Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 23 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:19

Pactos con "el más allá", drones, armas y adultos mayores allanan el paso de contrabandistas

Un militar realiza un control en frontera./ VICEMINISTERIO DE LUCHA CONTRA EL CONTRABANDO
Un militar realiza un control en frontera./ VICEMINISTERIO DE LUCHA CONTRA EL CONTRABANDO
Pactos con "el más allá", drones, armas y adultos mayores allanan el paso de contrabandistas

Los mercaderes ilícitos están organizados, algunos recurren a la tecnología y otros “al más allá”. Los militares los sorprenden portando santos y biblias, como si fuesen una suerte de "pasaporte" a Bolivia. También usan espías, sobre todo ancianos y drones, para burlar la seguridad fronteriza; armas de grueso calibre y radiotransmisores son otros elementos comunes.

“Vas a tener cuidado, usan drones, tienen armamento, pistolas, incluso fusiles ya usan”. Le advirtieron sus camaradas al suboficial Andrés C. cuando se incorporó a la lucha contra el contrabando en fronteras. 

“Si no lo veo, no lo creo. Algunos camaradas son exagerados”, les respondió el militar. Y en Sevaruyo (Oruro), atestiguó todo. “Vi una luz roja, casi no hacía ruido”. Recuerda que pasó tres veces sobre él, le disparó, pero solo parpadeó, “las balas no le hicieron nada”. Era un dron de última tecnología, “no podía creerlo”. El militar considera que el equipo era parte de un plan para internar “una buena cantidad” de mercancías.

Desde la media noche hasta las cuatro de la madrugada empieza el despliegue de los recursos de estos grupos armados. Otra anécdota militar que demostró que los contrabandistas están un paso delante ocurrió en la Estación de Trenes de Oruro, donde identificaron un auto de contrabandistas que circulaba a toda velocidad. Los uniformados tendieron una “cola de lagarto” en la vía, que es una suerte de alfombra de clavos, la intención era pincharle las ruedas. “El vehículo pasó sobre eso y no le hizo nada”. Resulta que ahora ya modifican sus motorizados para que las llantas soporten esos obstáculos. “No lo pudimos detener ni con gases o disparos”.

Más pruebas de que estos grupos armados están organizados son sus movilidades. “Todas las que hemos comisado tienen equipos sofisticados de comunicación”. “Tienen su radiofrecuencia”, así como los militares.

Los contrabandistas incluso recurren a personas vulnerables para abrirse paso. “¿Qué podrías pensar si estás patrullando fronteras a las tres de la madrugada y, cerca de un río, está un viejito sentado y con su celular?”. Eso se preguntó el militar Andrés C., descubrió que los mercaderes les dan una parte de sus mercancías a cambio de que los comunarios les dejen esconderse en sus garajes. “(Los militares) estamos prohibidos de ingresar a las comunidades, entonces no podemos hacer nada”. Una vez intentaron entrar para agarrarlos, pero fueron apedreados por la gente.

El abanico de estrategias del contrabando es interminable. Inclusive recurren “al más allá”. "¿Qué será? En todos los autos de contrabandistas que deteníamos no faltaba una virgen y una Biblia". 

A esto se suma el uso de armas de grueso calibre con las que asesinan a los uniformados que se interponen en su camino.

Mercancía ilegal incautada y quemada./ VICEMINISTERIO DE LUCHA CONTRA EL CONTRABANDO
Mercancía ilegal incautada y quemada./ VICEMINISTERIO DE LUCHA CONTRA EL CONTRABANDO

CRIMEN ORGANIZADO

Son “clanes organizados”, así lo advirtió ya en 2021 la Aduana Nacional de Bolivia. Están “armados con explosivos” y “armas contundentes”, dispuestos a asesinar, si es necesario.

Según el docente investigador del Instituto de Estudios Sociales y Económicos (IESE) de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Fernando Salazar, en el contrabando “intervienen grupos criminales”.

En este ilícito, dice, hay personas individuales, clanes familiares, comunidades y organizaciones criminales estructuradas. “El contrabando, en esencia es delictivo, y puede ser –en ocasiones- una actividad pacífica con arreglos y acuerdos entre contrabandistas y funcionarios de Aduana. Pero también se tiene un contrabando violento, en el que intervienen grupos criminales armados que se enfrentan contra la institución estatal responsable de control”

SANCIONES

Las normas no ayudan. El vicepresidente de ICAM, Wildo Dolz, explica que para que una persona sea procesada por el delito de contrabando debe estar cometiendo una evasión impositiva de más de 200 mil UFV’s, es decir “su carga debe tener un valor de más de un millón y medio de bolivianos”, lo que no ocurre, “no se incauta a estos niveles”.

Mientras esta normativa no se modifique, esta actividad no solo seguirá desangrando personas, sino también la industria boliviana.

En criterio de Dolz, los contrabandistas mayoristas “trabajan a niveles altos”, “a niveles donde corre mucho dinero”. Dolz asegura que en ese entorno “se juega con la vida de las personas y eso nos preocupa”.