Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 03:24

Menores "criminales": falta la perfilación psicológica para evaluar si se corregirán

Menores "criminales": falta la perfilación psicológica para evaluar si se corregirán

Niños y adolescentes responsables por cargos de violación y asesinato son enviados a distintos centros de infractores. Pero, ¿realmente se rehabilitan? El feminicidio de Mayerly, en La Paz, abrió varias discusiones al respecto, después de conocer que Matusalén, el autor del macabro hecho, estuviera nuevamente en libertad a pesar de haber asesinado a un niño cuando este era menor de edad y de pasar seis años en una de estas instituciones.

EVALUACIÓN PSICOLÓGICA Según la psicóloga forense Marcia Garamendi hace falta elaborar y aplicar verdaderas políticas de funcionamiento y manejo para estos centros de infractores que, a criterio suyo, son mal llamados "reformatorios".

El punto más importante para incidir en el comportamiento de los niños y adolescentes que cometen estos crímenes es la aplicación de estrategias de intervención biopsicosocial.

"Únicamente detienen a las personas, en este caso a los adolescentes, que comenten delitos pero solo con el fin de privarlos de su libertad, que al final de cuentas es un castigo establecido por la ley. Pero, se supone que deberían generar estrategias y planes de intervención para reformarlos emocionalmente y socialmente", indica.

Garamendi señala que otra debilidad que presentan los centros de infractores es el sinfín de características psicológicas con las que tienen que lidiar al interior de los mismos con cada uno de los internos.

"Es lo que influye y afecta cuando viven muchas personas en un solo centro y con las mismas características. Es muy difícil que se lleguen a reformar, que se llegue a tratarlos porque la finalidad de esto es que se ‘curen’, pero es difícil si no hay esas estrategias", agrega.

Dichas estrategias tendrían que ser producto de una regulación y reforma, cuyas políticas nazcan desde el Estado, para que los funcionarios que trabajan en estos centros puedan realmente "hacer planes de intervención psicosocial para reformar a estas personas (a los menores)".

ENTORNO Dos aspectos muy importantes a tomar en cuenta, según Garamendi, son el entorno que influye en la formación de la personalidad de los menores infractores, así como el que rodeará a los mismos una vez que su condena haya sido cumplida y salgan libres para reinsertarse en la sociedad.

"También tienen que ver mucho las familias. Por ejemplo, si salen de los centros haciendo todo lo posible para reformarse, salen pero siguen viviendo en un ambiente de violencia, hostil, agresivo o siguen frecuentando amistades que siguen en ese mundo y ambiente, entonces es necesaria una estrategia y política grande que toque esos puntos y trabaje esos aspectos".

TRATAMIENTO Se trata de un trabajo arduo e incesante, ya que conlleva la realización de terapias ocupacionales, modificación de conducta y modificación cognitiva.

"No se trata simplemente de dar charlas o talleres, que muchas veces no inciden, sino de generar estrategias eficaces. Hay muchos métodos como la terapia ocupacional e incluso muchos hasta utilizan la religión, pero es muy importante tomar en cuenta que tampoco es una labor de la noche a la mañana", concluye Garamendi.

ÁMBITO LEGAL La directora de la Red Ciudadana Contra el Infanticidio y el Abuso Sexual Infantil y abogada penalista, Jessica Echevarría, apoya la realización de estudios de personalidad desde la psicología forense a todos los agresores que guardan detención preventiva por delitos como agresión sexual, feminicidio e infanticidio en el país, como un aspecto determinante en el avance de los procesos y considerar (o no) su pena y posible reinserción social.

"Una de las situaciones que falta en nuestro país es poder hacer el estudio y la investigación desde la criminología y la psiquiatría forense ante infanticidas, feminicida y violadores que guardan detención preventiva. Algunos de ellos pueden presentar un trastorno psiquiátrico o una personalidad de psicopatía perversa, como hemos podido ver en el caso de Matusalén que ha asesinado a dos niños y que, aparte, ha cometido el feminicidio de Mayerli y los ha desmembrado", señala.

Para Echevarría, la psiquiatría forense, criminología y perfilación criminal son tres puntos importantes para que la aplicación de la normativa no se realice de forma "automática", sin evaluar ciertos aspectos particulares de cada caso.

"Somos muy automáticos en el tema de que, si una persona comete un crimen recibe la detención preventiva y la sentencia, pero no estudiamos qué lo llevo a cometer el crimen, si realmente esa persona puede significar un peligro o no, porque no es el único caso en el que nosotros hemos visto que una persona vuelva a ser reincidente".

Recomienda que autores de infanticidio, violaciones y feminicidios sean evaluados psicológicamente a su ingreso a los centros de infractores, con el objetivo de ser perfilados, como una medida de seguridad que permita conocer más a cabalidad a estas personas.

"Si un perfilador hubiera analizado a Matusalén, se hubiera dado cuenta que él presenta personalidad psicopática perversa y que es un peligro, y que no tendría que haber tenido el cese de la detención preventiva, y como sabemos no es el único caso que hay", lamenta.

CORRECCIONALES La efectividad de los centros de infractores se ha puesto en duda en los últimos años, ante la carencia del tratamiento adecuado a los niños y adolescentes que deberían ser tratados al interior de los mismos.

"Se podrían corregir si el sistema se ocupara de hacer un seguimiento psicológico, con apoyo emocional y psiquiátrico, pero eso no se hace. Muchas veces el ingreso a este tipo de centros hace, por ejemplo, de que los menores vuelvan a tener una mayor disociación de a personalidad y una conducta mas peligrosa, porque se rodean de otros adolescentes que también significan un peligro", indica.

En ese sentido, Echevarría recomienda que el registro de feminicida, infanticidas y violadores debe ser aprobado como un paso muy importante al momento de la detención preventiva de los autores de estos hechos, incluso siendo niños o adolescentes, debiendo tener mayor atención enhestaos últimos.

Se deben hacer reformas a la ley 549 y 1173, la última "ha permitido la salida de muchos asesinos y violadores, y ha sido un terrible error que ha cometido el legislativo".

"También se debe estudiar de la acumulación penal. Hay muchas personas que no tendrían que estar libres nunca, porque son extremadamente peligrosas".