Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 19:13

Caso Zulmah: militar acusado es absuelto y su familia 'no baja los brazos'

Zulmah Marithzel Vargas Cortez, la funcionaria hallada sin vida a orillas del río San Mateo de Villa Tunari, en octubre de 2018. Facebook Zulmah Vargas-Cortesía
Zulmah Marithzel Vargas Cortez, la funcionaria hallada sin vida a orillas del río San Mateo de Villa Tunari, en octubre de 2018. Facebook Zulmah Vargas-Cortesía
Caso Zulmah: militar acusado es absuelto y su familia 'no baja los brazos'

“El 13 de mayo, le han dicho al Capitán del Ejército que se ponga de pie y que quedaba absuelto de toda culpa y el juicio acabó, y nos quedamos atónitos. No dije una palabra porque nunca esperé ese fallo, es como si mi hija hubiese perdido la vida por si sola y él ni siquiera hubiera estado presente”, manifestó Germán Vargas, padre de Zulmah Marithzel, la joven que trabajaba en la Unidad de Gestión del Ministerio de la Presidencia durante el gobierno de Evo Morales, quien fue encontrada muerta a orillas del río San Mateo en Villa Tunari en el Trópico de Cochabamba, el 20 de octubre de 2018.

A casi 31 meses de la muerte de la tarijeña, el Tribunal de Sentencia Penal No. 1 de Villa Tunari, de los jueces Wilber Marcial Cruz Arancibia, Lucy Orellana y María Cristina Terrazas, concluyó que Zulmah no fue víctima de feminicidio y absolvió de culpa al capitán del Ejército Víctor Alberto C.C., exmiembro de seguridad presidencial.

Para Germán, y su familia, este proceso continúa porque está convencido de que el militar mató a su hija. “Hay elementos de convicción, los he visto y palpado. Vamos a seguir hasta el final y no bajaremos los brazos hasta encontrar justicia, es lo único que buscamos. Hemos sido revictimizados todo este tiempo”.

El Estudio Jurídico Muñoz & Asociados, defensa del militar, se refirió al caso, a través de una publicación en Facebook, donde dice que se “hizo justicia” con la absolución de Víctor Alberto C.C. tras dos años y siete meses de proceso. “Demostramos en el debate del juicio que hubo un accidente en el río San Mateo. Un suceso imprevisto que alteró la marcha normal de los hechos y que no se produjo el delito de feminicidio con las innumerables pruebas periciales de genética, química, psicología e informática forense, medicina legal y muchas otras pruebas testificales (…)”.

Sobre el caso, la senadora Andrea Barrientos, miembro de la Comisión Especial Mixta de Investigación sobre la Retardación en la Atención y Resoluciones de casos de Feminicidios y Violencia hacia las Mujeres de la Asamblea Legislativa Plurinacional, rechazó ese fallo porque considera que el Tribunal no valoró las evidencias. Por ello, anunció hace unas dos semanas que solicitará se realice una auditoría al proceso por la muerte de Zulmah.

La defensa de la familia Vargas presentará la apelación, tras que los padres de la víctima sean notificados, y exigirán que se corrija la resolución y el militar sea sentenciado a 30 años de presidio. Para ellos, el Tribunal de Sentencia no tomó en cuenta las declaraciones de un turista extranjero y de otro testigo que vieron al capitán junto a Zulmah antes de su muerte, y perciben que “mal utilizaron” un video que consideran una “prueba valiosa”, entre otros elementos colectados durante el proceso.

La muerte de Zulmah, la menor de tres hermanos, le cambió la vida a la familia Vargas Cortez. Germán y María Cristina, padres de la víctima, han viajado muchas veces desde Tarija, donde radican, hasta Villa Tunari (Cochabamba). Unas seis o siete veces se trasladaron en vano hasta la región del Trópico, en medio de la pandemia, porque suspendieron audiencias durante el juicio oral, que comenzó el 17 de noviembre de 2020.

¿QUÉ PASÓ EN OCTUBRE DE 2018?

Zulmah, de 29 años, llegó a la región del Trópico como parte de una comitiva oficial, al igual que el militar, y tras cumplir con su labor, salió a una discoteca de Villa Tunari con su jefa y otra funcionaria de la avanzada presidencial, la noche del viernes 19 de octubre. El capitán Víctor Alberto C.C. y un chofer las alcanzaron en el karaoke. A las 04:00 de la madrugada del sábado 20 de octubre decidieron volver al hostal, donde estaban alojados, y continuaron consumiendo bebidas.

A las seis de la mañana, Víctor y Zulmah fueron al río San Mateo para refrescarse, mientras los otros funcionarios se fueron a descansar. La joven, unas horas más tarde, fue encontrada sin vida a unos tres kilómetros de donde un turista argentino vio salir solo al militar “tranquilo y sin pedir ayuda” para su compañera.

El uniformado sostuvo, en cuatro versiones distintas, que Zulmah se había ahogado. El padre de la víctima manifestó que el médico forense precisó que su hija falleció “por golpes que le provocaron hematomas intracraneales certeros ocasionados por puño de mano y codo”. “A Zulmita le sacaron muestras de las uñas que evidenció que ella se defendió y tuvo una muerte violenta. Además, en el cuerpo no existía ningún líquido en sus órganos o tráquea, es decir, no se ahogó”.

Añadió que, en ese entonces, el sospechoso también fue revisado por un médico que certificó que presentaba escoriaciones cerca de la clavícula y que “un informe ampliatorio de protocolo ha indicado que son producto de uña”.

Para Germán el militar, con distintas versiones, ha pretendido ocultar la verdad. Relató que en una declaración dijo que dejó a Zulmah nadando, cuando su hija no sabía nadar, porque ella le pidió que se fuera. En otra, señaló que la joven se cayó al río y que él no pudo ayudarla porque se fracturó anteriormente la clavícula en un accidente, pero tampoco buscó ayuda. En una inspección, sostuvo que Vargas le faltó el respeto y que él se fue dejándola en tierra.

Otro testigo, durante el juicio, declaró que vio a Zulmah y al militar discutiendo en el río. “Él quería abrazarla, pero ella se resistía y estaba golpeándolo”, relató Germán de acuerdo con lo que escuchó de ese testimonio. Esa persona se enteró de la muerte de la joven, a través de los medios de comunicación, y relacionó los hechos con lo que había visto esa mañana, pero quiso confirmar si se trataba de las mismas personas y visitó al militar cuando estaba en la cárcel de Arani.

El padre de la víctima señaló que esa declaración es otra prueba más en contra del Capitán del Ejército.

LOS ÚLTIMOS MINUTOS DE VIDA GRABADO EN UN VIDEO

El celular de Zulmah registró los últimos minutos de su vida. El perito encontró un video de unos 54 minutos que comienza a las 07:09 del 20 de octubre de 2018.

Germán señaló que en la grabación se oyen risas, mientras el teléfono filmaba el cielo. Se oye una voz masculina que dice “mi amor, te quiero, eres linda”. Por el minuto cuarenta, ellos empiezan a alejarse y poco después se oye dos gritos que serían de la víctima; el segundo “cortado” como si algo hubiese ocasionado que quede inconsciente. Al final, aparece en la filmación el rostro de Víctor Alberto C.C. asustado, mojado y apagó el celular.

Dijo que se oían los pasos en el agua, pero que la defensa señaló que eran “brazadas”. “En ese lugar, el nivel del agua era bajo y llegaba como a la rodilla, y Zulmah no sabía nadar”. Sobre la imagen del Capitán en el video, habrían considerado que el acusado llegó al lugar cuando la funcionaria ya se había ahogado.

Para la familia Vargas, la joven fue llevada ya sin vida unos kilómetros más allá porque su cuerpo no tenía heridas que se hubiesen provocado con el arrastre. “Sus prendas de vestir tampoco se rasparon con rocas o algo así, ni tenía tierra, barro o basura”.

La entonces jefa de Zulmah, Patricia Hermosa (que ahora es directora del Servicio General de Identificación Personal), recuperó el teléfono de la víctima de manos del militar. Según los peritos, el procesado borró de su equipo fotos y mensajes. “Las prendas que él usó ese día desaparecieron. Tuvo tiempo para ir a cambiarse a Chimoré”.

Los papás de la joven supieron de la desaparición de su hija el sábado cerca de las 18:00 y, aunque, hicieron todo para trasladarse hasta Cochabamba no había vuelos y llegaron el domingo 21 de octubre a la morgue, donde estaba el cuerpo de Zulmah. Germán denunció que el sábado a las 11:00, unos funcionarios ingresaron a la habitación de su hija en La Paz y se llevaron chips de celulares, álbumes de fotos, borraron los archivos de una cámara fotográfica y dos computadoras portátiles. Denunciaron esa situación, pero es un “caso pendiente”.

En febrero de 2020, el capitán Víctor Alberto C.C. fue beneficiado con detención domiciliaria sin custodios y con derecho al trabajo, tras haber estado casi un año y medio recluido en Arani. Fue destinado a una unidad militar del Trópico. 

La familia exige justicia por la muerte de Zulmah, la reina de la Integración Andina de Tarija que amaba el folclore boliviano y se destacaba en la danza. La recuerdan como una joven alegre, soñadora, responsable y decidida. Era abogada y comenzó a trabajar en el Ministerio de la Presidencia en febrero de 2017.