Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de septiembre de 2021
  • Actualizado 12:52

Blocking: el acoso constante de vecinos

Exponer la situación ante el resto de los vecinos, para así saber si atraviesan la misma situación y actuar en conjunto ante las autoridades, es importante.
Ilustración referencial del acoso por parte de vecinos. 65ymás
Ilustración referencial del acoso por parte de vecinos. 65YMÁS
Blocking: el acoso constante de vecinos

De pronto, Alberto y Amanda (nombres ficticios) se vieron obligados a buscar nuevas rutas para llegar a su hogar, después del trabajo, y evitar, de esa forma, pasar por la acera en la que vive la madre de unos hermanos que son descritos como “conflictivos”. El lugar, que genera temor entre los habitantes, se sitúa en el municipio de Arani, donde dos hermanos han sumado “fama” por protagonizar, presuntamente, hechos que causan intimidación.

Dos guardan detención preventiva, luego de que atacaran a un muchacho de solo 24 años llamado Christian Balderrama Chura. El miedo sigue latente.

La población se encuentra expectante. “Tenemos que estar unidos. No se trata solo de la familia de Christian, sino de la seguridad de todo el pueblo”, se leyó en una publicación en la fan page de AraniManta, espacio en el que los araneños comparten noticias locales.

En 2017, una española llamada Miriam denunció haber comenzado a recibir llamadas telefónicas por parte de un vecino que se quejaba de los ladridos de su perro. La mujer dijo que posteriormente fue blanco de “amenazas anónimas” y de pintadas en sus paredes con lápiz labial.

Existen diferentes grados de dificultad en la convivencia entre vecinos. Cuando la situación se vuelve comprometedora y atenta contra la integridad física, también las medidas deben ser más radicales. De acuerdo con el penalista Juan José Castro, es elemental partir identificando ante qué forma de agresión se enfrenta la persona. “Normalmente, es común en nuestras sociedades que se den innumerables casos de intolerancia. Lo más importante es analizar si, primero, se pueden agotar (las vías) a través de conductos regulares que pueden existir en diferentes conjuntos residenciales, como comités de convivencia”.

Sin embargo, cuando la transgresión es más notoria -explica- es posible analizar medidas policivas. Ya cuando se trata de una figura extrema, puede abordarse desde la perspectiva penal. Esto implica, por ejemplo, supuestos de injurias, calumnias y violencia física.

Por lo general, los problemas que se suscitan en los vecindarios o barrios son por ruidos u olores molestos y fiestas a altas horas de la madrugada. Existen, según el grado de vulneración, distintas acciones para asumir, que van desde el aprendizaje para convivir con ciertas adversidades a sentar denuncias o mudarse.

En los últimos años ha surgido el término blocking para describir el acoso físico y/o verbal que ejerce un vecino sobre otro, pero de modo reincidente, a través de insultos, amenazas, mensajes y violencias que pueden desencadenar en un trauma psicológico sobre la víctima. “Los síntomas más frecuentes son desajustes del sueño, ansiedad, depresión, fobias, estado de ánimo alterado, alteraciones físicas difusas y, a veces, irritabilidad", refiere la psicóloga Nuria Canseco, según El Mundo.

El sociólogo Benjamín Concha, citado por La Tercera, recomienda algunos tips. Sugiere poner “paños fríos”, evitar actuar desde los impulsos y analizar el panorama. Una vez serenos, lo que sigue es comprender al otro desde la empatía. “Desde allí podemos buscar una solución más precisa a la problemática, haciéndole ver al otro que nos importa y que el fin es lograr una solución”, dice.

Solo si es posible y no se percibe riesgo, se debe buscar el diálogo. “Mantenga la voz baja, responda de manera calmada, ya que si levanta la voz, es probable que el enojo de la otra persona vaya en aumento”. 

Si el vecino es un tanto amenazante o violento, lo importante es prestar atención a la propia postura. “En casos de interacción con vecinos o personas agresivas o violentas, mantener el contacto visual, tener una postura pacífica, moverse lenta y calmadamente, permite disminuir las defensas agresivas”, asegura.

REGISTRO

Uno de los métodos para manejar, cuando la experiencia es comprometedora, contempla, en primera medida, conocer las normativas locales y gubernamentales. Llevar un registro escrito de los acontecimientos embarazosos, con fecha y la descripción de lo sucedido, ayuda. Servirá en caso de que la idea sea recurrir a la Justicia. Disponer de una cámara de seguridad en la calle (siempre y cuando las leyes lo permitan) también es recomendado por WikiHow.

Consultar al resto de los vecinos si también atraviesa una experiencia incómoda, de manera que, en conjunto, puedan sumar fuerzas.

Comunicarse con la Policía, si el momento supone peligro, es importante. Los números 110, 911 y 77454911 (WhatsApp) corresponden a Radio Patrullas, en Cochabamba.