Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 01 de octubre de 2022
  • Actualizado 11:04

Medallistas en raquet brillan fuera del Bolivia

Medallistas en raquet brillan fuera del Bolivia

Una de las disciplinas que más alegrías dio al país en los últimos años fue el raquetbol. Sin embargo, tres deportistas de élite de la especialidad María José Vargas, Natalia Méndez y Mario Mercado prefirieron aceptar las propuestas de competir por otro país y también brillan, pero la sangre y el sentimiento por la Tricolor está viva.

Las raquetbolistas cruceñas María José Vargas y Natalia Méndez, hoy visten de Albiceleste, son las mejores tanto en dobles como en singles. Ellas compiten en diferentes torneos que organizan en Estados Unidos, México y otros países, con resultados positivos.
Juegan a nivel profesional, reciben un salario, pero su principal objetivo es mejorar su nivel y hacer que la Albiceleste flameé en lo más alto del podio. Con un plan de trabajo exigente, una dieta equilibrada, sesiones de fisioterapia y atención médica permanente para las “joyas de Bolivia”, quienes brillan fuera de nuestras fronteras.
“En Argentina me ayudaron a surgir como deportista. Desde la tecnología, todo el equipo técnico, también económicamente nos apoyan bastante”, explicó Vargas, quien también explico el sentimiento de su compañera de equipo (Natalia Méndez).
Ambas deportistas ahora tienen como principal reto conquistar la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú. Una de sus ventajas es que conoce las rivales de turno, además las venció en varias ocasiones, en diferentes torneos internacionales.
“Quiero ganar tres medallas en los Panamericanos de Lima 2019. Ese es nuestro gran torneo y el paso previo a ser olímpica. Trabajamos cuatro años para jugar durante diez días”, aseguró Vargas, quien junto a Méndez realizaron una exigente preparación de cara al certamen que se disputa en Perú.
Otro “diamante” que resplandece fuera de nuestras fronteras es el  cochabambino Mario Mercado, quien defiende los colores de Colombia. En ese país también le brindaron el apoyo necesario para crecer en su disciplina y ser un deportista profesional.
El valluno también recibe todo el apoyo que necesita un atleta de primer mundo. Sin embargo, tiene un sentimiento por la Tricolor que le vio nacer en la vida y en el rectángulo junto a la raqueta.