Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 20:15

DOS ASIÁTICOS MONTARON LA APLICACIÓN Y ACTUARON CON TRES HERMANOS BOLIVIANOS

IShop, la app que juega con la ilusión de miles de ‘incautos’ en Bolivia

Una familia, que vive en Cochabamba, reunió 51 mil bolivianos. Seis miembros juntaron sus ahorros para ser parte de la “promoción” y lograr altos réditos diarios. El hijo, que manejaba la aplicación, era el titular y hacía los depósitos.

Los acusados de estafar a más de 2.400 personas en toda Bolivia.     EL DEBER
Los acusados de estafar a más de 2.400 personas en toda Bolivia. EL DEBER
IShop, la app que juega con la ilusión de miles de ‘incautos’ en Bolivia

IShop, la gran estafa que dio un fuerte golpe en Bolivia. Un qhochalo “invirtió” 100 mil bolivianos por recomendación de familiares. Cada día iba a ganar el 50% del monto depositado según la “promoción” que fue lanzada solo unos días antes de que cayera la aplicación que estafó a más de 2.400 personas de toda Bolivia. 

Una familia, que vive en Cochabamba, reunió 51 mil bolivianos. Seis miembros juntaron sus ahorros para ser parte de la “promoción” y lograr altos réditos diarios. El hijo, que manejaba la aplicación, era el titular y hacía los depósitos.

Se conoció que en Santa Cruz y La Paz hubo usuarios que “invirtieron” hasta medio millón de bolivianos. En Cochabamba, los montos depositados son desde 500 bolivianos hasta 100 mil bolivianos. Ahora, las víctimas están unidas por la misma causa; recuperar al menos su capital.

Las estafas piramidales pululan en las redes sociales con promesas de ganancias porcentuales “seductoras” a cambio de simples tareas detrás de un dispositivo electrónico. En iShop “invertían” dinero para ganar porcentajes de 3.5% hasta el 5.5%, según categorías de VIP 1 a VIP 6. 

La mañana del martes 12 de octubre, la aplicación se cayó dejando en incertidumbre a miles de usuarios que cayeron en la trampa. La gente comenzó a moverse buscando recuperar su plata y, en la noche, unas 300 personas realizaban fila en la puerta principal del minimercado “Wonderful”, de la avenida Santos Dumont de Santa Cruz, esperando la devolución de su dinero, donde estaban retenidos los presuntos estafadores. 

Los hermanos Maritza, Yaquelin y Fernando Aramayo, bolivianos, fueron detenidos en ese lugar. La Policía también aprehendió a Yue Gui Zhang y Guo Xiang Kang, de nacionalidad china, quienes serían los creadores de iShop.

La Justicia envió a las hermanas Maritza y Yaquelin Aramayo y a los dos asiáticos al penal de Palmasola, donde cumplirán su detención preventiva por seis meses, mientras se investiga el caso.

EL “GANCHO” Las primeras personas que “invirtieron” en iShop fueron invitadas por ciudadanos asiáticos para promocionar productos de empresas transnacionales y hay quienes duplicaron su capital. Depositaban dinero para generar ganancias de acuerdo con categorías, informó David Flores, abogado de víctimas en Cochabamba.

Para ser parte de los usuarios VIP 1 debían depositar de 50 a 499 bolivianos que prometía ganar el 3%, para VIP 2 el monto era de 500 a 3.999 bolivianos con beneficios del 3.5%, para VIP 3 la suma era de 4.000 a 9.999 bolivianos con ganancia de 4%, para VIP 4 el monto era de 10.000 a 49.999 bolivianos y prometían beneficio del 4.5%, para VIP 5 el depósito debía ser de 50.000 a 199.999 bolivianos con un interés del 5% y para VIP 6 la suma era de 200.000 bolivianos para adelante con ganancia de 5.5%.

Al principio la invitación para unirse a iShop era por Facebook. Luego, los usuarios que recibieron ganancias comenzaron a invitar a familiares y amistades y por sus suscripciones recibían bonificaciones.

Una joven paceña depositó 100 bolivianos con dudas, pero su capital creció tres veces en tres semanas, en julio. Retiró su dinero y comenzó a “invertir” cada vez más hasta alcanzar los 8.000 bolivianos. Sugirió a su madre y hermano unirse a la plataforma y, con el tiempo, también invitó a amistades porque se había “cerciorado de las ganancias”. Lo perdió todo, al igual que sus familiares y amigos, y hoy exige justicia.

La aplicación móvil iShop manejaba “más de un millón de bolivianos” solo en Cochabamba y movió unos 20 millones de bolivianos en toda Bolivia. Algunas víctimas recurrieron a préstamos bancarios o de familiares y otros vendieron sus bienes para ser parte de la “promoción”. Al menos el 80% de los afectados son jóvenes.

La Policía secuestró 191.640 bolivianos y otra cantidad de dinero en dólares y yuanes. Se congelaron cuentas y se dispuso la incautación y embargo de bienes. Las víctimas prevén, después del proceso penal, exigir la reparación del daño civil con el dinero y bienes secuestrados. Por ello, es importantes que las víctimas formalicen la denuncia.