Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 21 de mayo de 2022
  • Actualizado 01:33

Mamá de Ariel: ‘voy a seguir buscando en ese pozo’

Carmen, madre del arquitecto, cerca del pozo donde hallaron algunos restos de su hijo. DICO SOLÍS
Carmen, madre del arquitecto, cerca del pozo donde hallaron algunos restos de su hijo. DICO SOLÍS
Mamá de Ariel: ‘voy a seguir buscando en ese pozo’

Edwin Carata Bejarano y su primo Brayan Héctor Quispe Bejarano recibieron 30 años de cárcel, sin derecho a indulto, por el asesinato del arquitecto Ariel Rodríguez Orellana. Fue un macabro crimen que “destrozo” a sus familiares y, a un año y casi siete meses del hecho, lloran su muerte. A pesar de todo esto, Carmen Orellana, de 71 años, se mantiene firme y no pierde la esperanza de reunir todos los restos de su hijo que fueron dejados en inmediaciones del inmueble donde el joven profesional fue asesinado el 23 de octubre de 2020.

Solo busca que su hijo descanse en paz en su tierra natal de Arani. “El asesino Edwin Carata no habla (no dice dónde dejo los restos). Sigo soñando con mi hijo diciéndome que está en un pozo, voy a seguir buscando ese pozo una vez más, quiero encontrar todos sus restos. Que hable Edwin, que me diga dónde debo buscar”, dijo entre lágrimas la madre de Ariel, al concluir el juicio.

Carmen le pidió antes a Edwin que confiese y le diga dónde quedaron los restos de su hijo. “¿Dónde están los restos que faltan de mi hijito?, dime, te voy a perdonar”, le dijo, pero él solo ignoró su clamor.

Los investigadores realizaron el primer levantamiento de restos el 19 de marzo de 2021. Brayan Quispe amplió su declaración durante el juicio y reveló que otra parte estaba en un pozo y otro sitio más donde buscaron, con canes especializados, el 14 de abril de este año.

Ese día, hace un mes, la viuda del arquitecto junto a sus suegros apoyó las tareas. Carmen llenó un balde con agua y, usando un palo, lo acercó a uno de los canes para que se refresque y siga con la búsqueda de su hijo. Lo último que se conoció es que estaban realizando unas pericias a los restos hallados primero para establecer si son humanos y luego para corroborar que sean del arquitecto. De momento, la familia aguarda la entrega de los restos para darle cristiana sepultura.