Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 06 de julio de 2022
  • Actualizado 15:22

Combates ya son "cuerpo a cuerpo" entre ruinas, cohetes y civiles alcanzados

Volodímir  Zelenski, presidente ucraniano, intervino en la madrugada para denunciar que los ataques rusos se están cebando, no sólo con instalaciones militares, sino también con los civiles, según sus dichos.
Una edificación destruida, en Kiev, Ucrania. NEWS ES EURO
Una edificación destruida, en Kiev, Ucrania. NEWS ES EURO
Combates ya son "cuerpo a cuerpo" entre ruinas, cohetes y civiles alcanzados

Tras una noche de bombardeos, con edificios de viviendas dañados y serios desperfectos en infraestructuras, se producen ya combates cuerpo a cuerpo e intensos tiroteos en las inmediaciones de los edificios de la Presidencia ucraniana, del Gobierno y de la Rada Suprema (Parlamento), en las calles Bankova, Instytutska y Mijailo Grushevski. Así lo atestiguan la agencia Associated Press y varios medios de comunicación ucranianos.

Mijailo Podoliak, asesor de la Presidencia ucraniana, declaró esta mañana a la agencia ucraniana UNIAN que "los próximos tres días serán clave" en el actual conflicto desatado por la intervención militar ordenada por el presidente ruso, Vladímir Putin, y, a su juicio, lo que persigue Moscú es "destruir" al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

El mismo punto de vista sostiene el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, quien, según el canal de televisión ruso 'Dozhd', "Putin trata de derrocar a la dirección ucraniana (…) intenta recrear el imperio soviético restableciendo un área de influencia en los países vecinos".

El propio Zelenski afirmó esta madrugada que él es "el objetivo número uno del enemigo". "Mi familia, el número dos", dijo, y aseguró que se encuentra en Kiev y no piensa irse. El presidente ucraniano apuntó a la presencia en la capital de "destacamentos de sabotaje rusos".

Todo indica que las tropas rusas no están consiguiendo avanzar hacia Kiev a la velocidad esperada y, presumiblemente, en cada calle, en cada casa y portal les estén esperando las fuerzas mejor preparadas del Ejército ucraniano.

Podoliak está convencido de que "el escenario básico de la operación especial rusa está claro (…) su único objetivo es entrar en Kiev y destruir a la cúpula de Ucrania, personalmente a Zelenski". Él también ha confirmado que el presidente sigue en Kiev. Es verdad que, además de neutralizar a Zelenski, Rusia persigue con su ataque agrandar el territorio de Donetsk y Lugansk y restablecer el suministro de agua a Crimea desde la región de Jersón, objetivo que se culminó ayer. Todo el sur de Jersón está completamente en manos de las tropas rusas.

El departamento de prensa del Ejército ucraniano acaba de publicar en Facebook que sus tropas libran duros combates con soldados rusos en las localidades de Dymer e Ivankiv, situadas a 45 y 80 kilómetros al norte de Kiev, respectivamente. La destrucción de un puente sobre el río Téterov ha permitido detener el avance de los tanques rusos.

Zelenski intervino una vez más esta madrugada para denunciar que los ataques rusos se están cebando, no sólo con instalaciones militares, sino también con los civiles.

"Los ataques con cohetes rusos han sido horribles. Es mentira que la población civil no sean un objetivo para Putin"

"Bombardeos, una casa alcanzada, un incendio. Todo esto recuerda al primer ataque de este tipo contra nuestra capital en 1941 (…) al comienzo de la invasión nazi", denunció el líder ucraniano. Según sus palabras, desde Moscú "dicen que las zonas civiles no son un objetivo para ellos (…) es mentira". Por su lado, el ministro de Exteriores, Dimitro Kuleba, calificó de "horribles los ataques con cohetes rusos en Kiev".

La alcaldía de Kiev instó a la población a no publicar vídeos de forma abierta en las redes sociales. El comunicado apareció en su página web con la petición de no ayudar "al enemigo a obtener información sobre nuestro Ejército". En la capital está vigente la ley marcial y el toque de queda.