Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:06

Bolivia, un país solidario

Bolivia, un país solidario
La solidaridad es la particularidad más sobresaliente, a mi criterio, de la boliviana y del boliviano. Habrá seguramente otras virtudes, entre ellas el trabajo o la hospitalidad, pero, conforme uno visita diferentes ciudades y pueblos, se da cuenta que en la gente existe un sentimiento de ayuda y apoyo a sus semejantes, incluso con los animales y con la Madre Tierra.

Existen excepciones como en todo lado, pero el sentimiento de solidaridad pervive en cada uno de nosotros. En el campo aún existe el sentido comunitario de hacer las cosas. Hombres y mujeres, en torno a una asamblea, definen su desarrollo a partir de obras mancomunadas.

En la ciudad, en medio de la gente que pasea, corre o camina por calles y avenidas, todavía se ven acciones de apoyo hacia el prójimo, desde ceder el asiento a las personas mayores o mujeres en el bus, hasta ayudar a quienes han perdido su casa por algún fenómeno natural.

Son estas muestras de solidaridad que se ven día a día, pero no son valoradas o aplaudidas como se debe. Así pasó, por ejemplo, con la muestra de solidaridad del Gobierno boliviano con Chile, pues en el norte de ese país existen cientos de damnificados por causa de las lluvias que están despojando de sus bienes a familias enteras.

Bolivia no es un país rico ni mucho menos desarrollado como otros de occidente, pero comparte y ayuda al vecino con lo que tiene. Para esta situación se dispuso de más de 10 toneladas de agua para ser repartidas a las familias damnificadas chilenas, pero el Gobierno del vecino país, en una primera instancia, rechazó esta colaboración que se hizo en torno al auxilio humanitario que cualquier país haría a otro.

* Fue diputado del MAS-IPSP y es director del Centro Afroboliviano para el Desarrollo Integral y Comunitario.