Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 06:25

EXPERTOS SE REFIEREN AL TEMA

Reactivar la economía, 1 de 4 retos del siguiente gobierno

Otros desafíos son la ejecución de las elecciones subnacionales y la priorización de la salud y la justicia. Antes de todo, deberán enfocarse en la garantización de la gobernabilidad.
Reactivar la economía, 1 de 4 retos del siguiente gobierno

El gobierno electo este domingo deberá asumir al menos cuatro retos una vez que tome el mando de Bolivia.

En criterio del analista político Marcelo Silva y del investigador del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IESE), Fernando Salazar, los cuatro asuntos que deberá resolver el mandatario entrante son salud, economía, justicia y garantizar las elecciones subnacionales.

Si bien hay cuatro desafíos primordiales para las nuevas autoridades, Marcelo Silva partió indicando que las elecciones no resuelven los conflictos, pero son el camino hacia las soluciones.

Antes de asumir las tareas mencionadas, para Silva es importante que el presidente electo restablezca la gobernabilidad del país.

Para esto, es necesario abarcar tres dimensiones. Una de ellas es llegar acuerdos políticos para tener una mayoría en la Asamblea Legislativa Plurinacional. “A eso se le llama la gobernabilidad institucional formal”. 

Otra es la dimensión social. En criterio de Silva, es necesario que el próximo gobierno pacte con estructuras sociales para que el país se pacifique. Es decir, que realice alianzas con grupos corporativos, movimientos sociales y plataformas ciudadanas.

Un tercer reto que debe tomar en cuenta el Presidente electo es la gobernabilidad territorial. Lo que significa que debe entablar “buenas relaciones” entre oriente y occidente.

La gobernabilidad es para Silva “una llave” que permitirá cumplir con una agenda de temas concretos, los cuatro retos mencionados.

RETOS Una tarea urgente para el Presidente electo será la economía. “El reto central es reactivarla”.

En esta área se debe incentivar el empleo. Por otro lado, Silva sugirió “meter capital fresco” y ayudar a sectores emprendedores.

En este mismo ámbito, el investigador del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IESE) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Fernando Salazar, dijo que las autoridades entrantes tienen que garantizar la estabilidad laboral.

Aún en lo económico, Silva dijo que el reto de las autoridades venideras será mantener los indicadores macroeconómicos. “Eso significa evitar el déficit fiscal e inflación”.

Salazar señaló que, además es importante que apliquen una nueva propuesta de desarrollo regional y nacional. “La crisis durará un tiempo y depende de un conjunto de políticas estatales para que Bolivia salga a flote”.

MÁS DESAFÍOS Un segundo desafío será transformar el aparato de justicia porque, en criterio de Salazar, esto es básico para mantener la vida democrática

Una tercera tarea será garantizar las elecciones subnacionales. Es decir, la renovación de autoridades municipales y departamentales de Bolivia.

Para Salazar, el cuarto reto para el nuevo gobernante de Bolivia tiene que ver con la salud. Sugirió potenciar el sector con equipamiento y dotación de ítems. Esto será posible no solo con inversión pública, sino con préstamos internacionales.

A nivel local, Salazar dijo que hay otros retos que aún no cumplieron las autoridades salientes, como la dotación de agua y la resolución del conflicto de la basura.

FUNDACIONALISMO ¿El próximo Gobierno debe dar continuidad a los proyectos pendientes o aplicar su propia agenda? Las posiciones son divididas en este punto

Para Silva, la idea de que las próximas autoridades sean fundacionales no es lo correcto. “Hay cosas que se han dejado pendientes y se tienen que concluir”.

Para este experto, se deben priorizar las agendas departamentales y lo que se dejó pendiente en el gobierno de Áñez y Morales.

En contraposición Salazar dijo no hay “proyectos grandes en el país” que se deban retomar. Las obras dispersas que quedaron eran de “cálculo electoral”.

Por ejemplo, en su criterio, el Tren Metropolitano de Cochabamba no era tan urgente como el agua. Ese tipo de proyectos tienen que ser valorados y “si son o no útiles”.

Por último, Silva instó a las próximas autoridades a entender que “este gobierno será de transición en tiempos históricos”.