Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 07:00

"Mi hija entró (a la policía) viva y salió muerta"

María Fernanda P., la joven que murió en una celda policial de Chasquipampa, en La Paz. CORTESÍA
María Fernanda Paucara, la joven que murió en una celda policial de Chasquipampa, en La Paz. CORTESÍA
"Mi hija entró (a la policía) viva y salió muerta"

“Mi hija entró viva y salió muerta”, señaló entre lágrimas la madre de María Fernanda Paucara, la joven que murió el 6 de octubre en celdas de la Estación Policial Integral (EPI) de Chasquipampa, La Paz. Su familia dice que ella estaba a solo dos cuadras de su casa cuando fue arrestada y pese a que les dijo a los efectivos que su hogar estaba cerca se la llevaron, junto a otras tres personas, presuntamente por consumo de bebidas alcohólicas en vía pública.

María Fernanda trabajaba como mesera. Amaba a sus hijos, de tres y cinco años, y se esforzaba por sacarlos adelante. Sus niños no entienden por qué su mamá no está a su lado y creen que se encuentra de viaje. La hermana de la víctima lamentó que sus sobrinos se hayan quedado sin madre y cuestionó el accionar de los policías. “¿Qué diciendo se la llevaron a Chasquipampa? ¿Qué ha hecho? ¿Ha robado o ha matado?, ella estaba muy cerca de mi casa. La han matado y no vamos a descansar hasta encontrar justicia”.

“Los policías se llevaron a mi hija sana y con vida, y me la entregaron muerta. Podían traérmela a mi casa si estaba tan cerca, pero decidieron llevarla a celdas de Chasquipampa y de ahí salió sin vida. Estoy muy dolido”, dijo el papá de María Fernanda, quien se encuentra afectado por la muerte de la joven.

La familia duda de la versión de la Policía, quienes aseguran que la joven madre se quitó la vida usando un cordón de su blusa o canguro. La autopsia refiere que María Fernanda murió por asfixia mecánica y ahorcamiento, pero no se estableció el objeto con el que supuestamente se suicidó.

Los dolientes aseguran que el cuerpo de la joven tenía otros signos de violencia física como rasguños en el cuello y entrepierna y un presunto sangrado vaginal, y que esas lesiones y hematomas no se mencionan en el certificado.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, manifestó que la autopsia demuestra que la joven no fue víctima de violencia o violación como presumen sus familiares, pero abrió la posibilidad de que se realice otra valoración si así la familia lo requiere para despejar todas sus dudas sobre la muerte de María Fernanda.

Los dolientes buscan respuestas a al menos siete “incongruencias” que identificaron desde el deceso de la joven madre. La Defensoría del Pueblo está haciendo seguimiento del caso y cuatro legisladoras de Comunidad Ciudadana (CC) presentaron el jueves una petición de informe escrito al ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, para que esclarezca las circunstancias en las que fue detenida María Fernanda, quien murió en celdas de Chasquipampa. 

“Estamos presentando la petición de informe escrito para que el Ministro de Gobierno como máxima autoridad nos responda y nos indique en qué circunstancia se ha procedido a la detención de María Fernanda. ¿Se encontraba sola?, ¿Se contaba con un informe?, ¿Ha sido detenida en una sola celda? Porque el hecho de indicar que se suicidó con una cuerda es algo incongruente, más aún cuando se ha realizado la verificación y no hay certeza de ello, las circunstancias no demuestran eso”, dijo la diputada Gabriela Ferrel, acompañada de las legisladoras Andrea Barrientos, Pamela Alurralde, Samantha Nogales y el padre de la víctima.

SEIS POLICÍAS INVESTIGADOS

“Mi persona toma conocimiento del suicidio de una mujer en una de las celdas policiales e instruye que se realice una investigación penal y una investigación disciplinaria en contra de los seis efectivos policiales que estarían custodiando a la joven; tanto las personas que lograron su arresto como las que estaban custodiándola”, manifestó el Ministro de Gobierno.

Del Castillo refirió que existe “responsabilidad del Estado” en la muerte de María Fernanda y que la Justicia demostrará de qué manera se pudo evitar el deceso de la joven madre en celdas de la EPI de Chasquipampa. Aclaró que los efectivos en cumplimiento de los protocolos la despojaron de los cordones de sus zapatos, pero ella tenía un cordón en su pantalón que no había sido retirado por los uniformados.

Acotó que los efectivos ya prestaron su declaración informativa ante el Ministerio Público por incumplimiento de deberes y que la Justicia definirá si amplía el tipo penal. “Nosotros también queremos saber si estos policías son o no responsables de la muerte de esta persona. Si ellos podían evitar el suicidio de esta mujer”, señaló. 

Para el Ministro, el certificado forense descarta signos de violencia sexual. Además, dijo que la custodiaron dos mujeres oficiales. La familia de María Fernanda duda de la versión policial y pide que se investigue a fondo y se esclarezca el caso. Aseguran que la joven no tenía motivos para quitarse la vida e incluso estaba preparando el festejo de cumpleaños de sus hijos que cumplirían años el 25 y 31 de octubre, unos días después que ella cumpliese 23 años. 

MUJERES SE LEVANTAN

Familiares de María Fernanda, activistas, organizaciones feministas y de derechos humanos salieron la noche del jueves a las calles de la ciudad de La Paz exigiendo justicia y que se esclarezca la muerte de la joven que salió sin vida de la EPI de Chasquipampa. 

La masiva movilización quiso llegar al Comando de la Policía para pedir celeridad y transparencia en la investigación, pero un fuerte contingente policial evitó su paso.

“La Policía no nos cuida, nos viola y asesina”, gritaban los asistentes a la marcha, quienes pasaron por el Ministerio de Justicia, plaza del Estudiante y plaza Abaroa. El comandante departamental de la Policía de La Paz, Augusto Russo, dialogó con la madre de la víctima y le prometió que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) investigará la muerte de su hija en coordinación con la Fiscalía.

La movilización denunció que los efectivos hicieron uso de agentes químicos sin considerar que la mayoría de las asistentes eran mujeres. También había adultas mayores y niños, entre ellos los hijos de María Fernanda.

VICTORIA TAMBIÉN MURIÓ EN UNA CELDA EN 2016

Victoria Huallpa Patzi, al igual que María Fernanda Paucara, murió en una celda, mientras estaba arrestada. En octubre de 2016, la mujer perdió la vida en circunstancias extrañas en dependencias policiales de Caracollo, Oruro.

Por su muerte, seis policías fueron investigados y enviados en ese momento preventivamente al penal de San Pedro, pero en enero de 2017 ya gozaban de medidas sustitutivas, según una publicación de La Patria.

El 12 de octubre de 2016, Victoria en presunto estado de ebriedad se dirigió a un puesto de venta en la localidad de Caracollo para consumir un pollo que tenía el costo de 13 bolivianos. Tras consumir el alimento, ella canceló solo 10 bolivianos que era lo único que llevaba en ese momento, pero los responsables del negocio exigieron el pago de los restantes tres bolivianos. Esa situación llevó a una riña entre ambas partes, motivo por el cual la dueña del puesto denunció el hecho ante la Policía y los efectivos procedieron a arrestarla y conducirlas hasta dependencias policiales. 

El papá de la víctima dijo que su hija fue detenida ese día y conducida a celdas para cumplir el arresto que debía ser por ocho horas, pero habría permanecido tres días en ese lugar, hasta su fallecimiento. En esa oportunidad, la Policía dio a conocer que la mujer fue arrestada “en estado de ebriedad, y porque estaba muy agresiva la meten a la celda y después de 20 minutos la persona falleció”. Según el informe de autopsia, Victoria, que tenía 28 años, murió por bronco aspiración. 

Sin embargo, los familiares de la víctima aseguraron que la joven tenía golpes en la cabeza y signos de haber sido estrangulada. Por eso, exigieron que se investigue y se esclarezca las circunstancias en la que perdió la vida.

Luego de una audiencia cautelar, los seis sindicados fueron trasladados a la cárcel de San Pedro de Oruro. Uno de los uniformados fue imputado por homicidio e incumplimiento de deberes y los otros cinco por incumplimiento de deberes. La fiscal dijo que la mujer murió por asfixia mecánica, según el informe forense.

Cinco años después, María Fernanda Paucara fue encerrada en una celda policial de Chasquipampa, en La Paz, de donde salió sin vida y las circunstancias de su muerte están siendo investigadas. La población se levantó y exige que el caso se esclarezca; también hay seis policías investigados por incumplimiento de deberes.