Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 19:05

SUS CASOS PUSIERON EN LA MIRA AL SISTEMA JUDICIAL

Los ‘ahijados’ del Exjuez Rafael Alcón: peligrosos asesinos que desangraron en Bolivia

Richard Choque, Félix Ferreira, Rubén Centellas y Lionel Cortez, asesinos recapturados en las últimas semanas.     APG-MINISTERIO DE GOBIERNO
Richard Choque, Félix Ferreira, Rubén Centellas y Lionel Cortez, asesinos recapturados en las últimas semanas. APG-MINISTERIO DE GOBIERNO
Los ‘ahijados’ del Exjuez Rafael Alcón: peligrosos asesinos que desangraron en Bolivia

Cuatro rostros de asesinos peligrosos y sanguinarios que gozaban de impunidad en Bolivia. Richard Choque Flores, Félix Alfredo Ferreira García, Rubén Omar Centellas Quevedo y Lionel Cortez Paco acabaron con vidas humanas. Los dos primeros enterraron a sus víctimas en sus inmuebles, mientras el tercero descuartizó a una profesora y el último violó y asesinó a una menor de edad. Con esos antecedentes, los sentenciados habían sido liberados por el entonces juez Rafael Alcón Aliaga, hermano del exconsejero de la Magistratura Gonzalo Alcón, pero fueron recapturados y los regresaron a prisión en las últimas semanas, desde el 24 de enero.

Sus casos despertaron indignación y pusieron en la mira al sistema judicial. El ahora exjuez Alcón, procesado por prevaricato y otros delitos, se encuentra detenido preventivamente en la cárcel San Pedro de La Paz. La recaptura de Richard Choque Flores, quien tras ser liberado continuaba cometiendo crímenes, destapó una red de jueces, abogados y médicos que “negociaban” la salida de reos “peligrosos”, condenados a 30 años de privación de libertad.

Desde entonces, las investigaciones comenzaron y descubrieron que Choque Flores no era el único sancionado, con sentencia ejecutoriada, que caminaba por las calles. Los otros asesinos “rematados” fueron recapturados. Al mismo tiempo, cayeron excolaboradores (secretario y trabajadoras sociales) del exjuez Alcón, quienes se desempeñaban en el Juzgado de Ejecución Penal 1 de La Paz. También procesan a un médico, implicado en al menos dos casos, y abogadas.

Los miembros de la red tenían una función específica para conseguir la liberación de los sentenciados. El fiscal de materia Johan Muñoz dio detalles, en una entrevista en Que No Me Pierda, de cómo operaba el consorcio. Marlene P., quien fue auxiliar del juzgado de Rafael Alcón, era la abogada no solo de Richard Choque, sino de otros reos “rematados” a los que sacó de prisión. Los nombrados tenían una “amistad cercana” e incluso hallaron un documento de préstamo de dinero entre Marlene P. y Alcón durante el allanamiento al domicilio de la jurista. 

Según Muñoz, la abogada conocía todas las causas de ese juzgado. Dejó de ser auxiliar y captó a los sentenciados. La jurista y el juez con el mismo modus operandi, argumentando “enfermedades”, dejaron libres a criminales “peligrosos”. Marlene P. convenció a su colega Carmen Rosa S. a trabajar con ella y le hizo firmar las solicitudes de detención domiciliaria y otros beneficios para los privados de libertad a fin de no ser descubierta considerando que se desempeñó antes laboralmente en el juzgado de Alcón. La exauxiliar contactaba al médico para que certifique enfermedades crónicas o terminales, sin siquiera examinarlos como ocurrió con Choque Flores, y buscaba a jóvenes para que firmen como garantes personales a cambio de dinero. 

Sobre el caso, Manolo Rojas, abogado de Alcón, dijo en varias entrevistas que su cliente actuó conforme a las leyes y normas, y que no existiría prevaricato.  

El exjuez Rafael Alcón, sindicado de liberar a asesinos sentenciados, es aprehendido el pasado 28 de enero.   APG
El exjuez Rafael Alcón, sindicado de liberar a asesinos sentenciados, es aprehendido el pasado 28 de enero. APG

RICHARD CHOQUE Su escalofriante historial criminal conmocionó e indignó a toda Bolivia y develó un “consorcio” que implica a operadores de justicia.

Choque Flores estuvo recluido seis años, desde 2013, por el asesinato de la universitaria Blanca Rubí L., pero el ahora exjuez Rafael Alcón falló a su favor el 24 de diciembre de 2019 cuando ordenó su detención domiciliaria por 18 meses, pese a que el reo tenía sentencia condenatoria ejecutoriada de 30 años de privación de libertad.

Richard Choque, feminicida y violador en serie, es trasladado al penal de  Chonchocoro de La Paz. APG
Richard Choque, feminicida y violador en serie, es trasladado al penal de Chonchocoro de La Paz. APG

Salió de la cárcel y creó un perfil en Facebook a nombre de Haide Mitzi Flores Alarcón y, desde ese usuario, contactó a 77 mujeres, entre ellas dos adolescentes desaparecidas en mayo y agosto de 2021 que fueron halladas el pasado 24 de enero enterradas en la casa que ocupaba el sentenciado liberado, junto a su madre y hermana, en la calle Rafael Pabón de la zona Ballivián de El Alto, La Paz.

La macabra historia no terminó con el hallazgo de los cuerpos de Iris Maylin y Lucía Maya, las dos adolescentes que estaban siendo buscadas por sus progenitores. El pasado 2 de febrero, los restos de Fidel Lecón Choque, primo hermano de Richard Choque, fueron encontrados bajo tierra en el patio de otro inmueble de la familia del asesino ubicado en la zona San Martín, camino a Viacha, donde encontraron en 2013 el cadáver sepultado de la joven Blanca Rubí L.

Fidel estaba desaparecido desde el 19 de mayo de 2011. En esa oportunidad, el joven, de 18 años, se encontró con su primo, quien prometió ayudarlo a ingresar a la Escuela Militar de Sargentos del Ejército de Cochabamba. Para ese fin, el ahora asesino serial le pidió a su tía, madre de la víctima, 5.000 dólares.

Se supo que Choque Flores desertó del instituto militar, pero se consideraba conocedor de la carrera y, por eso, le confiaron el entrenamiento de Fidel. Engañó a su tía por años haciéndole creer que su primo estaba con vida. Le decía que Lecón Choque había ingresado a la Escuela Militar y que incluso fue enviado a una misión en Haití, mientras seguía pidiéndole dinero, entre 200 a 400 dólares, supuestamente para el sable, uniforme, material de escritorio, curso de paracaidismo, entre otras cosas.

La mamá de Fidel se vio sorprendida cuando su sobrino, a quien confió a su hijo, fue encarcelado en 2013 por el asesinato de Blanca Rubí. Su tía comenzó a sospechar y denunció a Choque Flores en 2016 como sospechoso de la desaparición de Lecón, pero comenzó a recibir amenazas anónimas y sufrió, junto a su hija, un accidente de tránsito que presume fue una advertencia para que deje el proceso. Por temor, se mudó, resguardó y abandonó el proceso.

Richard ocultó el crimen de su primo durante casi 11 años. Se conoció que el feminicida, asesino y violador serial intentó negociar con las autoridades a cambio de información que pueda llevar a encontrar a otras víctimas. El caso sigue en investigación ante la posible existencia de otros asesinados.

FÉLIX FERREIRA Hace 21 años, el asesinato y violación de una modelo adolescente, de 17 años, levantó a Cochabamba. El 20 de febrero de 2001, Félix Alfredo Ferreira García, un joven que estudiaba Administración de Empresas y practicaba artes marciales, acabó con la vida Claudia B.M., la hija de una mujer con la que él mantenía una relación sentimental.

El hombre enterró el cuerpo de la menor de edad en una fosa cavada por él mismo, en el patio de su casa ubicada al norte de la ciudad de Cochabamba. El 10 de marzo de ese mismo año, Ferreira fue sentenciado a 30 años de cárcel, sin derecho a indulto, en el penal de El Abra. Hace una semana, se conoció que el condenado se encontraba en libertad, desde 2014, por resolución judicial de Rafael Alcón.

Fotografía de Félix Ferreira.
Fotografía de Félix Ferreira.

Ferreira debía cumplir la pena máxima en la cárcel de El Abra, pero por circunstancias que se desconocen fue trasladado a San Pedro de La Paz donde estuvo recluido hasta el 30 de diciembre de 2014. Dejó la cárcel argumentando que tenía cardiopatía, pero volvieron a detenerlo el pasado 5 de febrero. 

En 2007, OPINIÓN entrevistó a Félix Ferreira, quien fue nombrado Secretario de Gobernación en El Abra, y reveló que ser cristiano evangélico le permitió tener el perdón de Dios que necesitaba por el crimen cometido y seguir adelante. Se casó con una abogada que se desempeñaba como secretaria de un juzgado, que conoció cuando fue a notificarlo en el penal.

Los años que estuvo recluido en El Abra se desempeñó como pastor evangélico e incluso predicó ante miles en el coliseo José Casto Méndez, en 2010, que decían que tenía un “don especial para sanar a las personas”. Luego, se supo que pidió su traslado al penal de San Pedro en La Paz, donde estuvo cuatro años más antes de conseguir su libertad.

RUBÉN CENTELLAS En 2004, protagonizó uno de los hechos más escalofriantes. El hombre mató y descuartizó a Carmen Rosa P.V., una profesora a la que conoció unos meses antes del crimen. El asesinato indignó a la población que supo que Centellas Quevedo dejó partes del cuerpo de la víctima por la ciudad de Santa Cruz y otras partes aún las tenía en su heladera.

Todo se descubrió cuando Centellas fue citado a declarar como testigo. El hombre olvidó llevar su cédula de identidad y, junto a efectivos, fue por el documento a su domicilio. Los investigadores sintieron un olor fétido en el inmueble que puso en evidencia a Rubén, quien al verse acorralado admitió haber matado a Carmen Rosa y reveló que partes del cuerpo de la víctima estaban en su heladera. El autor del asesinato fue sentenciado a 30 años de cárcel, sin derecho a indulto, en Palmasola. 

En 2005, Rubén Omar Centellas participó de la “escandalosa” fuga masiva de Palmasola, pero fue recapturado. Más de 25 reclusos de la cárcel de alta seguridad se apoderaron de un vehículo, redujeron a los guardias del ingreso al sector “Chonchocorito”, a quienes maniataron y les quitaron sus armas. Los reos tomaron por asalto un camión y, de esa manera, derribaron el portón principal del penal disparando las armas. El “descuartizador” se cayó del motorizado y fue detenido por un grupo de uniformados, mientras los otros se daban a la fuga.

Por esa fuga masiva, Centellas fue trasladado al penal de Chonchocoro de La Paz y luego lo enviaron provisionalmente a San Pedro.

Edgar Armaza, abogado de la familia de la víctima, señaló que Centellas comenzó a pedir desde agosto de 2021 su detención domiciliaria argumentado “enfermedad”. En octubre de 2021, el juez Rafael Alcón le dio detención domiciliaria por dos años sin custodios. La parte afectada apeló la resolución y la Sala Penal Primera revocó el 7 de enero de este año el fallo de Alcón considerando que un reo “rematado” no podía gozar de ese beneficio, pero el asesino presentó una acción de libertad ante el Juzgado Sexto de Instrucción en lo Penal y, la autoridad judicial, apoyó el dictamen del ahora exjuez procesado y Rubén continuó libre hasta el pasado 4 de febrero cuando se ejecutó la orden de recaptura y lo regresaron a prisión.

LIONEL CORTEZ Acabó con la vida de una adolescente, de 13 años, el 8 de febrero de 2009. Dos años después, un Tribunal lo declaró culpable del delito de violación y asesinato y lo condenó a 30 años de presidio, sin derecho a indulto, en el penal San Pedro de La Paz. 

Lionel Cortez Paco había dejado la cárcel sin cumplir su sentencia. El 10 de julio de 2020, el juez Rafael Alcón le otorgó al reo, quien argumentó “enfermedad grave”, detención domiciliaria por 18 meses. El informe médico fue firmado por Freddy T., el mismo profesional que puso su rúbrica en el certificado que posibilitó la excarcelación de Richard Choque sin siquiera haberlo examinado.

Lionel Cortez fue presentado por el Ministro de Gobierno.
Lionel Cortez fue presentado por el Ministro de Gobierno.

Cortez fue recapturado el pasado 2 de febrero con sobres de droga en su mochila. Tras revisar su expediente, descubrieron que se trataba de otro asesino liberado por Alcón en complicidad con el médico Freddy T. y otras personas. El condenado fue presentado el viernes por el ministro de Gobierno, Carlos Eduardo Del Castillo, durante una conferencia de prensa en La Paz.

Los 18 Juzgados de Ejecución Penal de Bolivia han sido intervenidos y, en algunas oficinas, ya han identificado casos de sentenciados liberados quienes ya están siendo buscados para que respondan por los crímenes cometidos, mientras continúa la revisión de expedientes.