Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de octubre de 2021
  • Actualizado 03:45

Los hitos de Bolívar

Los hitos de Bolívar





Los hitos fundamentales del itinerario del Libertador Simón Bolívar:

24 de julio de 1783.- Nace en Caracas.

1804.- En abril parte de Madrid para París, donde llega a principios de mayo, presencia la proclamación de Napoleón como embajador, en Saint Cloud, el 18 de mayo y la coronación para el Papa en Notre Dame, París, el 2 de diciembre.

1805.- 15 de agosto, juramento en el Monte Sacro (Roma). Juró dedicar su vida a la causa de la libertad de su Patria.

1806.- Noviembre. Se embarca para América.

1810.- 19 de abril. Partidario de la independencia no interviene en el movimiento del 19 de abril, por hallarse confinado en una de sus haciendas, debido a sus actividades conspirativas.

1812.- 26 de marzo. Arenga en la Plaza de San Jacinto de Caracas, después del terremoto (interrumpió la prédica de un fraile, quien afirmaba que el terremoto era un castigo de Dios por haberse rebelado la población contra la Corona española, con la frase: “Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y la venceremos...”).

En 1812 inicia su lucha por la independencia.

El 14 de octubre la Municipalidad de Caracas lo aclama Capitán General de los Ejércitos de Venezuela con el sobrenombre de Libertador.

Hasta 1819 sus grandes batallas van definiendo la suerte y la libertad de los países, que nacen bajo la conjura de su histórica obra.

1819.- 15 de febrero, discurso de instalación del Congreso de Angostura. 5 de julio: Paso de los Andes por el páramo de Piba.

17 de diciembre: Creación de Colombia en el Congreso de Angostura. Es elegido Presidente.

1821.- 9 de octubre. El Congreso de Venezuela le concede facultades extraordinarias para dirigir la guerra y obtener recursos a fin de libertar el resto del territorio en poder de los españoles.

1822.- 7 de abril. Batalla de Bomboná, 21 de mayo Batalla de Pichincha, 26 a 27 de julio; conferencia con San Martín.

1824.- 10 de febrero. El Congreso del Perú antes de disolverse, nombra a Bolívar dictador, que establece el 8 de marzo su gobierno en Trujillo. Entre sus actos decreta el reparto de tierras a los indígenas y la supresión de cacicazgos. Crea la Universidad de Trujillo.

Fines de noviembre: Liberación de Lima.

9 de diciembre: Batalla de Ayacucho, 25 de diciembre. Proclama a los vencedores de Ayacucho.

1825.- 16 de mayo. Decreto relativo a la creación de Bolivia.

En su carácter de jefe supremo del Perú dispone la cesación de una república independiente. (Después se llamó Bolívar) formada por las provincias del Alto Perú.

4 de julio. Manda a repartir tierras de comunidad a los indígenas.

6 de agosto. Llega a Punco en viaje hacia La Paz. Decreto de la Asamblea del Alto Perú, en Chuquisaca, de creación de Bolivia.

11 de agosto. La Asamblea Deliberante acuerda dar el nombre de Bolívar a las 4 provincias altas del Alto Perú.

18 de septiembre. Entra a La Paz.

20 de septiembre. Parte de La Paz a Potosí.

5 de octubre. Entra en Potosí.

26 de octubre. Ascenso al Cerro de Potosí.

12 de noviembre. Parte para Chuquisaca.

8 de noviembre. Llega a Chuquisaca donde promulga numerosos decretos de organización del Estado boliviano.

29 de diciembre. Delega a todos sus poderes en el Mariscal de Ayacucho para gobernar a Bolivia.

1826.- 6 de enero, sale de Chuquisaca, visita Mizque y Cochabamba.

25 de mayo.- Manda desde Lima la Constitución de Bolivia y el discurso de la Legislatura.

22 de junio.- Se instala el Congreso de Panamá, que termina sus sesiones el 15 de julio.

Agosto.- Adopción de la Constitución bolivariana. Bolívar es elegido Presidente Vitalicio.

1827.- Trabaja en Caracas y Bogotá.

1828.- 13 de junio. El Intendente de Cundinamarca (Colombia), general Herran, firma el acta por la cual se proclama a Bolívar Dictador de la Gran Colombia.

1829.- 18 de marzo. Emprende la Batalla de Guayaquil, hasta el 26 de junio. El Armisticio se firma el 27 de junio, con el Perú.

1830.- 15 de enero. En Bogotá, 27 de abril renuncia al poder de su Gran Colombia en mensaje al Consejo Admirable.

5 de mayo.- Entrega el poder a Joaquín Mosquera.

1º de julio. Recibe la noticia de la muerte de Sucre, al pie del cerro de la Popa, cerca de Cartagena (Colombia).

1º de diciembre.- Llega a Santa Marta.

6 de diciembre.- Parte para la Quinta de San Pedro Alejandrino.

10 de diciembre.- Última proclama en la que exhorta a mantener la unidad de la Gran Colombia.

17 de diciembre.- Fallece a la 1 y 7 minutos de la tarde.

La revoluciÓn en las letras

Hoy nos damos cuenta de la revolución que inició e impuso en castellano el Libertador, por cuanto él no hizo profesión de las letras... Bolívar es un punto a letras, lo más alto en su época en lengua de Castilla. Con Bolívar se realiza la revolución de independencia en las letras castellanas, o, para no salir de casa, en letras americanas... Fue también en literatura el Libertador R. Blanco Fombona.

No por simple casualidad hemos apuntado los nombres de ambos genios militares Julio César y Napoleón -al presente una selección de los escritos de Simón Bolívar-. El Libertador de la América del Sur pertenece a la familia de aquellos genios; está en el mismo plano que ellos; a tal altura que sería vano discutir cuál fue más grande: son iguales. Ahora bien: Bolívar es un gran escritor como César y como Napoleón.

Lo es en su correspondencia, perdida en su mayor parte por desgracia; pero lo que ha sido salvado bastaría para merecerle, si no contáramos con otras obras suyas, un puesto de honor en una antología de grandes prosadores de la lengua castellana. De las novecientas cartas más o menos, que de él poseemos, quizás dos docenas fueron escritas para ser leídas por otra persona que por los destinatarios, ni fueron concebidas en el secreto pensamiento de que fueran un día dadas a la estampa. No se propone Bolívar “hacer literatura” como hoy dicen y, por lo demás, no tendría tiempo para ello. Enuncia claramente lo que bien concibe y le vienen con facilidad palabras a la mente. Halla las expresiones justas, la manera de escribir que conviene a cada tema; planes de campaña, órdenes militares, evocados de recuerdos, de amistades, intimidades familiares, discusiones políticas, amor a la Patria, de la gloria, de la naturaleza, etc. Aborda todos estos temas porque las circunstancias y las personas a quienes escribe imponen tales materiales al general, al jefe de estado, al amigo al pariente, al patriota, al aficionado a las bellas letras y a los bellos paisajes, ningún tema salvo dos o tres excepciones, parece buscado o amorosamente preparado de antemano. Y a pesar de éste -o a causa de ésta- gran parte de la correspondencia de Bolívar es una hermosa obra literaria.

Bolívar es un gran escritor en sus proclamas a los soldados de la libertad y a las naciones creadas por su espada fulgurante y su sabiduría política. Si iguala a Napoleón en la dirección de una campaña guerrera también se le equipara cuando con sus palabras generosas, elocuentes, inflamadas, es necesario alentar a los soldados; y también cuando, en la tarde de una victoria, es necesario felicitarlos y prepararlos para nuevas proezas.

Dionisíaco en sus proclamas. Bolívar es apolítico en sus escritos de hombre de Estado, principalmente en su “Manifiesto de Cartagena” y en los preámbulos de sus dos proyectos de Constitución, que son obras largamente maduradas. Hay allí páginas vigorosas, crítica de la democracia sanguinaria, cuyas barrabasadas prevé. Se entronca con los más nobles pensadores europeos de su tiempo pensadores a quienes no ha conocido, su República es de Augusto Comte, que no había publicado todavía su “Política Positiva”. Más aún: algunos de sus elementos de su Constitución boliviana se hallarán más tarde en “La Reforma Intelectual y Moral” de Ernesto Renan.

Bolívar es escritor y aún periodista cuando, en su destierro voluntario de Jamaica, dirige a un periódico inglés una carta magnífica en favor de la independencia de los hispanoamericanos. ¡Y qué escritor, qué periodista es aquel que profetiza en 1815 (no a la manera de un místico desordenado, sino como un filósofo de mirada aguda y como un hombre de Estado que deduce los efectos por venir de las causas ya existentes), lo que serán durante casi un siglo repúblicas no fundadas aún!

Por lo demás, Bolívar tenía todas las cualidades que constituyen al gran escritor. Sin su genio y las circunstancias no lo hubieran convertido en genio militar, el Libertador y organizador de naciones habría podido, en otros tiempos, dedicándose exclusivamente a las especulaciones del intelecto, ser un filósofo, un sociólogo, un historiador, un poeta y aun un crítico literario.