Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 20 de mayo de 2022
  • Actualizado 09:29

Caso Alexandra, un inocente liberado más de 3 años después

Vestidos de payasos, Brayan Ríos y Alexandra Rodríguez (i) y Brayan Ríos junto a su hija Charlotte en el mercado La Pampa (d). ARCHIVO-DICO SOLÍS
Vestidos de payasos, Brayan Ríos y Alexandra Rodríguez (i) y Brayan Ríos junto a su hija Charlotte en el mercado La Pampa (d). ARCHIVO-DICO SOLÍS
Caso Alexandra, un inocente liberado más de 3 años después

 El payasito Brayan Ríos se reunió con sus familiares el pasado miércoles, tres años y siete meses después de haber sido encarcelado injustamente por el feminicidio de Alexandra Rodríguez, su exnovia que murió a causa de un disparo en la cabeza en 2018.

El pasado 15 de enero, se supo sobre la confesión de Edwin Cáceres, segundo implicado en la muerte de Alexandra. El hombre admitió haber victimado a la joven de 22 años con un disparo en la cabeza hace casi cuatro años en la zona de Pucara.

El 19 de enero, Brayan Ríos ganó una batalla judicial y un tribunal falló con la cesación a la detención preventiva, después de que el autor material del hecho confesara el crimen.

Ríos estuvo con detención preventiva durante tres años y siete meses en la cárcel de San Sebastián, hasta que Edwin Cáceres confeso que él fue el autor del feminicidio, reportó RKC.

Brayan era el exenamorado de Alexandra y esperaba la condena de 30 años sin derecho a indulto como lo dictan las leyes bolivianas ante un caso de feminicidio, pero ante el testimonio de confesión de otra persona el proceso dio un giro inesperado.

MUERTE DE ALEXANDRA

El hecho se remonta a la madrugada del 10 de junio de 2018, cuando Alexandra de 22 años recibió un disparo en la cabeza. Todas las pruebas apuntaban a que Ríos había disparado luego de una discusión, sin embargo, otra persona es responsable del crimen.

Esa noche, la pareja discutió porque Alexandra lo buscó en una discoteca y luego en la casa de su amiga Patricia A.E., después ella se subió al taxi de la pareja de Patricia, Edwin, quién debía llevarla a su casa, pero en un punto del trayecto, en la zona de Pucara, la dejaron en vía pública agonizando.

DETALLES

Alexandra Rodríguez Jiménez era una joven estudiante de Contaduría Pública -en Cochabamba- que se costeaba los estudios trabajando como animadora de fiestas infantile.

La víctima tenía una herida en la cabeza causada por un proyectil de arma de fuego y otra de salida de la misma bala.

Los principales sospechosos del crimen eran su exnovio Brayan y un chofer de radiotaxi al que ella llamaba con cierta frecuencia, Edwin.

Alexandra convivió un tiempo con Brayan, pero cuando su padre llegó del exterior le pidió que se separe del joven. Ella fue a vivir con su padre, pero seguía viendo al payaso porque trabajaban amenizando fiestas juntos y, según testigos, aún salían ocasionalmente. 

El sábado 9 de junio de 2018, Alexandra se encontró con el payaso en la calle España y después en Villa México, a las tres de la madrugada del domingo 10. Según el payaso, ella estaba enojada y se fue con el taxista al que siempre llamaba, mientras él se quedó un tiempo más bebiendo. 

Debían encontrarse el domingo a las 10:00 de la mañana, en un cumpleaños infantil, para cumplir un contrato. Según el payaso, le extrañó que ella faltara al trabajo. Sin embargo, se contradijo en varios aspectos. El chofer de radiotaxi fue contactado y acudió a declarar.

La Policía dedujo en primera instancia que se trataba de un atraco. El radiotaxista se convirtió en sospechoso porque él debía haberla dejado en su casa.

"JUSTICIA"

El juicio por el caso de la muerte de Alexandra inició recién en el mes de agosto de 2021.

Entre el 17 y 18 de agosto del año pasado, los familiares de la joven encabezados por su madre, Evangelina Jiménez, denunciaron la retardación en la que se vio envuelto el proceso y un presunto manejo parcial del mismo.

Familiares, amigos y activistas del colectivo “Valiente Mujer” se movilizaron en puertas del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba denunciando presunta parcialidad de los jueces en el juicio por el feminicidio de Alexandra.

“Pido justicia por mi hija, era la mayor. Tenía toda una vida por delante, animaba fiestas y era costurera (…) Su novio le disparó con un arma, salió en la prueba del guantelete, hace tres años y dos meses que clamo justicia”, declaró Evangelina Jiménez, en una entrevista con Red Uno.

CURIOSO

Un elemento que no deja de parecerle extraño a Brayan Ríos, ahora libre, es que en su momento la Fiscalía informó que en la prueba de guantelete los investigadores hallaron pólvora en sus manos, aunque no hubo rastro alguno en el torso.

“Esta situación ya se venía desde el inicio del proceso, mi defendido Erick jamás aceptó la participación en la muerte de Alexandra, los actos investigativos desde el inicio siempre han apuntado a otra persona” dijo Moisés Chiri, abogado de Brayan.