Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 01 de marzo de 2024
  • Actualizado 16:04

El drama de Karen: de una oferta de trabajo a la pesadilla carcelaria en Camboya

Personas de bajos recursos y con inmensa necesidad económica. Los narcotraficantes suelen aprovecharse de la vulnerabilidad de hombres y mujeres y los convencen de llevar droga, incluso a países donde se castiga el narcotráfico con pena de muerte.

Karen, boliviana detenida en Camboya, país del sudeste asiático./ KHMER TIMES
Karen, boliviana detenida en Camboya, país del sudeste asiático./ KHMER TIMES
El drama de Karen: de una oferta de trabajo a la pesadilla carcelaria en Camboya

Tiene 36 años y cinco meses de embarazo. Karen C.L.V., de nacionalidad boliviana, buscaba trabajo, pero terminó viviendo una pesadilla. Al llegar al aeropuerto internacional de Phnom Penh en Camboya, fue detenida por agentes que encontraron más de cuatro kilos de cocaína cosidos en su ropa. Esto ocurrió el 10 de septiembre de 2023 y, desde entonces, se encuentra encarcelada en ese país del sudeste asiático, donde las penas por narcotráfico son severas.

Su hermano Marcelo se enteró de que Karen está presa hace aproximadamente una semana. La última vez que la vio fue a finales de agosto, cuando le encargó a sus dos hijos, que son menores de edad, porque debía realizar un viaje de trabajo. Salió del país a principios de septiembre. En su última comunicación, le hizo saber a su hermano que ya estaba llegando a su destino, un lugar donde iba a realizar algún trabajo, pero no se comunicó más. Su familia estaba extremadamente preocupada por ella.

La noticia de que Karen cumplió cinco meses de embarazo en una cárcel de Camboya sin recibir atención médica llegó hace una semana. Vive en condiciones precarias, durmiendo en un pasillo de la prisión, y debido a las condiciones del lugar y la falta de acceso a servicios básicos, ha desarrollado hongos en su cuerpo. Su familia sufre al conocer la situación en la que se encuentra y pide ayuda a las autoridades para que la asistan y lograr su extradición.

Según el informe de las autoridades de Camboya, recogido por el portal Khmer Times, Karen estaba llevando droga desde Brasil. En su ruta, pasó por Dubái y Malasia antes de llegar al aeropuerto de Phnom Penh.

Marcelo está seguro de que su hermana fue engañada para realizar ese viaje. Él no tiene detalles sobre el trabajo que le ofrecieron en el extranjero. Su hermana estaba desesperada por la situación económica, ya que es madre soltera y necesitaba cubrir los gastos de sus dos hijos y del bebé en camino.

Los familiares de Karen reconocen que ella cometió un delito. No buscan que sea absuelta de culpa, pero piden que sea extraditada a Bolivia y pueda cumplir su condena en una cárcel del país.

La operación en la que fue capturada estuvo a cargo del Departamento Antidrogas, el fiscal adjunto del Tribunal Municipal de Phnom Penh, el Departamento General de Inmigración y el Departamento General de Aduanas e Impuestos Especiales del Aeropuerto Internacional de Phnom Penh.

La familia de Karen teme por su situación, ya que han escuchado que las sanciones por narcotráfico en países asiáticos son drásticas. En 2018, una venezolana, de 28 años, fue condenada a 30 años de cárcel y a pagar una multa de 20 millones de rieles, equivalentes a 5.000 dólares. Ella viajó de Brasil a Camboya con casi tres kilos de cocaína.

En Camboya, está prohibido no solo el tráfico, sino también el consumo de todo tipo de drogas, incluido el cannabis, y las penas son extremadamente duras, llegando a ser de entre 10 años de prisión a cadena perpetua, incluso por cantidades pequeñas.

Los delitos de narcotráfico están castigados incluso con la pena de muerte, siendo la horca, el fusilamiento o la inyección letal las formas de ejecución utilizadas en Singapur, Indonesia y Vietnam, mientras que Filipinas, Camboya, Malasia y Birmania han abolido o no la aplican.