Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:06

Acusados por feminicidio que fueron enviados a casa

Acusados por feminicidio que fueron enviados a casa

Por diversas razones que, en la mayoría de los casos, resultaron inexplicables, son varios acusados por cometer delitos de feminicidios y cómplices de los mismos que fueron enviados a sus casas bajo detención domiciliaria incluso sin custodios. Casos que, en su momento, las familias de las víctimas denunciaron como actos de corrupción, en medio de su dolor e impotencia, al no poder encontrar justicia por sus madres, hijas, hermanas y nietas fallecidas a manos de hombres violentos.

CASO KUSHNER Uno de los casos más polémicos y penosos para la familia de la víctima en los últimos años es la muerte de Andrea Aramayo de la cual su pareja William Kushner es el principal acusado.

Andrea murió en 2015. Falleció por múltiples lesiones en el cráneo, hemorragia y otros, de acuerdo con el resultado la autopsia que práctico el jueves el forense Efraín Mariscal Palle, del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF). Las pericias determinaron que la mujer fue arrollada por el vehículo de Kushner, en las puertas de un pub en cuyo interior ella y el hombre discutieron acaloradamente.

William Kushner fue condenado el 24 de septiembre de 2020 a 30 años de cárcel por el delito de feminicidio en contra de Andrea Aramayo.

Sin embargo, en mayo de este año, la madre de la víctima de feminicidio, Helen Álvarez, denunció que Kushner, que fue condenado por dicho delito, en La Paz, busca que un tribunal de justicia ordene la nulidad del proceso y de la sentencia.

Además, denunció que el feminicida está en su casa con detención domiciliaria sin custodio desde 2020, cuando fue beneficiado con esa medida.

"Lo que pide es la nulidad de la sentencia y el juicio oral público y contradictorio, y la orden de celebración de un juicio de reenvío ante un nuevo tribunal competente. Está pidiendo un nuevo juicio y que se anule todo, comenzar todo de cero", dijo Álvarez.

"El juez ha instruido que las víctimas, mi nieta, mi hijo y yo deberíamos verificar el cumplimiento de la detención domiciliaria. Toda la humillación, todo el desprecio ha recaído sobre nosotros, que teníamos que verificar que cumpla la detención", agregó.

Desde 2015, familiares y amigos de Kushner realizaron varios actos de protesta asegurando que el hombre es inocente y que, a pesar de haberse demostrado las causas de muerte de Andrea, el suceso no se habría dado como quedó demostrado en las pericias e incluso señalaron un posible accidente que "no fue intencional".

Por otro lado, la madre de Andrea junto a varios grupos activistas, sobre todo la organización Mujeres Creando a la cabeza de María Galindo, realzó sus protestas durante los últimos meses cuestionando a las autoridades de Régimen Penitenciario quienes habrían otorgado un certificado médico a Kushner para que este resulte favorecido con la detención domiciliaria.

CHOKO BURGUER Otro caso polémico que, hasta la fecha, causa indignación en familias y colectivos de ayuda a víctimas de violencia es el denominado Choko Burguer, por el violento asesinato de una de las propietarias del afamado negocio, junto con su esposo Félix P.C., que también es apodado como Choko Burguer.

Janett Jhoselin Aguilar murió en marzo de 2018. El 28 de agosto del mismo año, los vocales de la Sala Penal 2 confirmaron la libertad de Félix con medidas sustitutivas, pese a que su abogado, Jhasmany Torrico (hoy preso por otros crímenes), presentó simples fotocopias para acreditar el trabajo y domicilio de su defendido. El hombre está arraigado; le fijaron una fianza de 50.000 bolivianos que ya canceló, y debe acudir, semanalmente, a firmar un libro de control en la Fiscalía.

De acuerdo a la versión de Félix, el martes 13 de marzo él llevó a su hija de 15 años a su colegio a las 7:20 y luego volvió a su hogar para recoger a Jhossy y a sus dos hijos menores que entraban media hora más tarde a la misma unidad educativa.

Tras dejar a los niños, la pareja había decidido ir a su casa de San Jacinto para limpiarla y prepararla para albergar a los invitados que llegarían del interior, pues dentro de poco se iban a casar.

Conduciendo el minibús Toyota Hiace familiar. Félix asegura que condujo hasta la rotonda de Huayllani, a una tienda de cerámica en la que compró 20 metros cuadrados de porcelanato. Luego de cargar el material retornó a San Jacinto. Según él, demoró una hora. Al llegar vio que el portón de su casa estaba abierto y, al ingresar, descubrió a Jhossy tendida boca abajo en el patio y ensangrentada. Dijo que llamó a su hijo Edwin, que no le contestaba y luego a su cuñada Roxana Rosmery para pedirle que vayan porque habían atracado a su esposa. Veinte minutos después llegaron su cuñada, su esposo y su hijo Edwin, con su nieto en brazos, a bordo de un vehículo Nissan negro, también de su propiedad.

Con su ayuda llevaron a Jhossy hasta el hospital Solomón Klein, donde los médicos comprobaron que ya no tenía signos vitales, pero la sometieron a una vana reanimación cardíaca por casi media hora.

El Choko Burguer fue arrestado para prestar declaraciones como sospechoso. Lo dejaron ir mientras las pesquisas se profundizaban y, el 20 de julio, fue imputado por la Fiscalía por el delito de feminicidio.