Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 24 de septiembre de 2022
  • Actualizado 15:41

El Gobierno podría declarar emergencia nacional por desastres

El Gobierno podría declarar emergencia nacional por desastres


El presidente Evo Morales informó que el Gabinete ministerial evaluará el miércoles la declaración de emergencia nacional por los desastres naturales que azotan distintas regiones del país, principalmente en la región amazónica de Pando afectada por el desborde del río Acre.

En un programa por el tradicional martes de ch´alla de radio Kausachum Coca, en el trópico de Cochabamba, el Jefe de Estado precisó que el fenómeno meteorológico La Niña devastó la población fronteriza de Bolpebra y afectó al menos a seis barrios de Cobija, capital de Pando, dejando como saldo más de 800 familias afectadas.

“Si son muy graves los desastres a nivel nacional estamos pensando para mañana declarar emergencia nacional eso evaluaremos, pero el Gobierno Autónomo del departamento de Pando mediante la Asamblea Departamental puede declarar desastre al departamento para movilizar rápidamente los recursos económicos para atender a las familias”, explicó el Jefe de Estado.

Anunció que, como es habitual, la reunión de Gabinete se realizará a las seis de la mañana y pidió al Ministro de Defensa y al Vicepresidente preparar un proyecto de Decreto Supremo para ese cometido.

Aclaró el Gobierno no está deslindando su responsabilidad con la atención humanitaria a las familias damnificadas de Pando y de otras regiones del país, como Cochabamba afectada también por la crecida de ríos.

En esa línea, recordó que el domingo pasado el Ejecutivo envió a Cobija un avión Hércules con toneladas de ayuda humanitaria, consistente en literas, abrigo, medicinas carpas y vituallas.

“Soy responsable y por eso mismo ya estuvimos  en Bolpebra el domingo y este martes mediante el Vicepresidente estamos trasladando algunos productos para aliviar las necesidades que tiene  las familias”, complementó.

Aseguró que es obligación del Gobierno Nacional atender y prevenir en el futuro los desastres naturales por las intensas lluvias propias de los meses de enero y febrero.

Asimismo, el Mandatario demandó a las familias que habitan las tierras bajas que evacuen las riberas de los ríos para evitar más damnificados por la crecida de las aguas.

“No hay que ponerse nerviosos porque así nosotros mismos nos desorganizamos. Hay que pensar que podemos hacer de manera inmediata y después viene la reparación de los daños causados por los ríos”, fundamentó.

En esa dirección, Morales aseveró que la tarea prioritaria del Gobierno es dar techo a las familias damnificadas, además de alimentos y vituallas.

Según los reportes oficiales las familias han perdido todo por el desborde del río Acre, que creció en las últimas horas entre 6 y 8 metros, como no había sucedido desde 1981.