Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 21:42

Tras otra denuncia por corrupción, Murillo alista proceso

Ramiro Rivas, destituido el viernes por el Ministerio de Economía, arremetió contra la cartera de Gobierno por presuntas irregularidades.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en la conferencia de ayer. ABI
El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en la conferencia de ayer. ABI
Tras otra denuncia por corrupción, Murillo alista proceso

Ramiro Rivas, exdirector de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), arremetió con todo contra el Ministerio de Gobierno. Denunció que al interior de esa cartera se han producido irregularidades varias, entre ellas, las que supuestamente se habrían efectuado en el contrato de alimentación para tropas con la empresa Gate Gourmet. La respuesta llegó de manera inmediata por parte de Arturo Murillo, jefe de ese despacho. La autoridad anticipó que levantará un proceso en contra del exfuncionario por “difamaciones”.

En una entrevista con Gigavisión, Rivas mencionó dicha contratación y habló de un pago de 26 millones de bolivianos a una compañía con representantes que anteriormente tuvieron “inconvenientes con la Justicia”. “Con solo buscar Gate Gourmet en Google, nos vamos a enterar de que esa entidad incumplió y que el representante tuvo problemas con la ley; y que ese contrato quedó todo pagado, pero hasta por ahí. El otro problema son las compras de armamento y equipo policial. Es exactamente la misma figura de un hecho que investigué hace 18 años con los mismos actores”, describió Rivas.

Murillo adelantó que mañana iniciará el proceso. “Va a tener que probar ante la Justicia todo lo que me está diciendo”, enfatizó.

Rivas aseveró que en el Ministerio de Gobierno se han suscitado muchas “coimas”. Antes, había revelado que Murillo ejerció “presión” en repetidas ocasiones para que la UIF investigara al candidato presidenciable del Movimiento Al Socialismo (MAS), a periodistas y a ministros, entre otros.

También acusó que dicha autoridad se relacionó con su desvinculación, decisión que tomó el ministro de Economía, Branko Marinkovic. Brindó el relato en una entrevista concedida a El Deber. “Él tiene que ver mucho con mi destitución. En diferentes oportunidades le fui advirtiendo que estaba cometiendo errores en contratos, compra de armamentos y demás, pero no hizo caso. Nunca lo tomó en serio. Él sabía que lo íbamos a investigar al final”.

Los hechos se desatan a pocas horas de que se lleven a cabo las elecciones generales.