Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 24 de septiembre de 2022
  • Actualizado 17:50

Repatriadas, víctimas de la violencia lejos de su tierra

Según datos de la prensa argentina, en los últimos 10 años hubo un promedio de un feminicidio cada 30 horas en el vecino país.

Fotografía ilustrativa de un hecho de violencia. PIXABAY
Fotografía ilustrativa de un hecho de violencia. PIXABAY
Repatriadas, víctimas de la violencia lejos de su tierra

"Él la alejó de su familia", "él insistió para que fueran a trabajar en el exterior", suelen ser algunas de las frases que familiares de víctimas de feminicidio vierten en medio de su lamento y dolor, que se hace más duro al tener que atravesar por trámites muy largos y caros para repatriar el cuerpo de sus hijas, hermanas y primas que fueron victimarias de formas crueles en el extranjero.

PATRICIA

Uno de los casos más recientes de víctimas de feminicidio en el exterior es el de Patricia. Una joven madre que perdió la vida a manos de su expareja bajo una de las formas más crueles, apuñalada en múltiples ocasiones, en Argentina.

Patricia Rendón Rodríguez, una comerciante boliviana de 31 años, fue asesinada por su expareja Luis Fernando Cronenbold en la ciudad de Catriel, dentro del municipio de Río Negro, en Argentina, reportaron las autoridades policiales.

Rendón llevaba dos días desaparecida y fue hallada sin vida en un terreno baldío en Catriel, luego de que Cronenbold, también boliviano, confesara el feminicidio y diera detalles del lugar donde la enterró, según el diario argentino Río Negro, citado por Página Siete.

“El hallazgo se produjo durante la madrugada de este jueves, cuando integrantes del Ministerio Público Fiscal y de la Policía de Río Negro se trasladaron hasta una zona rural de Catriel de difícil acceso y a unos 60 kilómetros del casco urbano, cerca de la vera de la ruta 57”, señala el medio argentino. La Fiscalía todavía investiga las causas del asesinato, aunque teniendo siempre presente que nada puede ser justificativo suficiente para este tipo de crímenes.

La comerciante era buscada durante los últimos días del mes de junio en esa región, ubicada en la Patagonia argentina. El autor del asesinato se presentó en la Comisaría Novena de esa región y confesó el feminicidio a la Policía.

Patricia tenía un comercio de venta de ropa en la ciudad. Era madre de una niña que estaba al cuidado de la niñera. Su familia reside en Bolivia. Los familiares de la mujer boliviana se trasladaban ayer hasta Río Negro.

Como ocurre también en algunos casos en Bolivia, el asesino de Patricia ya había sido denunciado ante la Policía por la víctima en 2020. Ese año, un juez prohibió a Cronenbold acercarse a 500 metros de la víctima.

Según datos de la prensa argentina, en los últimos 10 años hubo un promedio de un feminicidio cada 30 horas en el vecino país.

El cuerpo de Patricia fue repatriado recién el 7 de julio. Poco más de una semana después de haberse descubierto el horrendo crimen.

De acuerdo con información de medios argentinos, Patricia, de 31 años, fue reportada como desaparecida el 28 de junio y su cuerpo fue hallado, tras que el autor confesara el crimen, el 30 de junio.

Fernando C., boliviano, se encuentra detenido preventivamente por el feminicidio de su expareja, madre de su pequeña hija.

MARÍA

Una pareja de bolivianos que viajó hace un mes a Santiago de Chile en busca de mejores oportunidades terminó en una tragedia.

De acuerdo al informe de la Policía de Investigaciones de ese país (PDI), María Leydi Barriga, de 26 años, tenía varias puñaladas en el cuerpo por lo que se estableció que fue víctima de feminicidio.

Según familiares de la víctima, al principio el caso fue manejado como muerte a causa de un incendio, sin embargo de acuerdo al reporte, el sujeto roció de combustible y provocó el incendio tras cometer el crimen para luego autolesionarse con un cuchillo en el tórax. 

Los familiares y vecinos del Plan 3000, donde residía María Leydi, instalaron desde este miércoles un velorio simbólico hasta que las autoridades bolivianas puedan ayudar a repatriar su cuerpo y darle una cristiana sepultura en Santa Cruz, la víctima deja 4 hijos en la orfandad.

Rosemary Barriga Soliz, mamá de la víctima, dijo que acudió hasta la Embajada para iniciar la repatriación del su cuerpo de su hija, pero esto demoraría aproximadamente un mes. Acción que luego se concretó.

El principal problema para las familias que pierden a sus seres queridos en el exterior suele ser el económico, debido a la gran dificultad que significa realizar los tramites a distancia. No solo se trata de repatriar cuerpos, sino también de que la Policía de otros países concluya las investigaciones correspondientes sobre los crímenes.