Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:47

JAIME DE ZUDÁÑEZ

JAIME DE ZUDÁÑEZ



EL ESTALLIDO DE LA REVOLUCIÓN

Se recibió de abogado en su ciudad natal, y ocupó los cargos de defensor de naturales y abogado oficial de la Audiencia.

En 1809 fue arrestado a raíz de la agitación pública causada por el paso por la ciudad del general José Manuel de Goyeneche, doble agente de la Junta de Sevilla y de la princesa Carlota Joaquina de Borbón. El motín inicial del 25 de mayo estalló para liberar a Jaime Zudáñez de la cárcel. Al día obligaron al gobernador Ramón García de León y Pizarro a renunciar. Esto dio origen a la Revolución de Chuquisaca, que de cierta forma fue el inicio de la Guerra de Independencia Hispanoamericana.

LA JUNTA DE GOBIERNO

Zudáñez intentó formar una Junta de Gobierno, pero la mayor parte de la población prefirió la solución intermedia que se había encontrado, nombrando gobernadora a la Real Audiencia.

La revolución de Chuquisaca no logró afianzarse y fue vencida por el mariscal Vicente Nieto, enviado desde Buenos Aires. Zudáñez fue arrestado y enviado por mar al puerto limeño de El Callao, de allí huyó a Chile, y a poco de llegar escribió una proclama por la que fue elegido secretario de la Asamblea, que redactó el reglamento constitucional de 1812 e integró la Junta de Gobierno. A principios de 1817, en Argentina, fue electo diputado. Fue dos veces vicepresidente del Congreso de ese país y participó en la redacción de la Constitución Argentina de 1819. Vivió exiliado en Montevideo. Fue diputado del Congreso uruguayo entre los años 1828-1830, donde participó de la redacción y declaración de independencia. Falleció en Montevideo en el año 1832.