Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 06:56

Tumultos impacientes y largas filas para votar en zonas rurales de Bolivia

El país vive los comicios, el segundo en un año. El Tribunal Supremo Electoral no reportó irregularidades.
Bolivianos hacen fila para votar hoy, en la Unidad educativa Eduardo Abaroa, en la población de Parotani a 50 km de Cochabamba. EFE
Bolivianos hacen fila para votar hoy, en la Unidad educativa Eduardo Abaroa, en la población de Parotani a 50 km de Cochabamba. EFE
Tumultos impacientes y largas filas para votar en zonas rurales de Bolivia

Tumultos impacientes y largas filas de votantes sin respetar todas las medidas de seguridad para prevenir el COVID-19 se dieron este domingo en colegios electorales de zonas rurales de Bolivia para votar en las elecciones nacionales.

Así ocurrió en Parotani, un pequeño municipio a las afueras de Cochabamba, donde los electores se agolparon y formaron una aglomeración sobre la puerta principal del recinto electoral.

La afluencia de votantes fue tan alta que también se produjeron embotellamientos de personas en los pasillos del colegio electoral, muchas de ellas en busca de la mesa donde les tocaba sufragar.

"La impaciencia de las personas por querer emitir su voto es la mayor dificultad con la que nos hemos tropezado", reconoció a Efe el notario electoral de Parotani, Osmar Rúa.

El funcionario reconoció que los votantes no respetaron la medida que obligaba a sufragar en la mañana o en la tarde según la terminación de su documento de identidad.

"Muchos, ya por estar desinformados o mal informados, han venido todos en conjunto a emitir su voto como en ocasiones anteriores", apunto Rúa.

No todos los votantes de Parotani portaban el barbijo, como se le conoce en Bolivia a la mascarrilla, pese a que el elemento era obligatorio para poder ingresar al recinto electoral.

Tampoco hubo forma de controlarlos, pues el notario lamentó que solo hubiese un agente de Policía para supervisar el cumplimiento de las normas en un centro de votación donde deben sufragar unas 3.500 personas.

Aunque el voto es obligatorio en Bolivia, la afluencia de votantes a los recintos electorales ha sido muy alta desde primera hora de la jornada en todo el país.

Las filas que se han formado en las puertas de los colegios avanzan con lentitud ante el protocolo que debe seguirse para prevenir la covid-19, lo que incluye que el elector sea rociado con líquido desinfectante en la puerta y reciba alcohol en gel en las manos antes de pasar a su mesa correspondiente.

Estas elecciones en Bolivia son la reedición de las anuladas el pasado año por las denuncias de fraude electoral en favor del expresidente Evo Morales, que había sido elegido para un cuarto mandato consecutivo y que siempre ha defendido que ganó lícitamente.

Estos son los primeros comicios en 18 años en Bolivia que no tienen a Morales como candidato a la Presidencia, pues actualmente se encuentra en Argentina, donde reside desde que salió del país en la crisis del año pasado mientras denunciaba un golpe de Estado en su contra.