Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 20 de mayo de 2022
  • Actualizado 08:51

Feminicidios 2021: mayoría de víctimas y agresores eran estudiantes

"El feminicidio es la última etapa -y la más grave- de todo un ciclo de violencia al cual las mujeres están sometidas al interior de sus hogares", Fátima Terrazas, Mujeres de Fuego.

Feminicidios 2021, según ocupación de las víctimas. Feminicidios 2021, según ocupación de los agresores. COORDINADORA DE LA MUJER
Feminicidios 2021, según ocupación de las víctimas. Feminicidios 2021, según ocupación de los agresores. COORDINADORA DE LA MUJER
Feminicidios 2021: mayoría de víctimas y agresores eran estudiantes

El año 2021 dejó el saldo de 108 feminicidios, de los cuales la mayoría de las víctimas eran estudiantes, así como sus agresores.

Así lo afirman el Observatorio de Género y la Coordinadora de la Mujer, a través de un informe presentado con datos tomados del Observatorio Boliviano de Seguridad Ciudadana.

VÍCTIMAS Y AGRESORES ESTUDIANTES

El informe señala que, de los 108 feminicidios, el 24% de los agresores eran estudiantes, 17% agricultores, 14% choferes, 10% albañiles 10% comerciantes, 6% no tenía ocupación, 4% eran empleados, 3% policías, 3% mineros, y los carpinteros, artesanos, abogados, administradores de empresas, cerrajeros, militares jubilados, músicos y electricistas eran aproximadamente el 1% cada uno.

Respecto a la ocupación de las 108 víctimas, el 37% eran estudiantes, 34% se dedicaba a realizar labores del hogar, 10% era comerciantes, no se pudo determinar el oficio de un 10%, 2% eran peinadoras, 2% costureras, 2% empleadas, 1% ayudante de cocina, 1% enfermera y 1% era trabajadora sexual.

Según la psicóloga forense Marcia Garamendi, el motivo por el cual los porcentajes mayores de víctimas y agresores de ocupación estudiantes, podría deberse a una confusa etapa formativa en la que coincide gran parte de los casos.

El término de "formación confusa" se refiere a que muchas mujeres, antes de conocer a sus parejas, viven en hogares en los cuales se refleja mucho el machismo con violencia en sus formas física, psicológica y económica.

"Así, la violencia pasa a normalizarse, es entonces que cuando sus parejas se portan de formas violentas con ellas, las manipulan y las acosan, pues ellas simplemente no se dan cuenta, no encuentran forma de saber que lo que están viviendo está mal y que va en contra de sus derechos. Estamos hablando de mujeres que ni siquiera conocen sobre sus derechos y mucho menos estarían dispuestas a enfrentarse a sus agresores, sobre todo porque muchas de ellas no tienen dieron ni apoyo de otros familiares", indica.

Garamendi señala que, al estar en una etapa de formación, muchas mujeres jóvenes pueden incluso confundir los celos con amor, y el afán de algunos hombres por controlar a sus parejas todo el tiempo, con el cariño. "No debemos olvidar que muchas mujeres crecen también dentro de una especie de abandono, con padres ausentes; entonces, encuentran en sus parejas, aunque estas sean violentas, a su 'única familia', y es en ese momento en el que empiezan a soporta cualquier tipo de maltrato con tal de no perderlas".

"Sin embargo, aunque muchos de ellos figuran en el registro cívico como 'estudiantes', hay que considerar que varios quizá pausaron sus estudios para trabajar, o en el caso de las víctimas que, tras la manipulación de sus parejas, dejan sus estudios para irse a vivir con ellos. Muchas mujeres jóvenes consideran irse a otras ciudades lejanas con tal de poder convivir con sus enamorados”.

EDADES

El 65% de las víctimas de feminicidio durante el año 2021 eran mujeres menores de 35 años.

El 35% de las víctimas tenía entre 15 y 25 años, el 29% entre 26 y 35, el 16% entre 36 y 50, el 15% tenía más de 50 y no se logró determinar la edad del 4% de ellas.

CAUSAS

Según las causas de muerte de las víctimas de feminicidio de 2021, 46 de ellas murieron por asfixia, 29 por golpe o trauma, 26 por ataques con armas blancas, 5 por heridas severas causadas por armas de fuego y 2 por intoxicación por sustancias.

Los datos fueron extraídos de registros del Ministerio Público.

PARENTESCO

Los datos recogidos para saber los grados de parentesco de las víctimas con sus agresores, respecto a los 108 casos de feminicidio de 2021, son: el 23% de los victimadores eran concubinos de las fallecidas, el 16% eran sus esposos, el 12% no tenía parentesco alguno, 7% eran sus enamorados, 6% eran exconcubinos, 2% eran hermanos, 2% eran sus exenamorados, 1% sostenía una relación extramarital, 1% eran cuñados, 1% eran exesposos, 1% eran hijos y otro 1% eran amigos.

Uno de los datos con mayor relevancia dentro del grado de parentesco, es que el 28% de las víctimas y agresores no llevaban una relación determinada.

DEPARTAMENTOS

La Paz lideró los registros de feminicidios por departamento, con 43 casos registrados en 2021, le sigue Santa Cruz con 17, Cochabamba con 15, Oruro 10, Potosí 10, Chuquisaca 6, Beni 3, Tarija 3 y Pando 1.

Ninguno de los nueve departamentos del país se mantuvo en cero, y el mes de enero de 2022 aun no ha llegado a su fin y este ya registra casos de muertes violentas de mujeres.

Según el mes, la mayor cantidad de feminicidios se registró en mayo (13) y agosto (12). Enero registró 11 casos, febrero 9, marzo 11, abril 7, junio 9, julio 9, septiembre 5, octubre 9, noviembre 6 y diciembre 7.

Sin embargo, solo 83 de los 108 agresores fueron identificados.

Respecto a los procesos, 52 se encuentran en etapa de detención preventiva para su investigación; 30 son casos concluidos, ya sea por sentencia condenatoria o extinción por muerte del agresor; 16 se encuentran en etapa preliminar; 9 en sobreseimiento o rechazo; y 1 se trata de un doble feminicidio, según datos extraídos del Ministerio Público.

Según la representante del colectivo Mujeres de Fuego en Cochabamba, Fátima Terrazas, las cifras son preocupantes debido a que las víctimas son cada vez más jóvenes y vulnerables, y más desprotegidas.

"Lo alarmante es que el feminicidio es la última etapa -y la más grave- de todo un ciclo de violencia al cual las mujeres están sometidas al interior de sus hogares. Vemos una carencia en la activación de medidas de protección para las víctimas".