Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de septiembre de 2021
  • Actualizado 04:30

LA PAREJA PLANEABA CASARSE EL 11 DE MAYO; EL MISMO DÍA QUE LA NOVIA CUMPLIRÍA 25 AÑOS

Sarah y Dagner: un amor mediático que no pudo huir de la pantalla

Sarah y Dagner, la pareja que fue parte del programa Calle 7 y que perdió la vida tras caer de un edificio, en Santa Cruz.    INSTAGRAM-FACEBOOK
Sarah y Dagner, la pareja que fue parte del programa Calle 7 y que perdió la vida tras caer de un edificio, en Santa Cruz. INSTAGRAM-FACEBOOK
Sarah y Dagner: un amor mediático que no pudo huir de la pantalla

El trágico final de una joven pareja que perdió la vida a 14 días de su boda. Sarah Arauco Mendoza y Dagner Joaquín Rojas Talamas, modelos, instructores de gimnasio y excompetidores del programa televisivo Calle 7, tenían una relación de poco más de un año y cuatro meses, y habían decidido unir sus vidas en matrimonio el 11 de mayo, pero cayeron al vacío desde la ventana del departamento 124, piso 12, de un condominio cruceño el pasado 27 de abril.

Ella estaba a poco de concluir el plan de estudios de la carrera de Derecho y soñaba con ser jueza para frenar las injusticias y él, que ya era técnico automotriz, iba por su segunda profesión: Nutrición y Dietética.

Su noviazgo habría comenzado en febrero de 2020. Uno de los presentadores del programa, donde ellos participaban, consultó a Dagner sobre su relación con Sarah porque los notaron distanciados. “Un amor que nació muy rápido, pero que al parecer también está acabándose muy rápido. ¿Qué pasó Dagner?”.

El joven respondió que tuvieron “problemas de carnaval”, pero que él se sentía tranquilo porque estuvo en su casa. Señaló que tenía la intención de “concentrarse en la competencia” y que “dejaría de lado el amor” porque se encontraba decepcionado y consideraba que no había forma de solucionar sus diferencias.

Sarah, sobre el tema, dijo que le causaba “chiste” que su novio se enojara porque fue a “saltar un día de carnaval”, según el video que subió el canal a YouTube, el 27 de febrero de 2020.

En el programa, algunas competidoras no se llevaban bien con Sarah porque decían que ella tenía un “carácter fuerte”.

A principios de abril, Calle 7 dejó de emitirse temporalmente por las restricciones de la pandemia y no se supo más de ese noviazgo hasta abril de este año, cuando dieron a conocer que ambos perdieron la vida. Ellos no subieron fotografías ni videos juntos en sus redes sociales. 

A Sarah le gustaba crear contenido para sus seguidores en Tik Tok, donde subió alrededor de 95 videos, pero sus amistades dieron a conocer que su novio era celoso y que no le gustaba que subiera grabaciones e incluso le revisaba sus cuentas. 

“No la dejaba salir, no la dejaba ni hacer videos de Tik Tok (…). Por eso, él (Dagner) no era de mi agrado, ella no tenía privacidad para nada”, declaró ante los medios de comunicación una de las amigas de Sarah, tras enterarse de su muerte.

La joven relató que la pareja tenía problemas y discutían mucho, pero nunca supo de agresiones físicas. Según el testimonio de sus amistades, su relación era inestable y solían terminar, y retomar su noviazgo constantemente. La amiga de Sarah dijo que ellos se habían reconciliado una semana antes de la tragedia tras encontrarse en un evento social, y después de unos días, él le pidió la mano.

Sarah, la octava de nueve hermanos, iba a cumplir 25 años el 11 de mayo, el día que uniría su vida con la de Dagner. Los jóvenes festejaron su compromiso en Roboré.

Dos familias lloran las muertes. Ninguna notó violencia en la relación de Sarah y Dagner, y se refieren a ellos como jóvenes alegres, luchadores y buenos. No entienden qué sucedió el martes 27 de abril, cuando ambos cayeron, por separado, desde el piso 12 de un condominio de Santa Cruz, y fallecieron al instante.

Todo parecía normal. El domingo, dos días antes de la tragedia, Sarah salió a tomar un café y pasear con su novio y su hermano Gabriel.

“Estuvimos paseando por la plaza 24 de Septiembre y todo estaba bien. El lunes, mi hermana estuvo en mi casa, pero no me dijo nada y no noté nada raro (…). Lo conocía a Dagner y también me duele que se haya ido de esa manera”, señaló Gabriel, en una entrevista con Red Uno.

Para Antonio Rojas, padre de Dagner, confirmar la noticia fue el momento más angustiante que vivió a lo largo de su vida. El hombre que radica en la población de Mairana, distante a unas cuatro horas de la ciudad de Santa Cruz, supo de la muerte de dos jóvenes por videos y publicaciones que circularon en redes sociales. Se le estrujó el corazón cuando escuchó que las víctimas cayeron del piso 12 del condominio donde vivía su hijo.

Agarró su celular y marcó el número de su hijo, pero él nunca respondió las llamadas. Desesperado, llamó a una de sus hijas que vive en la ciudad, quien tuvo que salir de su fuente laboral para verificar lo que su padre estaba sospechando y, luego, darle a conocer que si se trataba de Dagner y Sarah.

El padre del joven contó, en entrevista con Unitel, que su hijo era tranquilo, sano, de muchos amigos, pero sin vicios de alcohol u otros. “Mi hijo se fue, ya nadie me lo va a devolver. Él se fue a la ciudad después de salir bachiller y estaba dedicado a sus estudios, y cursaba su segunda carrera. Era muy tranquilo y es muy querido aquí, en Mairana”.

Señaló que su familia conoció a Sarah durante un viaje que ella realizó con Dagner a Mairana. “Conocíamos de su relación, pero no a profundidad. Ella vino y conversamos durante una jornada”.

Antonio dijo que conversó con Dagner tres días antes de la tragedia porque su hijo tenía previsto dejar el departamento 124 de ese condominio, pero al no encontrar otro se amplió su estadía por un mes más y, luego iba a trasladarse a otro sitio. Sus padres lo apoyaban económicamente en sus estudios, estadía y alimentación, mientras él se costeaba sus gastos personales.

Lamentó la muerte de su hijo y de Sarah y pidió a la población no enjuiciarlos puesto que ellos ya no pueden defenderse; su familia se vio afectada por los comentarios en contra de Dagner. Solicitó a la Fiscalía que esclarezca el caso para evitar que la gente siga construyendo hipótesis sobre los hechos.

Los jóvenes perdieron la vida a consecuencia de la precipitación. Sin embargo, identificaron signos de violencia en los cuerpos de ambos que fueron provocados antes de que cayeran del piso 12; ella tenía un golpe a nivel del párpado inferior y del tórax derecho, mientras él tenía rascaduras en el pecho y espalda, de acuerdo con la autopsia del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF).

El 28 de abril, Sarah fue despedida en un cementerio ubicado al norte de la capital cruceña. El cuerpo de Dagner fue trasladado hasta Mairana, donde le dieron cristiana sepultura en el campo santo de esa localidad, un día después del entierro de su novia.