Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 24 de septiembre de 2022
  • Actualizado 15:21

ITAPAYA Y LAS ZONAS DE LA MAICA, CH’AMPA RANCHO Y LA TAMBORADA FUERON AFECTADAS POR LOS DESBORDES DEL RÍO TAMBORADA Y TAPACARÍ

Emergencia en Cochabamba por inundaciones en 10 municipios

Emergencia en Cochabamba por inundaciones en 10 municipios



Ch’ampa Rancho, La Maica Chica en Cercado e Itapaya y Tajra en el Valle Bajo se suman a las zonas afectadas en el Departamento por el desborde de los ríos La Tamborada y Tapacarí, respectivamente sumando a once los municipios golpeados por las riadas.

En Ch’ampa Rancho por lo menos ocho casas se derrumbaron. Eran cerca de las once de la noche del martes 14, cuando el caudal del río Tamborada inundó la zona de Ch’ampa Rancho, convirtiendo la avenida Eduardo López (camino a Zofraco) en un río.

Matilde Rocha se despertó sobresaltada por el sonido de la sirena del barrio, era una señal de alerta. Su habitación todavía estaba seca, pero cuando salió al patio el agua lo anegaba y, a los pocos minutos, el nivel había superado el metro de altura. La situación fue similar para todos los vecinos del lugar. Rocha cuenta que en la madrugada se quedaron sin luz por una hora, el temor les invadió y pensaron en lo peor.

La familia Heredia lo perdió todo. Los muros de su casa de adobe se desplomaron y el techo del tinglado de su patio amenaza con desplomarse. Sus refrigeradores ayer flotaban en el agua que en el domicilio llegaba hasta el metro y medio de altura. Una de las camas fue rescatada del lote vecino. Sus prendas de vestir quedaron llenas de lodo y los seis niños de la casa perdieron sus uniformes y material escolar.

Los billetes flotaron, lo mismo que los documentos de propiedad de sus vehículos y, en la confusión, el agua se los llevó.

En un recorrido por la avenida, las historias se repiten, las familias aprovecharon la presencia de las volquetas de la Alcaldía para evacuar sus pertenencias. Incluso un árbol de la acera sirvió para resguardar un colchón de paja) y las sillas de una de las viviendas afectadas.

Los vecinos de Ch’ampa Rancho pasaron la noche en vela. Rosemary Vargas dijo que hasta el mediodía de ayer no habían tomado ni un vaso de agua. Su familia fue doblemente perjudicada, primero por el agua que ingresaba por la avenida y también porque el agua del colegio Eduardo López llegaba a su casa remojando el muro divisorio de adobe. La riada también se llevó sus conejos y los huevos de los corrales.

Vecinos culpan a autoridades

Los vecinos de las zonas afectadas culpan a las autoridades por el desastre ocurrido. Explican que en Ch’ampa Rancho había trabajos inconclusos y que de haber sido concluidos no habría ocurrido la inundación, que llegó al lugar después de veinte años inundando a todas las viviendas.

En la avenida Panamericana, los vecinos bloquearon el puente de La Tamborada en demanda de apoyo de las autoridades, porque el lugar fue afectado por el desborde del río del mismo nombre, el miércoles, ocasionando el derrumbe de una vivienda.

En La Maica también pasó lo mismo y los agricultores amenazaron con llevar su ganado a la Plaza Principal, si la maquinaria que estaba en el lugar no era utilizada para mitigar el anegamiento de las zonas forrajeras. Los corrales de las vacas también se inundaron y los animales fueron trasladados a las avenidas, porque son los únicos espacios secos.

Sedag evalúa los daños 

El director del Servicio Departamental de Desarrollo Agropecuario (Sedag), Rubén Paichucama, informó que la cantidad de cultivos perdidos y afectados por las lluvias e inundaciones, además de granizadas y heladas, en el departamento aumentó a cerca de 350 hectáreas.

En la zona de La Maica, las pérdidas son del uno por ciento y eso con la posibilidad de poder recuperar el cultivo de maíz, ya que estas zonas son especialmente ganaderas.

La autoridad dijo que el daño se produjo por sobre saturación y exceso de lluvia, es decir, un estancamiento de agua, el mismo que fue bombeado.

La Alcaldía de Cochabamba calcula que en La Maica se dañaron al menos 20 hectáreas de maíz. La zona también es productora de ladrillos y en los huecos que hicieron se acumuló el agua.

Mil estudiantes sin clases por daños en su escuela



Cerca de mil estudiantes del colegio Eduardo López de Ch’ampa Rancho se quedaron sin clases por lo menos hasta la próxima semana. La inundación anegó su colegio destruyendo la documentación, arruinando los equipos de computación y el mobiliario de las aulas del primer piso.

La unidad educativa ayer parecía un río, porque el agua que ingresaba por la puerta principal salía por la trasera anegando las vivendas vecinas.

Los padres de familia movilizados desde la madrugada cerraron herméticamente las puertas para evitar que el agua que llegaba hasta el metro de altura continúe subiendo.

Los padres de familia, los estudiantes y profesores desde las primeras horas de ayer trasladaron los libros, los mapas, monitores y computadoras al segundo piso del establecimiento.

Sin embargo, la pérdida fue considerable porque las profesoras de nivel inicial y de primaria ya recibieron el material de los estudiantes, el mismo que se arruinó por el agua.

Pese a los pedidos de ayuda de la Directora del establecimiento, ésta nunca llegó y Vilma Calizaya tuvo ir personalmente en busca de apoyo hasta la Unidad de Bomberos.

En medio del agua, con el frío que entumecía los pies, los niños no cesaban de trasladar las cosas y aprovechaban para chapotear”.

El presidente de la Junta Escolar llegó al lugar en su tractor a las dos de la madrugada de ayer para ayudar en la emergencia. Lucio Medrano reclamó porque habían trabajos inconclusos en el lugar que originaron la inundación.

El personal de la Alcaldía llegó al lugar cerca de las 10:30 de la mañana, para entonces la comunidad educativa ya había terminado con el traslado.

La Alcaldía desplegó cerca de ocho volquetas en las que proveyó de arena para la construcción de defensivos en la zona Sur y frenar el ingreso de agua. También descargaron arena en la puerta del establecimiento como defensivo.

En la avenida, los vecinos se movilizaban con dificultad porque en algunos tramos el agua llegaba a un nivel del metro y medio. Incluso una volqueta de la Alcaldía quedó plantada porque el agua entró a su motor.

En el recorrido, los gritos de los vecinos eran insistentes. Todos guiaban a los funcionarios de la Alcaldía para el traslado de arena y otro grupo pedía saquillos para reforzar sus defensivos.

Un vecino exigía ayuda para sacar sus muebles, porque el derrumbe de su vivienda era inminente. Un perro permaneció aferrado en un pedestal en la puerta de su casa durante horas, porque el agua superaba su altura. Esta vivienda pasado el mediodía colapsó.

El agua de la unidad educativa fue evacuada ayer.

Opiniones.

Lucio Medrano

Padre de Familia

Col. Eduardo López

Este desastre es por culpa de la Alcaldía, porque nunca realizan los trabajos de dragado hasta concluirlos. Estoy viendo una inundación de esta magnitud en esta zona después de cuarenta años.

Yomara Castro

Maestra

Los profesores hemos llegado a primera hora de la mañana al llamado de la Directora para ayudar a rescatar las cosas, pero se ha perdido documentación y se han arruinado equipos electrónicos como la amplificación.

Rosemary Rocha

Vecina

Hemos contratado en la madrugada una volqueta con arena para hacer defensivos y proteger nuestras casas, pero nuestras viviendas también están afectadas en la parte trasera. Los conejos y los huevos se perdieron, pero las gallinas se protegieron en el techo.

Juan Carlos Mamani

Estudiante

Yo vivo por la zona y vine a ayudar a trasladar los libros de la unidad educativa Eduardo López hasta el segundo piso. Todos los que hemos podido hemos venido, porque nuestras cosas se estaban arruinando.

Bacilia Chiri

Vecina

Hemos perdido todas nuestras cosas. Yo sólo soy inquilina pero tengo víveres que quiero rescatar, como mi papa.

No sabemos a quién pedir ayuda porque sólo tenemos eso para poder preparar nuestra comida.