Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de septiembre de 2021
  • Actualizado 06:59

Las 14 historias de infanticidios que conmocionan y duelen en Bolivia

Familiares y vecinos despiden con globos blancos al niño Oliver (i). Jhon Q.M., sentenciado por el infanticidio de su sobrino, es trasladado a prisión (d). APG-NOÉ PORTUGAL
Familiares y vecinos despiden con globos blancos al niño Oliver (i). Jhon Q.M., sentenciado por el infanticidio de su sobrino, es trasladado a prisión (d). APG-NOÉ PORTUGAL
Las 14 historias de infanticidios que conmocionan y duelen en Bolivia

Bolivia reportó 14 infanticidios en lo que va del año y cada vez los crímenes son más crueles. Al menos cinco víctimas eran bebés y el resto eran niños de hasta ocho años. Los que más han incurrido en este delito son los progenitores.

De acuerdo con los casos reportados, en siete crímenes el autor o presunto autor es el padre. En dos hechos, la sospechosa es la madre. También hay un padrastro procesado y un tío sentenciado, mientras se desconoce al responsable de tres infanticidios debido a que los cuerpos de bebés han sido abandonados.

Se registraron “dobles infanticidios” de hermanitos, cuatro víctimas en total; uno en Chuquisaca y otro en Potosí. Los autores de ambos crímenes se quitaron la vida.

Las personas que debían protegerlos se convirtieron en sus verdugos.  Los crímenes que se han conocido exponen hechos crueles y con saña. Casi todos los sospechosos de infanticidios han sido aprehendidos y encarcelados preventivamente, y un par recibió la pena máxima por el delito.

1. Una niña, de cuatro años, fue la primera víctima de infanticidio de este año. Jhenny C.A.F., madre de la pequeña, es la presunta autora del crimen ocurrido el 10 de enero en La Paz.

Esa noche, la mujer llamó a la tía paterna para hacerle conocer que la niña perdió la vida de “manera repentina” tras presentar una tos. Los familiares fueron a la vivienda y encontraron el cuerpo con signos de violencia. Por ello, llamaron a la Policía y la madre fue aprehendida, y se descubrió que la muerte fue por estrangulamiento.

2. El niño Oliver, de seis años, perdió la vida a manos de su tío, en su vivienda ubicada al sur de Cochabamba. El 29 de enero, Jhon Q.M., de 21 años, agarró un cuchillo y degolló al pequeño.

La víctima vivía con sus abuelos; uno de ellos lo encontró sin vida. Jhon, con las manos manchadas de sangre, estaba junto al cuerpo. Llamó a la Policía y entregó a su hijo. El autor del crimen admitió el delito y se sometió a un procedimiento abreviado, y fue condenado a 30 años de presidio en la cárcel de San Antonio.

No se supo cuáles fueron las causas del hecho. Jhon, antes de ser trasladado a la cárcel, dijo estar arrepentido y señaló que lo hizo para rescatar a su sobrino de “una bruja que quería robárselo”. En una declaración anterior, manifestó que el niño estaba “poseído”.

Vecinos dieron a conocer que el tío solía subirse al techo y gritar presuntamente porque consumía drogas. Tenía antecedentes delictivos; estuvo recluido con sentencia condenatoria por robo.

3 y 4. Simón Moreno, de 29 años, mató a su esposa y a sus dos hijos, y luego se quitó la vida en su casa ubicada en el barrio Cessa de la ciudad de Sucre, Chuquisaca. El feminicidio, infanticidio seguido de suicidio ocurrió la madrugada del 22 de febrero.

Sus hijos, una niña de cuatro años y un niño de ocho, fueron degollados con un cuchillo. El autor dejó una carta póstuma antes de acabar con su vida ahorcándose.

5. Un recién nacido, de cuatro días de vida, fue asfixiado por su padre en el municipio de Tarabuco, Chuquisaca.

Iber A.V., de 23 años, le pidió a su expareja conocer a su hijo y luego le insistió para llevárselo por unas horas para presentarlo a sus familiares, el 6 de marzo. Más tarde, la madre llamó a su expareja para saber cómo estaba el bebé, pero él no le respondía los mensajes ni llamadas.

Finalmente, Iber le envió un mensaje por WhatsApp que decía: “El bebé está al frente de tu casa, en el camino. Lo dejé ahí, en el infierno dejando de existir por tu culpa”.

Ella salió y encontró a su hijo sin signos vitales. El presunto autor del crimen fue aprehendido unos días después del hecho y fue enviado preventivamente a la cárcel de San Roque.

6. Paola A.G.A., de 19 años, mató a su hijo recién nacido en Mairana, Santa Cruz. La madrugada del 13 de abril, la joven dio a luz a su bebé en el baño de su vivienda. Ella dijo que no sabía que estaba embarazada y declaró que cortó el cordón umbilical con una tijera cuando vio a su hijo, y que se desmayó.

Sus familiares señalaron que el bebé tenía heridas en el abdomen. Falleció en Bermejo cuando lo estaban trasladando a un hospital. La autopsia reveló que la causa del deceso fue politraumatismo, fracturas de cráneo, heridas cortantes en el abdomen y lesiones en el cuello.

La joven madre fue imputada por el delito de infanticidio.

7. Una bebé, de siete meses, perdió la vida presuntamente a manos de su padre en el municipio de Achacachi, La Paz. Ovidio R.C.A., de 35 años, huyó después de asfixiar a su hija.

El crimen se registró la noche del 15 de abril. Ercilia L.H., madre de la víctima, pidió auxilio para trasladar a su bebé al hospital de Achacachi, donde los médicos le dijeron que la niña ya no tenía signos vitales y que falleció por asfixia mecánica por estrangulamiento.

La madre denunció al padre de la víctima como el autor del infanticidio.

8. El niño Jair, de seis años, fue estrangulado presuntamente por su padrastro en su vivienda ubicada en el municipio de Apolo, La Paz. El 19 de abril, su mamá lo encontró sin vida tras llegar de su fuente laboral y apuntó a su expareja como el autor del crimen porque él le decía que iba a “quitarle lo que más quería” por haber terminado su relación.

El sospechoso estuvo prófugo hasta el 28 de abril, cuando fue aprehendido por efectivos policiales y lo trasladaron a la ciudad de La Paz. Un juez dispuso su detención preventiva, por seis meses, en el penal de San Pedro.

9. Un bebé fue hallado sin vida en el chaco Chuquisaqueño, el 26 de abril. El cuerpo, con daños en los órganos, estaba abandonado en el camino Monteagudo-Candúa. Según radio Suprema, no se pudo establecer el sexo de la víctima por las lesiones.

La Fiscalía dio a conocer que el bebé nació con vida porque tenía rastros del cordón umbilical, pero se presume que fue lanzado en una quebrada y fue arrastrado por las aguas. El recién nacido habría recibido un golpe en la cabeza y eso provocó su muerte.

10. Otro infanticidio más se registró en Chuquisaca. No se conocieron detalles de ese crimen, ni de la víctima ni de los autores, suscitado en mayo. 

11. La Policía realizó el levantamiento legal del cadáver de un recién nacido en la comunidad de El Nueve, en la carretera a Bermejo, el 18 de mayo.

El cuerpo de la víctima se encontraba en estado de descomposición y la data de muerte sería de entre cuatro y siete días antes del actuado médico legal. El recién nacido perdió la vida por asfixia mecánica por compresión cervical, según la autopsia.

12 y 13. Macario T.C., de 35 años, activó una dinamita y se quitó la vida junto a sus dos hijos, en Potosí. El “doble infanticidio” se registró el 29 de mayo.

Dos hermanos, un niño de tres años y una niña de cinco, perdieron la vida a causa de la explosión de una dinamita.

Esa noche, Macario llegó a su casa en estado de ebriedad y continúo bebiendo. Su pareja le reclamó y comenzaron a discutir hasta que ella salió de la casa para pedir ayuda a un familiar, pero cuando regresaba escuchó un estallido que provenía del cuarto de sus hijos. Entró y encontró sin vida a Macario y a sus dos pequeños.

14. Una niña, de un año y nueve meses, fue víctima de infanticidio en la comunidad de Villa Amacari del municipio de Tiquina, La Paz. Su padre Ronald Choque Flores, de 33 años, la golpeó en el rostro y cuerpo, y la lanzó hacia la pared provocando su muerte.

El 6 de junio, el hombre llegó en estado de ebriedad a su casa y comenzó a discutir con su concubina, quien tenía ocho meses de embarazo, pero a consecuencia de la brutal golpiza perdió al bebé que en poco tiempo iba a nacer. Esa noche, Ronald golpeó a su pareja y a sus tres hijos; la más pequeña perdió la vida, mientras su madre salió a buscar ayuda. 

El hombre, procesado por infanticidio, feminicidio en grado de tentativa, aborto forzado y violencia familiar, admitió su autoría y se sometió a procedimiento abreviado. El Juez Mixto de Instrucción Penal Cautelar de Copacabana lo condenó a 30 años de presidio sin derecho a indulto en el penal de Chonchocoro.

EN 2020, DOBLE DE CASOS En Bolivia se registraron 14 infanticidios, entre el 1 de enero y el 7 de junio de este año. En 2020, se reportaron 28 casos en ese mismo período, es decir, el doble de crímenes.

Chuquisaca es el departamento con mayor incidencia de infanticidios con cinco crímenes, este año. Le sigue, La Paz con cuatro y Potosí con dos. Cochabamba, Santa Cruz y Tarija tienen un caso cada uno. 

Chuquisaca registró un solo hecho hasta el 8 de junio, en 2020. Esa gestión cerró con 51 infanticidios a nivel nacional.

En 2019 se reportaron 66 crímenes y en 2018 se dieron 78 muertes de infantes, niños y niñas en todo el país.

INFANTICIDIOS EN BOLIVIA CUADRO