Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 00:07

Llokalla chupé, la sopa de locotos enteros

Llokalla chupé, la sopa de locotos enteros



El gusto qhochalo por esa salsa picante que resulta de la mezcla de locotos, tomates y hojas de quirquiñas, la Llajwa, llevó a inventar el llokalla chupé, una sopa de ajíes enteros.

Esa preparación es una especie del génesis de la Llajwa, cuando los pueblos de las tierras altas consumían una variedad de ají -el locoto- puro. Y es que la peculiaridad de esta chupé de Cochabamba son los locotos íntegros, unos que descollan sus colores llamativos por encima del caldo.

CARACTERÍSTICAS A simple vista, el platillo genera un sensación de picor en el paladar, pero, aunque resulte difícil de creer, quizá se necesite añadirle un poco de Llajwa para darle ese toque picante que le gusta al qhochalo.

Para cocinar el llokalla chupé, los locotos son despepitados y, de acuerdo a su color, remojados en hasta seis aguas que estén hirviendo. Este proceso permite que pierdan su sabor.

Luego, se los añade a un caldo concentrado de carnes de res y cordero, acompañados de un guiso de cebollas, ajos, arvejas y habas.

DATOS

Alternativa

Otras preparaciones de llokalla chupé son hechas con locotos sin despepitar, solo se los fríe en aceite y se los introduce a la sopa.

Historia

Los pueblos de las tierras bajas de América acostumbraban comer diferentes variedades de ajíes, especialmente los locotos, para mejorar su digestión.