Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 23 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:19

Feminicidio: víctimas dejan huérfanos y familias enteras sin consuelo

A la fecha, siete mujeres murieron asesinadas en Cochabamba, a manos de sus actuales, exparejas y otros conocidos. Los agresores son cada vez más jóvenes, según un informe de la Fundación Voces Libres.

Víctimas dejan huérfanos y familias enteras sin consuelo.
Víctimas dejan huérfanos y familias enteras sin consuelo.
Feminicidio: víctimas dejan huérfanos y familias enteras sin consuelo

Huérfanos, familias sin consuelo y una huella irreparable de dolor es lo que queda tras la muerte de las víctimas de feminicidio, cuyas madres, padres, hermanos e hijos muchas veces quedan peregrinando justicia.

A la fecha, siete mujeres fueron asesinadas víctimas de feminicidio en Cochabamba. 

Los huérfanos que, a la vez, también se constituyen en víctimas de feminicidio son seis, en lo que que del año a nivel departamental. Los autores de estos hechos son cada vez más jóvenes.

Los siete casos de asesinato de mujeres, en menos de cinco meses en 2023 en Cochabamba, posicionan al departamento como el segundo más violento en todo el país.

Según un informe del Observatorio de Justicia de la Fundación Voces Libres, dos de las víctimas eran madres y dejaron niños pequeños en la orfandad. Una dejó a 4 y otra, a 2. Los feminicidas tienen entre 22 y 50 años, pero la mayoría no llega a los 30. Cada vez son más jóvenes.

VALENTINA

Randy Escalera Pardo, el feminicida de Adriana Valentina U.L. recibió 30 años de privación de libertad en enero, sin derecho a indulto, mientras se encontraba en una cama del Hospital Viedma. Su sentencia ya fue ejecutoriada, es decir, no se acepta recurso alguno en contra de ella.

Escalera Pardo (22) se encontraba hospitalizado desde el domingo 29 de enero por la noche. La Policía lo encontró con una herida en el cuello en la habitación de un hostal de Cochabamba, donde Valentina (21) ya estaba sin vida, a finales de dicho mes.

La víctima salió de su casa el jueves 26 de enero, a las 13:00, para almorzar con su enamorado Randy, pero no regresó a su hogar. Su familia recurrió a medios de comunicación y pegó afiches en distintas calles con la esperanza de encontrarla sana, pero su cuerpo sin vida fue hallado el siguiente domingo, al promediar las 20:00, en la habitación de un hostal ubicado en la avenida Aniceto Arce. La búsqueda terminó a los tres días de la desaparición. 

CATALINA

Catalina C. V. es la segunda víctima de feminicidio en Cochabamba de este año, se ganaba la vida costurando polleras. Ella salía a vender las prendas y su esposo Cristóbal se enojaba porque creía que debía quedarse en la casa las 24 horas.

Según sus familiares, el agresor tenía otra pareja y una de sus hijas ya lo había escuchado amenazar de muerte a Catalina en las últimas semanas.

Catalina tenía 36 años y con Cristóbal, de 40, eran padres de cuatro hijas. Las cuatro han quedado huérfanas y al cuidado de su abuelita materna, que tiene 79 años.

El feminicidio ocurrió en el municipio de Vinto, en Alto Mirador. Delante de sus hijas, Cristóbal obligó a Catalina a ingerir una sustancia tóxica y luego él tomó el mismo líquido, para quitarse la vida.

NIEVES

Nieves R. C., de 66 años,  es la tercera víctima de feminicidio en Cochabamba, en 2023. El crimen fue perpetrado por un agricultor de 50 años quien aseguró que veía demonios que "lo obligaron" a matarla.

Esto ocurrió en la comunidad de Loma Alta, Uray Phiña, en Misicuni, a 180 kilómetros de Cochabamba. El  autor del feminicidio fue identificado como Víctor Y.G. 

El Fiscal de Materia, Edson Orellana, informó que una comunaria de Misicuni fue quien alertó del hallazgo del cadáver de Nieves, a las 12:30 del 21 de marzo. 

Los investigadores describieron que el cuerpo de la víctima tenía una soga alrededor del cuello y huellas de golpes y sangre en el rostro.

MATILDE

Después de 37 días de un terrible sufrimiento, Matilde J. M., mujer que sufrió gravísimas quemaduras en su rostro y en su garganta cuando su esposo le arrojó ácido a la cara, murió en Emergencias del hospital Viedma de Cochabamba.

Se trata del cuarto feminicidio en el valle y el número 25 en Bolivia, en 2023. Una niña de 12 años y una adolescente de 14 se quedaron huérfanas.

El mortal ataque ocurrió el 25 de febrero en el barrio Minero San Juan, zona sur de Cochabamba. Matilde, de 30 años, se enteró de una infidelidad de su esposo, Vitalio P., y le reclamó. Él, en respuesta, tomó un ácido y se lo arrojó a la cara, quemándole la piel del rostro, de la nariz para abajo, además del cuello y el pecho. El líquido corrosivo ingresó por la garganta de la víctima provocándole gravísimas lesiones.

KENDY

Kendy Paola H. E. se convirtió en la quinta víctima de feminicidio en Cochabamba. La joven de 22 años fue hallada sin vida el jueves 13 de abril en una casa de Ch’ulla, Vinto, y fue enterrada por su familia, en medio de lágrimas y gritos de desesperación.

La Fiscalía tipificó el caso como feminicidio y la principal sospechosa de este crimen es su pareja, una persona trans de nacionalidad brasileña que se hacía llamar Nicolás Eduardo y que tiene unos 26 años. Una de las primas de Kendy relató que estaban preocupadas porque ella estaba desaparecida desde hace unos días, hasta que Nicolás le llamó para decirle que el cadáver de la joven estaba en la habitación que tenían en Ch’ulla.

La prima fue hasta la casa, entró, pero no se animó a ingresar a la habitación. Llamó a la Policía que fue la que rescató los restos de la víctima, ya en estado de putrefacción. La autopsia reveló que ella fue asfixiada.

JHAJAIRA

Jhajaira E. de 21 años, quien perdió la vida producto de heridas punzocortantes.

Ella y su novio fueron remitidos al hospital Benigno Sánchez, en el municipio de Quillacollo. Luego, personal de homicidios de la Policía trasladó el cuerpo de la mujer hasta el Instituto de Investigaciones Forenses, para realizarle la autopsia de ley y conocer las causas exactas del deceso.

ROSA

La búsqueda desesperada para dar con el paradero de Rosa Cabezas V., desaparecida por una semana, terminó con una escena trágica que causó conmoción en Bolivia. La mujer (de 45 años), hermana del diputado por el departamento de La Paz Renán Cabezas, fue encontrada el sábado por la mañana dentro de un refrigerador. Estaba en la habitación de un inmueble ubicado en la calle Baptista, Cochabamba.

Yelsin Ch.M. (26) es el principal sospechoso del feminicidio. Rosa conoció al que sería su verdugo en una academia de baile. Él la pretendía, pero ella lo rechazaba porque le llevaba más de 15 años.