Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 11:40

EL DE CHUQUISACA FUE EL MÁS GRANDE EN ÚLTIMOS TRES AÑOS

De 2019 a 2021: peores desastres viales

Imagen del bus de El Inca, impactado por un tractocamión en 2019.   Doble Llave
Imagen del bus de El Inca, impactado por un tractocamión en 2019. Doble Llave
De 2019 a 2021: peores desastres viales

Las imágenes de la tragedia de Chataquila, Sucre, quedan como elementos de la desgracia para los archivos de la historia nacional. Los 35 muertos como producto del siniestro, las 9 personas hospitalizadas que luchan por su vida con distinto grado de dificultad física, las 20 ambulancias que se activaron en el operativo de rescate, el desconsuelo de los dolientes y la incertidumbre sobre qué pasará con los sobrevivientes son algunos de los componentes que hacen del accidente del bus el más grande en los últimos tres años.

El embarrancamiento, suscitado el lunes 12 de julio de 2021 en la ruta Sucre-Potolo, situada a poco más de media hora de la capital, ha tomado el primer puesto en el ranking de siniestros con pérdidas de vidas humanas. Las autoridades de Tránsito del departamento advirtieron, también, que se trata del hecho más lamentable en los registros locales.

Los testimonios de los que lograron salir con vida, como el de la universitaria Judith, el del dirigente campesino Luis o el de Sabina, dan cuenta de que la pesadilla no ha terminado, sino que se ha transformado para dar paso, en algunos casos, al duelo y/o al proceso largo de recuperación física y anímica.   

De 2019 a esta fecha, si bien la de Chataquila fue la más marcada, también sucedieron otras tragedias viales que tomaron trascendencia, incluso, internacional.

TRAGEDIA DE COLOMI Se trata del segundo desastre más fuerte de 2021 y de los últimos tiempos. El lunes 1 de marzo, el bus de la empresa Trans Carrasco se dirigió desde Cochabamba hacia el Trópico en horario nocturno. Dentro iban 50 personas. Producto del exceso de velocidad, la falla en los frenos y problemas mecánicos, el motorizado se precipitó la madrugada del 2 de marzo en el kilómetro 72 hacia el oriente del país. Fallecieron 22 pasajeros: 21 de forma instantánea y uno pereció más tarde.

La información preliminar indicó que el chofer excedió el límite de velocidad y ello se asoció con el cansancio. Días después, peritos de la Policía reflejaron que hubo negligencia por parte del conductor, puesto que pese a haber tomado conocimiento de los desperfectos en la máquina, continuó manejando hasta que sucedió el hecho. Genaro Ojeda, un operario de 31 años y padre de cinco niños, fue el sobreviviente con más perjuicios. Quedó con la columna fracturada. Actualmente, continúa su recuperación, pero de forma lenta. 

La mañana del desastre, los cuerpos, tapados por mantas, empezaron a llegar en camionetas al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF). Entre llanto y reclamos hacia la empresa, los familiares aguardaron desconsolados el arribo de cada uno de los vehículos.

BUS LINCE La madrugada del 25 de marzo de este año, un bus de la compañía Lince partió de La Paz hacia Camargo, Tarija, y sufrió un aparatoso vuelco en Palca Grande. El infortunio se cobró la vida de ocho víctimas, entre ellas, dos menores de edad. Testigos apuntaron que la tragedia se debió al exceso de velocidad con que el conductor llevaba el motorizado.

Oscar Mamani era quien conducía el bus. Según el diario Nuevo Sur, este se quedó dormido y perdió el control en una curva, lo que ocasionó que el auto se volcara lateralmente y saliera de la plataforma de la ruta.

Los heridos, por su parte, experimentaron fracturas expuestas, lesiones craneales severas y traumas en el rostro, entre otras cosas. Los sobrevivientes, mayormente atendidos en el Hospital San Juan de Dios de Camargo, fueron poco más de 20 y presentaron edades entre los 21 y 66 años. Tatiana Huarachi (21), Eufrocio Roque (42), María Bautista (61), Adela Portal (62), Wilma Vásquez (58) y Ramiro Castro (45) son algunos de los que han sido asistidos.

También Nuevo Sur reveló un hecho conmovedor: una mamá y sus dos hijos fallecieron en el acto. La abuela de los niños relató: “Anoche me mandaron un video donde vi a mis nietos felices de venir a Tarija”. Los tres perecieron.

SIN LICENCIA El 27 de marzo de 2021, en la ruta San Marcos, Potosí, un bus se despeñó, luego de que el chofer y víctima fatal Hermógenes extralimitara la velocidad. En el acto murieron 19 pasajeros y 24 resultaron heridos. La Policía informó que el conductor no poseía licencia para conducir. El Hospital Madre Obrera, de Llallagua, recibió a las personas con daños más severos. Una mujer que iba dentro del bus fue quien utilizó su celular para solicitar auxilio a la Policía. El autobús no se encontraba bajo el registro de ninguna compañía.

FUNCIONARIOS FALLECIDOS El sábado 22 de mayo de 2021, un minibús del servicio público se trasladaba desde Llallagua a Potosí. Dentro se encontraban trabajadores de la Gobernación, que retornaban luego de ser parte de un ampliado del Movimiento Al Socialismo (MAS), de acuerdo con ANF. El auto se embarrancó aproximadamente 100 metros en la zona de Chuquihuta, a las 17:00. Cinco funcionarios perdieron la vida.

LUTO EN ADEPCOCA El 31 de enero de 2020, 15 personas vinculadas de forma directa o indirecta con la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) murieron luego de que el bus que les transportaba desde Coripata hacia La Paz perdiera el control y cayera unos 50 metros. El hecho aconteció en Inca Chaca. Según Correo del Sur, las víctimas fatales guardaban relación con dirigentes de la entidad cocalera. Los cuerpos fueron velados en la sede de esa institución, donde se armaron altares rodeados de velas. Los restos mortales fueron tapados con mantas y frazadas, mientras que acudieron a los papeles con lapiceros para la distinción de las víctimas. 

TRACTOCAMIÓN El 18 de febrero de 2019, un bus de la compañía El Inca y un tractocamión impactaron a las 2:00 en el sector de Machacamarca, en la ruta Oruro-Potosí. El material resistente del tractocamión hizo que este fuera el menos perjudicado, dejando, del otro lado, 24 fallecidos y una escena dramática, pues el Comandante Departamental de la Policía de Oruro comunicó que el choque fue tan dispar en fuerzas que el bus quedó reducido a chatarra y la mitad del motorizado “desapareció”. La mitad de los extintos pudo ser identificada.