Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 24 de septiembre de 2022
  • Actualizado 18:36

Trata y tráfico, personas que se pierden en el anonimato

Trata y tráfico, personas que se pierden en el anonimato

"No solo se 'pierden' ellos mismos, sino que se llevan una parte de la felicidad y vida de sus familias, madres, hermanos, padres, hijos y abuelos, cuyas vidas no vuelven a ser iguales al perder a un ser querido en el extravío o secuestro", es la interpretación de la psicóloga Marcia Garamendi acerca de la huella que dejan los cientos de casos de trata y tráfico que se registran en el país cada año.

Uno de los casos más estremecedores a nivel nacional, aunque no se sepa con certeza si se trata de una víctima de trata y tráfico de personas, es el de la joven Zarleth, quien desapareció sin dejar rastro hace más de 10 años de La Paz. Hoy, su madre asegura haber dado con su paradero y que estaría en manos del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en Colombia. Un caso que espera ser resuelto.

La Directora de la Fiscalía Especializada en Delitos en Razón de Género y Juvenil, Daniela Cáceres, informó que en conmemoración al “Día Mundial Contra la Trata de Personas”, que se recuerda cada 30 de julio, el Ministerio Público desarrolla ferias informativas en las nueve capitales de departamentos que tienen el objetivos de dar a conocer las modalidades de estos hechos delictivos y las formas de prevención. 

“Estamos trabajando a nivel nacional en una cruzada de sensibilización e información de lucha contra la lucha de trata de personas, por ello todas Fiscalía Departamentales se unieron con ferias informativas y marchas en contra de este flagelo”, sostuvo Cáceres. 

Explicó que se tratan de ferias nacionales a la cabeza de los Fiscales Departamentales acompañados de otras instituciones como la Policía Boliviana, Defensorías, Servicios Legales Integrales Municipales (SLIMS), que se unieron a la lucha e iniciativa del Ministerio Público, con el objetivo de informar y realizar una concientización a toda la población de cómo se puede aportar para prevenir los casos.

“El delito más denunciado es el de trata de personas que se está investigando, así también de personas desaparecidas, tenemos incidencia en los delitos de Corrupción de Niña, Niño o Adolescente, Pornografía Infantil, casos que son conexos a la trata y existe una mayor denuncia”, indicó la Directora. 

Agregó, que es evidente que las formas de captación cambiaron, van evolucionando y seguirán ese proceso con el uso de las redes sociales y los juegos en línea como uno de los potenciales modos de captar a las personas y niños para que sean llevados a otros lugares y sean explotados laboralmente y sexualmente, que sean extorsionados con imágenes pornográficas. 

En ese marco, manifestó que es importante que la sociedad, en su conjunto, se una  entorno a la lucha para que todos trabajen en contra la trata de personas. Los padres de familia son un factor muy importante, ya que deben tener mayor vigilancia en menores que tienen acceso a artefactos electrónicos de sus hijos para ver si no están siendo mal utilizados y para que la prevención venga desde los hogares.

DATOS Dentro de los delitos relacionados con la Trata, Tráfico y Delitos Conexos relacionados a la ley 263, del 01 de enero al 28 de julio de la presente gestión a nivel nacional se registraron un total de 1.089 casos, la principal incidencia en el departamento de La Paz con 434 casos, seguido de Santa Cruz con 239, Cochabamba 160, Tarija 56, Potosí 52, Oruro 52, Chuquisaca 38, Beni 34 y Pando 24.  

El mayor índice de delitos es la trata de personas con 420 casos, le sigue la Corrupción a Niña, Niño o Adolescente con 238, Sustracción de Menor Incapaz 186, Pornografía 108, entre otros.  

De acuerdo a los datos, en la presente gestión existe un incremento de casos a nivel nacional, es decir 250 casos más, debido a que en mismo periodo del 2021 se tenía 839 casos y en este 2022 al 28 de julio se reportan 1.089 casos.

EL TRÓPICO En el ámbito local, el delito de trata y tráfico de personas incrementa en Cochabamba y la mayoría de casos ocurre en el Trópico, o en todo caso se dirige a las víctimas a ese escenario.

En una anterior entrevista, la directora del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), Mariela Arze, confirmó ayer que los cinco municipios que integran el Trópico son “zona roja” para la comisión de este delito.

Confirmó que, de manera particular, el barrio Juventud, que está en Ivirgarzama, es un centro de prostitución de menores de edad.

Gran parte de las víctimas caen en redes de explotación sexual o laboral, de acuerdo con información del Sedeges.

Arze dijo que le llama la atención que el 70% de las víctimas sean mujeres y menores de edad. “Eso nos preocupa bastante”.

Añadió que “el Trópico, en general, es una zona roja. (…) Estamos hablando de Villa Tunari, Entre Ríos y Puerto Villarroel”.

Agregó que las mujeres que son sometidas a explotación sexual son captadas en el altiplano de Cochabamba y de Bolivia.

Los que están detrás de este delito usan las redes sociales y los juegos en línea para llegar a estas menores de edad.

Arze dijo que “el mejor aliado” de la trata y tráfico fue la pandemia, debido a que los padres entregaron a sus hijos distintos dispositivos móviles, sin ejercer control.