Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de agosto de 2020
  • Actualizado 14:06

Tuto Quiroga: “Dios decidirá si la pandemia nos permite votar ese día”

El candidato presidencial de Libre 21 dijo que el calendario electoral está sujeto a cómo evolucione el virus para septiembre, mes de los comicios.
El candidato a la presidencia por Libre 21 Jorge Tuto Quiroga. APG
El candidato a la presidencia por Libre 21 Jorge Tuto Quiroga. APG
Tuto Quiroga: “Dios decidirá si la pandemia nos permite votar ese día”

En medio de la controversia por la fecha fijada para las elecciones (6 de septiembre), el candidato presidencial de la alianza Libre21, Tuto Quiroga, propuso que el 15 de julio haya una reunión entre autoridades, partidos y otras entidades, con la finalidad de que se evalúe la viabilidad del proceso tomando en cuenta la situación de la pandemia.

“Propongo que el 15 de julio se tenga una reunión con el TSE (Tribunal Supremo Electoral), las cúpulas del Legislativo y Ejecutivo, la Iglesia, las alianzas inscritas, amigos de la comunidad internacional y expertos sanitarios para evaluar y determinar entonces la viabilidad del cronograma electoral, con las apropiadas medidas de bioseguridad que otorguen plenas garantías para la salud de ciudadanos jurados y autoridades electorales durante todo el proceso”.

Planteó el 15 de julio, porque el calendario electoral se tendría que reactivar el 20 del mismo mes. Recordó que el Movimiento Al Socialismo (MAS) había "impuesto" el 2 de agosto como fecha para los comicios, pero después hubo un acuerdo (en el cual participó) para hacer las elecciones el 6 de septiembre, sin embargo, Quiroga señaló: “Dios decidirá si la pandemia nos permite votar ese día”.

Dijo que los exministros y la actual titular de Salud fueron cambiando la proyección del “pico” de los contagios, pero justificó aquello y expresó que nadie puede estar seguro debido a las carencias en el sistema de salud.

Explicó que la Presidenta puede promulgar la ley, observarla o activar recursos ante el Tribunal Constitucional, pero indicó que ya “una firma presidencial no es autógrafo”.