Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:25

Cocapata reinventó cómo comer la trucha

Cocapata reinventó cómo comer la trucha





Cuando se vive en un poblado que está a 125 kilómetros de la ciudad de Cochabamba, tener un menú diferente cada día es casi utópico porque los ingredientes disponibles no son muy variados. Sin embargo, los comunarios de Cocapata reinventan constantemente la preparación de un alimento que en ese municipio abunda, la trucha.

Si bien los cocapateños no innovaron alguna receta, sí las guarniciones con las que se sirven sus buenas porciones de pescado: chorrellana, chuño, papas nativas, ocas y camotes.

Cada uno de esos acompañantes le da un sazón especial al pescado, un sabor que solo se lo encuentra en Cocapata.

PREPARACIÓN Una vez que concretan la pesca, procuran preservar la frescura de las truchas, por lo que las cocinan de inmediato y de manera peculiar, para reinventar el sabor de esa carne que abunda en la zona.

La “tomatada” de trucha, por ejemplo, es un guiso de cebollas y tomates, rehogados y cocidos en su propia salsa, con el que se recubre el pescado.

El jugo que derrama la combinación de esos ingredientes le da “otro saborcito” a la trucha.

Otras veces cuecen esa carne a la brasa, pero no como se hace convencionalmente en la ciudad. Usan las estructuras de llantas de bicicletas, a manera de parrilla, para el aroma de las brasas se impregne más en la trucha.

También hay variedades de pescados fritos en aceite caliente, hervidos o rebozados.

DETALLES La producción de trucha en Cocapata está a cargo de más de un centenar de familias de los sindicatos Kumara y Colquechaca.

Su secreto, más allá de la forma de preparar la carne, está en las guarniciones, que son tan frescas como las truchas. Antes de la piscicultura, los cocapateños se dedican, en su mayoría, a la producción de tubérculos, en campos libres de agroquímicos y regados por aguas de vertientes, por lo que sus alimentos -al ser cultivados y cosechados por la comunidad- son garantizados.

INDICACIONES Para probar la trucha de Cocapata, los turistas deben de recorrer 125 kilómetros al noreste del departamento.

El transporte público que llega hasta ese municipio de la Zona Andina tiene su parada en la calle Santa Cruz de Quillacollo.

El viaje tiene una duración aproximada de cuatro horas.

Datos



ProducciÓN

El Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, con el respaldo del Fondo Nacional de Desarrollo Alternativo (Fonadal), y el municipio de Cocapata de la provincia Ayopaya, implementaron hace dos años un proyecto para la producción y comercialización de truchas.