Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:06

El proceso de cambio

El proceso de cambio
Son variados los avances que se han logrado a favor del pueblo afroboliviano desde la llegada del presidente Evo Morales al poder en 2006. El más evidente y de mayor relevancia para los pueblos de tierras altas y bajas, junto con los de los valles, ha sido la inserción de los indígenas como sujetos de derecho, con necesidades y obligaciones como cualquier persona.

Con la Asamblea Constituyente entre 2006 y 2008 se ha permitido no solo defender la cultura de la vida y el Vivir Bien de los diferentes pueblos y naciones indígena originaria campesinos, sino que se ha reconocido su aporte al desarrollo cultural, político, económico y en otros ámbitos. El pueblo afroboliviano también ha sido parte del proceso de elaboración de la nueva Constitución y formó parte de sus preceptos.

 La revalorización de la hoja de coca fue otro avance del proceso de cambio que sintieron las personas de tez negra en el país. Muchos afros residentes en los Yungas de La Paz se dedican al cultivo de la hoja sagrada como forma de generar dinero para su subsistencia. Hasta antes del gobierno de Morales, olas militares represoras transgredían a cuanto cocalero podían, al ser la coca vista como un estupefaciente ante los ojos extranjeros.

 Diversificar la economía en los Yungas o apostar por desarrollo alternativo a los cultivos de coca ha sido también parte de la incidencia del proceso de cambio. Apostar por otros cultivos o la actividad ganadera, piscícola y otros han permitido dar otras condiciones de vida no solo a los descendientes de africanos, sino a la población yungueña. El acceso a los servicios básicos y otras políticas de desarrollo integral están generando cambios sustanciales en la vida de los campesinos e indígenas.

 El último Censo arrojó que en Bolivia existen 23.330 afrobolivianos. Es necesario, a partir de ese dato, construir una agenda de desarrollo para el pueblo afroboliviano que tome en cuenta las nuevas necesidades, demandas y fortalezas.