Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 00:07

FUE UN 31 DE MARZO DE 1963 CUANDO BOLIVIA CONQUISTÓ EL CAMPEONATO SUDAMERICANO DISPUTADO EN DOS SEDES: LA PAZ Y COCHABAMBA

50 años de un título inédito en el fútbol

50 años de un título inédito en el fútbol



 Una página escrita en 1963 y que está grabada con moldes de oro, late en los corazones al evocar el título de Campeón Sudamericano, que rompió las estructuras del fútbol regional.

Han transcurrido 50 años desde aquel épico momento y salta a la retina de quienes vivieron aquel acontecimiento como algo especial e inolvidable.

Desde el estadio Félix Capriles hasta el tradicional paseo de El Prado se irradió la fiesta a todo el país celebrando el título.

Un río humano circulaba por las calles, con el grito de ¡Viva Bolivia! llenando la garganta y alzando en hombros a los jugadores que defendieron con honor y orgullo la divisa nacional.

A 50 años de su gloriosa vuelta olímpica en el estadio Félix Capriles, los "héroes" del combinado nacional recuerdan con nostalgia la garra, esfuerzo y entrega expuestos en los partidos.

La Selección Nacional terminó invicta en el campeonato tras cinco partidos ganados frente a Colombia (2-1), Perú (3-2), Paraguay (2-0), Argentina (3-2), Brasil (5-4) y un empate frente a Ecuador (4-4).

La característica de ese equipo fue el compañerismo, la garra, fuerza, entrega y amor por su camiseta, que permitió revertir resultados adversos. "Pasaba la pelota pero el rival en el suelo”.

“Lo dejé neutralizado al peruano Gallardo, un grandote que jugaba en el Milan de Italia, era un delantero peligroso", declaró Jesús Herbas defensor del 63.

La clínica Los Remedios, ubicada en el kilómetro 6 a Quillacollo fue el cuartel de operaciones de la Selección Nacional. "Eramos como hermanos, había compañerismo, cariño y respeto entre los integrantes", acotó Herbas.

Los jugadores de esa época no tenían un sueldo, se pagaban viáticos por el periodo de concentración y premios por objetivo. "Pero los montos económicos eran simbólicos porque la economía del deporte nacional era totalmente diferente. El fútbol era amateur, con otra visión y características de juego", declaró Renán López delantero del 63.

“La gente ingresó al terreno de juego nos comenzaron a quitar las camisetas, medias, zapatillas, cortos, muchos quedaron simplemente en calzoncillos”, enfatizó Osvaldo Villarroel, al evocar aquel momento.

OPINIONES

RENÁN LÓPEZ

DELANTERO

El campeonato Sudamericano de 1963 se caracterizó por el romanticismo, el amor por el fútbol antes que cualquier otra cosa. Fue una gran satisfacción el haber compartido con jugadores de la talla de Víctor Agustín Ugarte, Ausberto García y Wilfredo Camacho que destacaron en esa época.

JESÚS HERBAS

DEFENSOR

Es una satisfacción haber aportado a mi país con una alegría como el título de 1963. El éxito de esa selección fue gracias a la garra, amor propio.

El técnico Danilo Alvim hablaba muy poco, el que hacía el equipo era Wilfredo Camacho quien me convocó para jugar en la Selección.

OSVALDO VILLARROEL

VOLANTE

Desde el primer partido que jugó la Selección se sintió que el objetivo era ganar como sea. En el debut frente a Ecuador empatamos y la afición poco menos que quería lincharnos, por considerar que el rival era accesible. Pero con el pasar del torneo nos fuimos afianzando, logrando la hazaña que todos recordamos.

AUSBERTO GARCÍA

VOLANTE

“Estoy contento por haber sido parte de la Selección que logró el título del Sudamericano de 1963”. Es lo que pudo decir el habilidoso y figura del combinado nacional, quien se encuentra delicado de salud.

El “Oso” tiene dificultades para recordar producto de una enfermedad que aqueja.