días de la semana a partir de las 06:00 hasta las 23:00, hora en la que se puede ver todavía a la gente comprando.

Este mercado se divide por especialidades, hay calles íntegras dedicadas a un rubro específico, por ejemplo artículos eléctricos, otras calles especializadas en textiles, otras en alimentos secos, otras en alimentos frescos, otras en artesanías, otras en frutas, es decir un orden dentro del desorden que le da su propia personalidad.