Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:06

La democracia y los cambios

La democracia y los cambios
El pasado domingo la población beniana y tarijeña asistió a varios colegios y centros de votación para elegir a su gobernador, en un proceso inédito de segunda vuelta que se realizó por primera vez en Bolivia.

Hasta los años 90 y principios del 2000 los entonces prefectos eran elegidos por el presidente.

Posteriormente, ya en el gobierno de Carlos Mesa se define su elección por voto popular, al igual que el primer mandatario, permitiendo así el avance de las autonomías. Hoy en día, en el gobierno de Evo Morales, se determinó avanzar un paso más en esta elección. Se implantó la segunda vuelta entre los dos candidatos más votados, siempre y cuando ningún candidato haya logrado el 50 por ciento más uno o el primero no logre 10 puntos de diferencia con relación al segundo.

Esta segunda vuelta se replicó con éxito y en total libertad el 3 de mayo en Tarija y Beni. Fuera de los candidatos y de quién perdió o salió victorioso, la verdadera ganadora fue la democracia, el pueblo que volvió a las urnas consciente de las reglas del juego y brindó su voto en uno u otro candidato, reflejando así su deseo de elegir a una autoridad por mayoría absoluta. Eso es lo que importa.

Pero la democracia no sería correctamente ejercida si no existe una institución que vaya destinada a preservarla. Es ahí donde ingresa el Órgano Electoral, que junto a la imparcialidad, debe garantizar un proceso electoral transparente, libre de injerencia y con probidad. Para ello sus integrantes deben demostrar una actitud fuera y dentro de sus funciones, evitando todo tipo de empantanamiento político. Juzgue la población si esto ha sido considerado y respetado en esta segunda vuelta y en todo el proceso eleccionario. Es oportuno el momento para demandar de este Órgano del Estado mejorar sus mecanismos de recuento de votos, porque no se puede esperar días para conocer resultados electorales cuando en otros países es en el día que se conocen éstos.

Tendrá que pasar ahora cinco años para que la población vuelva a asistir a las urnas.